La colitis microscópica se refiere a la inflamación del colon. Hay dos tipos principales: colágena y linfocítica. Si tienes colitis colágena, significa que se ha formado una capa gruesa de colágeno en el tejido del colon. Si tienes colitis linfocítica, significa que se han formado linfocitos en el tejido del colon.

Esta afección se llama “microscópica” porque los médicos deben ver el tejido debajo de un microscopio para diagnosticarla. Esta afección generalmente causa diarrea acuosa y otros síntomas digestivos.

Lidiar con la diarrea acuosa, cólicos abdominales, náusea e incontinencia fecal puede ser un desafío. Si tienes colitis microscópica, estos síntomas pueden convertirse en parte de tu vida diaria. Y es posible que estés buscando remedios naturales para tus síntomas.

¿Comer o evitar ciertos alimentos tendrá algún efecto? Sigue leyendo para conocer más sobre la colitis microscópica y la correlación con tu dieta.

Algunas veces, la colitis microscópica mejora por sí sola. Si tus síntomas continúan sin mejorar o si empeoran, tu médico puede recomendar cambios en tu dieta antes de empezar con medicamentos y otros tratamientos.

Los ingredientes que pueden irritar el colon incluyen:

  • cafeína
  • edulcorantes artificiales
  • lactosa
  • gluten

Además de los alimentos específicos, permanecer hidratado es otra parte de tus necesidades alimenticias. Mantenerte hidratado puede tener un gran efecto en cómo te sientes.

La diarrea deshidrata el cuerpo, así que tomar suficientes líquidos puede ayudar a reabastecer tu cuerpo y favorecer el movimiento de los alimentos a través del tracto digestivo.

Los alimentos blandos fáciles de digerir usualmente son las mejores opciones para tu dieta diaria. Las opciones incluyen:

  • puré de manzana
  • plátanos (bananas)
  • sandías
  • arroz

Además, no se trata solo de lo que comes. La manera en la que comes también puede tener un efecto importante. Las comidas grandes podrían causar más episodios de diarrea. Comer comidas más pequeñas durante el día puede ayudar a reducirlo.

También es primordial permanecer hidratado. Además de tomar agua, puedes incluir:

  • bebidas con electrolitos
  • caldos
  • jugos de frutas diluidos al 100 por ciento

Se recomienda la ingesta diaria de probióticos de un producto concentrado y comprobado como VSL#3. Una dieta rica en multivitaminas y minerales también beneficia a las personas con diarrea crónica y malabsorción de nutrientes.

Los alimentos ricos en fibra, gluten o lactosa pueden empeorar tus síntomas. Entre ellos:

  • frijoles
  • nueces
  • verduras crudas
  • pan, pastas y otros almidones
  • productos lácteos, como leche y quesos
  • alimentos hechos con edulcorantes artificiales

Los alimentos que son particularmente condimentados, grasosos o fritos también pueden causar aún más molestias a tu tracto digestivo.

Deberías limitar o evitar las bebidas que contienen cafeína. Entre ellas:

  • café
  • sodas
  • alcohol

¿Te sientes confundido por los cambios en tu dieta? Un nutricionista puede ayudarte a crear una guía alimenticia que se ajuste a tu estilo de vida y preferencias dietéticas.

También considera llevar un diario de alimentos para dar seguimiento a los síntomas relacionados con ciertos alimentos. Esto puede ayudarte a determinar qué alimentos desencadenan tus síntomas.

Si cambiar tu dieta o discontinuar medicamentos no alivia tus síntomas, haz una cita con tu médico. Existen otros tratamientos disponibles que pueden aliviar tus síntomas. Entre ellos:

  • medicamentos que ayudan a detener la diarrea y bloquear los ácidos biliares
  • medicamentos esteroides que contrarrestan la inflamación
  • medicamentos inmunodepresores

En casos graves, tu médico puede sugerir una cirugía para extirpar una parte de tu colon.

Lee el artículo en inglés.