La hepatitis alcohólica es una inflamación del hígado a causa del consumo excesivo de alcohol durante un período prolongado de tiempo. Esto empeora por el consumo excesivo y continuo de alcohol.

Si desarrollas esta afección, debes dejar de beber alcohol. El consumo continuo de alcohol puede llevar a otros problemas de salud, como cirrosis, sangrado excesivo o incluso insuficiencia hepática.

El alcohol que se procesa en el hígado produce químicos altamente tóxicos, los cuales pueden dañar las células del hígado. Esta lesión produce inflamación y hepatitis alcohólica.

Si bien consumir alcohol de manera excesiva conduce a la hepatitis alcohólica, los médicos no están del todo seguros de por qué se desarrolla la afección. La hepatitis alcohólica se desarrolla en una minoría de personas que consumen mucho alcohol, no más del 35%, según la Fundación Americana del Hígado. También se puede desarrollar en personas que consuman alcohol de manera moderada.

Debido a que la hepatitis alcohólica no se presenta en todas las personas que consumen alcohol en exceso, otros factores pueden influir en su desarrollo. Estos incluyen:

  • factores genéticos que afectan la forma cómo el cuerpo procesa el alcohol
  • la presencia de infecciones u otros trastornos del hígado, como hepatitis B, hepatitis C y hemocromatosis
  • desnutrición
  • sobrepeso
  • el momento de beber en relación con la comida (beber durante las comidas reduce el riesgo de desarrollar hepatitis alcohólica)

Las mujeres corren un mayor riesgo de desarrollar hepatitis alcohólica. Esto puede deberse a las diferencias cómo los cuerpos de hombres y mujeres absorben y degradan el alcohol.

Los síntomas de la hepatitis alcohólica varían según la cantidad de daño al hígado. Si tienes un caso leve de la enfermedad, es posible que no experimentes ningún síntoma. Sin embargo, a medida que avance el daño, puedes comenzar a experimentar:

  • cambios en el apetito
  • boca seca
  • pérdida de peso
  • náuseas y vómitos
  • dolor o hinchazón en el abdomen
  • ictericia o coloración amarillenta de la piel o los ojos
  • fiebre
  • cambios en su estado mental, incluida la confusión
  • fatiga
  • sangrado o hematomas que aparecen con facilidad

Los síntomas de la hepatitis alcohólica son similares a los causados ​​por otras afecciones de salud. Si desarrollas alguno de estos síntomas, debes contactar a tu médico para obtener un diagnóstico adecuado y comenzar un tratamiento.

Si tienes síntomas de hepatitis alcohólica, tu médico te preguntará sobre tu historial médico y consumo de alcohol. También te realizará un examen físico para determinar si tienes agrandamiento del hígado o del bazo. Es posible que solicite pruebas para poder confirmar tu diagnóstico. Estas pruebas podrían incluir:

  • hemograma completo (CSC)
  • pruebas de función hepática
  • pruebas de coagulación sanguínea
  • TC (tomografía) abdominal
  • ultrasonido del hígado

Para confirmar el diagnóstico de hepatitis alcohólica, puede ser necesario que tu médico indique una biopsia del hígado, Una biopsia de hígado es un procedimiento invasivo que conlleva ciertos riesgos inherentes, y requiere que tu médico extraiga una muestra de tejido del órgano. Una biopsia de hígado mostrará el tipo de enfermedad hepática y su gravedad.

La hepatitis alcohólica es una afección que se desarrolla y agrava por el uso de alcohol. Si recibes un diagnóstico de hepatitis alcohólica, debes dejar de beber.

Es posible que puedas revertir el daño al hígado evitando el alcohol en las primeras etapas de la enfermedad. Si ya se ha producido un daño más significativo, los cambios en el hígado se vuelven permanentes. El daño significativo puede causar afecciones como cirrosis, problemas de coagulación y niveles altos de bilirrubina.

Incluso si el daño es demasiado severo y no se puede revertir, debes dejar de beber para evitar más daños en el hígado. Las personas con daño hepático permanente debido al alcohol tienen un aumento del 30% en la tasa de supervivencia si dejan de beber en comparación con quienes continúan bebiendo.

Dejar de beber siempre se traduce en beneficios. Si tienes una adicción alcohólica y necesitas ayuda para dejar de beber, habla con tu médico sobre las diferentes opciones de tratamiento para adicciones. Hay muchos hospitales y centros clínicos excelentes que se especializan en desintoxicación y recuperación de la adicción al alcohol

El tratamiento para la hepatitis alcohólica puede incluir medicamentos que reducen la inflamación en el hígado y mejoran su función.

Tu médico también puede recetarte suplementos de vitaminas y nutrientes si estás desnutrido. Si tienes problemas para comer, pueden suministrarte estos nutrientes a través de un tubo de alimentación. Los tubos de alimentación pasan líquidos ricos en nutrientes directamente al sistema digestivo a través de diversos métodos.

Tu médico puede recomendarte un trasplante de hígado si tienes daño hepático severo. Para ser elegible para un trasplante, debes demostrar que no continuarás bebiendo si recibes un nuevo hígado. También tendrás que abstenerte de consumir alcohol durante al menos seis meses antes del trasplante. En algunos casos, es posible que también necesites buscar asesoramiento.

La mejor manera de prevenir la hepatitis alcohólica es que evites el alcohol o, si bebes, lo hagas con moderación. Esto quiere decir tomar menos de dos tragos por día para los hombres y menos de un trago por día para las mujeres.

También puedes prevenir la hepatitis alcohólica manteniendo un peso saludable y protegiéndote de la hepatitis B y la hepatitis C, las cuales son enfermedades transmitidas por la sangre. Esto ocurre al compartir agujas y otros equipos para el consumo de drogas o a través de algunos fluidos corporales al tener relaciones sexuales sin protección. Hoy en día solo se cuenta con vacunas para la hepatitis B, pero no para la hepatitis C.

Tu pronóstico depende de la gravedad de tus síntomas y del daño a tu hígado. También depende de si dejas o no de beber. Si tus síntomas son leves y dejas de beber, tu pronóstico es bastante positivo.

Si no dejas de beber y tu condición empeora, tu resultado final y las posibilidades de recuperación también empeorarán.

La hepatitis alcohólica puede provocar encefalopatía hepática. Esta afección ocurre cuando las toxinas que el hígado suele filtrar, permanecen en el torrente sanguíneo. Estas toxinas pueden causar daño cerebral y provocar un coma.

Tu pronóstico puede empeorar si desarrollas cirrosis como resultado de consumir alcohol en exceso. Las complicaciones por las hemorragia, la anemia y la insuficiencia hepática pueden poner en peligro la vida.

Q:

¿Qué consejo nutricional puede brindar a las personas que se están recuperando de la adicción al alcohol?

A:

Esto depende del individuo y de los resultados de las pruebas de laboratorio que su médico pueda ordenar. En general, se analizará el magnesio sérico por medio de pruebas de sangre y se harán reemplazos si así se ha indicado. Tendrá que complementarse con vitaminas como la tiamina y el ácido fólico. Además, el médico puede agregar un multivitamínico diario. La persona también debe tratar de comer tres comidas al día bien balanceadas y beber suficiente agua para mantenerse hidratado.

Timothy J. Legg, PhD, PsyD, CAADC, CARN-AP, MACAnswers represent the opinions of our medical experts. All content is strictly informational and should not be considered medical advice.

Leer el artículo en Inglés.