La gastroenteritis (una infección intestinal o gripe estomacal) puede compartir muchos síntomas con la enfermedad de Crohn. Varios factores pueden causar una infección intestinal, incluyendo:

  • enfermedades transmitidas por alimentos
  • alergias relacionadas con la comida
  • inflamación intestinal
  • parásitos
  • bacterias
  • virus

Tu médico diagnosticará la enfermedad de Crohn después de descartar otras posibles causas de tus síntomas. Es importante que comprendas qué involucra un malestar estomacal antes de asumir que tienes una afección médica más grave.

El estómago es un órgano ubicado en la parte superior del estómago entre el esófago y el intestino delgado. El estómago realiza las siguientes funciones:

  • recibe y descompone los alimentos
  • destruye los agentes extraños
  • ayuda a la digestión
  • envía señales al cerebro cuando estás lleno

El estómago ayuda a evitar infecciones al secretar un ácido de su recubrimiento, el cual actúa en las bacterias dañinas y los virus presentes en los alimentos que comes.

El intestino delgado absorbe la mayoría de los nutrientes que consumes. Además, el estómago ayuda a descomponer los aminoácidos y absorbe azúcares simples como la glucosa. El estómago también descompone ciertos medicamentos, como la aspirina. Un esfínter, o válvula, en la parte inferior del estómago regula la cantidad de alimento que ingresa al intestino delgado.

La hinchazón (inflamación) del recubrimiento del estómago y los intestinos es lo que caracteriza un malestar estomacal. Algunas veces es causado por un virus, aunque también puede deberse a un parásito, o a una bacteria como la salmonela o E. coli.

En algunos casos, una reacción alérgica a cierto tipo de comida o una irritación causa malestar estomacal. Esto puede suceder por consumir demasiado alcohol o cafeína. Comer demasiados alimentos grasos — o mucha comida — también puede causar malestar estomacal.

La enfermedad de Crohn es una afección constante (crónica) que causa que el tracto gastrointestinal (GI) se inflame. Aunque el estómago puede verse afectado, la enfermedad de Crohn va más allá del área del tracto GI. Puede presentarse inflamación en:

  • intestino delgado
  • boca
  • esófago
  • colon
  • ano

La enfermedad de Crohn puede causar malestar estomacal, pero es muy probable que también experimentes otros síntomas relacionados, que incluyen:

  • diarrea
  • pérdida de peso
  • fatiga
  • anemia
  • dolor de las articulaciones

Los síntomas comunes de un malestar estomacal pueden incluir:

  • dolor abdominal
  • cólicos
  • náuseas (con o sin vómitos)
  • aumento en las deposiciones
  • heces blandas o diarrea
  • dolor de cabeza
  • dolores en el cuerpo
  • escalofríos (con o sin fiebre)

Afortunadamente, la mayoría de los casos de malestar estomacal se pueden tratar sin visitar al médico. El tratamiento debería enfocarse en reponer los líquidos y controlar la dieta. También podrías necesitar antibióticos, pero solo si el dolor de estómago es causado por una bacteria determinada.

Líquidos claros

Para los adultos, la Universidad de Wisconsin-Madison recomienda una dieta de líquidos claros durante las primeras 24 a 36 horas de un malestar estomacal con náuseas, vómitos o diarrea.

Asegúrate de tomar suficiente agua, bebidas deportivas u otros líquidos claros (2 a 3 litros al día). También deberías evitar alimentos sólidos, cafeína y alcohol.

Espera 1 o 2 horas antes de tratar de tomar una pequeña cantidad de agua si también experimentas vómitos. También puedes chupar trozos de hielo o paletas heladas. Si lo toleras, puedes continuar con otros líquidos claros, incluyendo bebidas descafeinadas como:

  • ginger ale
  • 7-Up
  • té descafeinado
  • caldo claro
  • jugos diluidos (el mejor es el jugo de manzana)

Evita los jugos cítricos como el jugo de naranja.

Alimentos

Puedes intentar comer alimentos blandos si toleras los líquidos claros. Estos incluyen:

  • galletas saladas
  • pan blanco tostado
  • papas cocidas
  • arroz blanco
  • puré de manzana
  • plátanos (bananas)
  • yogur con probióticos de cultivos vivos
  • queso cottage
  • carne magra, como pollo sin piel

Los científicos están explorando el uso de probióticos para prevenir y tratar las causas virales de las infecciones intestinales.

Los estudios han indicado que las especies de bacterias intestinales buenas como Lactobacillus y Bifidobacterium han demostrado disminuir el tiempo y gravedad de la diarrea relacionada con infecciones por rotavirus. Los investigadores continúan explorando el tiempo, período de uso y cantidad de probióticos necesarios para el tratamiento efectivo.

La Academia de Médicos de Familia de Estados Unidos (AAFP, por sus siglas en inglés) indica que los adultos pueden volver a tomar una dieta normal si los síntomas mejoran después de 24 a 48 horas. Sin embargo, evita ciertos alimentos hasta que tu tracto digestivo se haya recuperado. Esto puede llevar de 1 a 2 semanas. Estos alimentos incluyen:

  • alimentos picantes
  • productos lácteos no cultivados (como leche y queso)
  • cereales integrales y otros alimentos altos en fibra
  • verduras crudas
  • comidas con grasa o fritos
  • cafeína y alcohol

Medicamentos

El acetaminofeno puede controlar los síntomas como la fiebre, los dolores de cabeza y los dolores en el cuerpo. Evita la aspirina y el ibuprofeno debido a que pueden causar irritación estomacal.

En adultos, el subsalicilato de bismuto de venta libre (como el Pepto-Bismol) o el clorhidrato de loperamida (como Imodium) pueden ayudar a controlar la diarrea y las heces blandas.

La mayoría de los síntomas de un malestar estomacal deberían desaparecer en 48 horas si sigues el régimen de tratamiento anterior. Si no te sientes mejor, la única causa posible de tus síntomas es la enfermedad de Crohn.

Deberías consultar con un médico si tienes cualquiera de los siguientes síntomas junto con malestar estomacal:

  • dolor abdominal que no mejora después de defecar o vomitar
  • diarrea o vómitos que persisten por más de 24 horas
  • diarrea o vómitos más de tres veces en una hora
  • fiebre mayor a 101°F (38°C) que no mejora con acetaminofeno
  • sangre en las heces o vómitos
  • no orinar durante 6 o más horas
  • aturdimiento
  • ritmo cardíaco acelerado
  • incapacidad para expulsar gases o completar una evacuación intestinal
  • secreción de pus por el ano

A pesar de las posibles causas de un malestar estomacal, los síntomas deberían desaparecer eventualmente en un período corto y con la atención adecuada.

La diferencia de la enfermedad de Crohn es que los síntomas vuelven a aparecer o continúan sin advertencia. La pérdida de peso, la diarrea y los calambres abdominales también pueden aparecer en la enfermedad de Crohn.

Si experimentas síntomas persistentes, consulta a tu médico. Nunca te autodiagnostiques los síntomas crónicos. No existe cura para la enfermedad de Crohn, pero puedes controlar la afección con medicamentos y cambios en el estilo de vida.

Hablar con otras personas para comprender qué te está pasando también puede marcar una diferencia.

Lee el artículo en inglés.