La flema es un tipo de moco que se produce en el pecho. Por lo general, no produce grandes cantidades de flema a menos que esté enfermo con un resfriado o tenga algún otro problema médico subyacente. Cuando tose flema, se llama esputo. Habrá notado esputos de diferentes colores y se preguntará qué significa cada uno.

Aquí le mostraremos una guía de diferentes enfermedades que producen flema, por qué podría ser de diferentes colores y cuándo es necesario que consulte con su médico.

verde o amarillo marrón blanco negro claro Rojo o rosado
Rinitis alérgica
Bronquitis
Enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC)
Insuficiencia cardiaca congestiva
Fibrosis quística
Infección micótica
Enfermedad del reflujo gastroesofágico (ERGE)
Absceso pulmonar
Cáncer de pulmón
Neumonía
Neumoconiosis
Embolismo pulmonar
Sinusitis
Consumo del tabaco
Tuberculosis

Si usted tiene flema amarilla o verde, ésto se debe a que su cuerpo está combatiendo una infección. El color proviene de los glóbulos blancos. Al principio, es posible que note una flema amarilla que luego se convierte en una flema verde. El cambio se produce con la intensidad y duración de la enfermedad potencial.

La flema verde o amarilla suele producirse debido a:

Bronquitis: Generalmente empieza con una tos seca y, a la larga, algo de flema clara o blanca. Con el tiempo, usted puede comenzar a toser flema amarilla y verde. Es una señal de que la enfermedad puede estar progresando de viral a bacteriana. La tos puede durar hasta 90 días.

Neumonía: Suele ser una complicación de otro problema respiratorio. Con la neumonía, puede expectorar flemas amarillas, verdes o algunas veces con sangre. Sus síntomas variarán según el tipo de neumonía. La tos, fiebre, escalofríos y dificultad para respirar son síntomas comunes con todos los tipos de neumonía.

Sinusitis: Esta también se conoce como una infección sinusal. Un virus, alergias o incluso bacterias pueden causar esta enfermedad. Cuando se debe a una bacteria, es posible que note flema amarilla o verde, congestión nasal, goteo posnasal y presión en las cavidades sinusales.

Fibrosis quística: Es una enfermedad pulmonar crónica en la que se acumula moco en los pulmones. Suele afectar a niños y adultos jóvenes. Puede causar una variedad de colores de flema desde amarillo a verde y marrón.

También se le considera a este color como "oxidado" en apariencia. El color marrón suele significar que la sangre es antigua. Puede ver este color después de que su flema aparece roja o rosada.

La flema marrón suele aparecer debido a:

Neumonía bacteriana: Esta forma de neumonía puede producir flema de color marrón verdoso u óxido.

Bronquitis bacteriana: Esta afección puede producir esputo marrón oxidado a medida que progresa. También es posible que se desarrolle una bronquitis crónica. Probablemente corra un mayor riesgo de desarrollar bronquitis crónica si fuma o si suele exponerse a humos y otros irritantes.

Fibrosis quística: Esta enfermedad pulmonar crónica puede causar esputo de color óxido.

Neumoconiosis: La inhalación de diferentes tipos de polvos, como el carbón, el amianto y la silicosis puede causar esta enfermedad pulmonar incurable, y es posible que aparezca un esputo de color marrón.

Absceso pulmonar: Esta enfermedad se caracteriza por una cavidad llena de pus dentro de los pulmones. Por lo general, está rodeado de tejido infectado e inflamado. Junto con la tos, la sudoración nocturna y la pérdida de apetito, experimentará una tos que produce un esputo marrón o veteado. Esta flema también tiene mal olor.

Existen varias enfermedades que podrían provocar la aparición de flemas blancas.

La flema blanca es comúnmente causada por:

Bronquitis viral: Esta afección puede comenzar con flema blanca. Si progresa hacia una infección bacteriana, puede convertirse en flema verde y amarilla.

ERGE: Esta enfermedad crónica afecta a su sistema digestivo. Puede provocar que expectore un esputo espeso y blanco.

EPOC: Esta afección hace que sus vías respiratorias se estrechen y que sus pulmones generen moco excesivamente. La combinación dificulta que su cuerpo obtenga oxígeno. Con esta enfermedad, podría tener esputo blanco.

Insuficiencia cardíaca congestiva: Esto sucede cuando su corazón no bombea sangre de manera efectiva al resto de su cuerpo. Los líquidos se acumulan en diferentes áreas que conducen al edema. El líquido se acumula en los pulmones y puede provocar un incremento del esputo blanco. También puede experimentar dificultad para respirar.

Debe buscar atención médica inmediata si tiene dificultad para respirar.

¿Qué significa la flema negra? | Flema negra

El esputo negro también se denomina melanoptisis. La presencia de flema negra puede significar que ha inhalado una gran cantidad de algo negro, como el polvo de carbón. También puede significar que usted tiene una infección por hongos y necesita atención médica.

La flema negra es comúnmente causada por:

Consumo de tabaco: Fumar cigarrillos, crack u otras drogas puede causar esputo negro.

Neumoconiosis: Un tipo en particular, la enfermedad pulmonar negra, puede causar esputo negro. Afecta principalmente a los trabajadores del carbón o cualquier otra persona que tenga una exposición frecuente al polvo de carbón. La tos con esputo negro también puede ir acompañada de falta de respiración.

Infección por hongos: Una levadura negra llamada Exophiala dermatitidis es la que causa esta infección. Esta es una enfermedad poco común que puede ocasionar flema negra. Afecta con mayor frecuencia a las personas que tienen fibrosis quística.

Su cuerpo produce moco claro y flema diariamente. Está prácticamente lleno de agua, proteínas, anticuerpos y algunas sales disueltas para ayudar a lubricar e hidratar su sistema respiratorio. Un incremento en la flema transparente puede significar que su cuerpo está tratando de eliminar algún agente irritante, como el polen o algún tipo de virus.

La flema clara suele aparecer debido a:

Rinitis alérgica: También conocida como alergia nasal o, algunas veces, fiebre del heno. Esta hace que su cuerpo produzca más moco nasal después de la exposición a alérgenos como el polen, el césped y las malezas. Este moco crea goteo retronasal y puede hacer que expectore flema clara.

Bronquitis viral: Es una inflamación en los bronquios de los pulmones. Comienza con flema clara o blanca y tos. En algunos casos, es posible que la flema progrese a un color amarillo o verde.

Neumonía viral: Esta forma de neumonía es causada por una infección en los pulmones. Los síntomas iniciales incluyen fiebre, tos seca, dolor muscular y otros síntomas similares a los de la gripe. También puede notar un aumento en la producción de flema clara.

La sangre es probablemente la causa de cualquier sombra de flema roja. El rosa se considera otro tono de rojo, por lo que también puede indicar la existencia de sangre en su flema, pero solo en una cantidad menor.

La flema roja o rosada suele aparecer debido a:

Neumonía: Esta infección pulmonar puede causar flema roja a medida que progresa. También puede producir escalofríos, fiebre, tos y dolor en el pecho.

Tuberculosis: Esta infección bacteriana se puede transmitir de una persona a otra en lugares cercanos. Los síntomas principales incluyen tos durante más de tres semanas, tos con sangre y flema roja, fiebre y sudoración nocturna.

Insuficiencia cardíaca congestiva (ICC): Aparece cuando su corazón no está bombeando sangre en el cuerpo de manera eficaz. Además del esputo rosado o teñido de rojo, también puede experimentar dificultad para respirar.

Embolia pulmonar: Sucede cuando la arteria pulmonar en sus pulmones se bloquea. Este bloqueo suele provenir de un coágulo de sangre que viaja desde otra parte del cuerpo, como la pierna. A menudo causa un esputo con rasgos de sangre.

Esta enfermedad es potencialmente mortal, puede causar dificultad para respirar y dolor en el pecho.

El cáncer de pulmón: Esta enfermedad provoca muchos de los síntomas respiratorios, como tos con flema sanguinolenta o incluso sangre.

Consulte a su médico si está produciendo más flema de lo normal, tiene episodios de tos intensa o si nota otros síntomas como pérdida de peso o fatiga.

La consistencia de su flema puede cambiar debido a muchas razones. La escala varía desde mucoide (espumosa) a mucopurulenta y purulenta (espesa y pegajosa). Su flema puede volverse más gruesa y oscura a medida que avanza una infección. También puede ser más espesa en la mañana o si está deshidratado.

La flema transparente que se asocia con las alergias generalmente no es tan espesa o pegajosa como el esputo verde que se ve con la bronquitis bacteriana o la flema negra de una infección por hongos.

SI avanzamos más allá de los colores: ¿Su flema es espumosa? Otra palabra que se utiliza para describir esta textura es mucoide. La flema blanca y espumosa puede ser otro signo de la EPOC. Esto también puede cambiar a amarillo o verde si termina teniendo una infección en el pecho.

¿Es al mismo tiempo, rosado y espumoso? Esta combinación puede significar que está experimentando insuficiencia cardíaca congestiva en una etapa tardía. Si tiene esta afección junto con una dificultad respiratoria extrema, sudoración y dolor en el pecho, llame a los servicios de emergencia locales de inmediato.

Si bien es cierto, la flema es una parte normal del sistema respiratorio, no es normal si está afectando su vida diaria. Es posible que sea el momento de acudir a un médico si lo nota en las vías respiratorias, en la garganta o si comienza a expectorar.

Si su esputo es claro, amarillo o verde, puede esperar algunos días o incluso semanas antes de pedir una cita. Aún debe vigilar sus otros síntomas para ver cómo está progresando la enfermedad.

Si ve algún tono de flema roja, marrón o negra, o está experimentando esputo espumoso, debe pedir una cita de inmediato. Esto puede ser un signo de una enfermedad subyacente más grave.

Puede ser difícil auto diagnosticar qué tipo de problema pulmonar está teniendo. Un doctor puede realizar una serie de pruebas que incluyen radiografías y análisis de esputo para determinar la causa.

Si no está seguro de qué está causando el cambio de color o está experimentando otros síntomas inusuales, consulte a su médico.

Hay momentos en que la flema es una razón para ver a su médico de inmediato. Algunas enfermedades que causan flema responden mejor a los antibióticos, otros medicamentos y tratamientos respiratorios. En algunos casos, se puede necesitar cirugía.

Algunas de las enfermedades de esta lista son virales, y eso significa que no responden a los antibióticos. En su lugar, para sanar simplemente necesita comer bien, hidratarse y descansar.

También puede probar medidas como:

  • Uso de un humidificador en su hogar: Mantener el aire húmedo puede ayudar a aflojar la flema y permitirle toser más fácilmente.
  • Hacer gárgaras con agua salada: Mezcle una taza de agua tibia con 1/2 a 3/4 cucharadita de sal, y haga gárgaras para aflojar el moco de las alergias o una infección sinusal que esté afectando a su garganta.
  • Uso de aceite de eucalipto: Este aceite esencial actúa liberando el moco en el pecho y se puede encontrar en productos como Vick VapoRub.
  • Tomar expectorales de venta libre: Los medicamentos como la guaifenesina (Mucinex) diluyen el moco para que fluya más libremente y se pueda expectorar más fácilmente. Este medicamento viene en presentaciones para adultos y niños.

La flema es producida por su sistema respiratorio como un método de protección para los pulmones. A menos que tenga una enfermedad subyacente, es posible que no note su esputo. Solo puede expectorar si está enfermo o desarrolla una enfermedad pulmonar crónica.

Si lo expectora, preste atención a su apariencia. Si nota un cambio en el color, la consistencia o el volumen, comuníquese con su médico para pedir una cita.

Traducido por Brenda Carreras

Revisado por Carmen María González Morales

Leer el artículo en Inglés