El nivel bajo de azúcar en la sangre, también conocido como hipoglucemia, puede ser una afección peligrosa. El nivel bajo de azúcar en la sangre puede ocurrir en personas con diabetes que toman medicamentos para aumentar los niveles de insulina en el cuerpo.

Tomar demasiados medicamentos, omitir comidas, comer menos de lo normal o hacer más ejercicio de lo normal puede provocarles a estas personas un nivel bajo de azúcar.

Al azúcar en la sangre también se le conoce como glucosa. La glucosa proviene de los alimentos y sirve como una importante fuente de energía para el cuerpo. Los carbohidratos, como el arroz, las papas, el pan, las tortillas, los cereales, las frutas, las verduras y la leche son la principal fuente de glucosa para el cuerpo.

Después de comer, la glucosa se absorbe en tu torrente sanguíneo, y de ahí viaja a las células del cuerpo. Una hormona llamada insulina, que se produce en el páncreas, ayuda a las células a utilizar la glucosa para obtener energía.

Si consumes más glucosa de la que necesitas, tu cuerpo la almacenará en el hígado y los músculos o la convertirá en grasa para que pueda usarse como energía cuando se necesite después.

Si no tienes suficiente glucosa, tu cuerpo no puede realizar sus funciones normales. A corto plazo, las personas que no toman medicamentos para aumentar la insulina tienen suficiente glucosa para mantener los niveles de azúcar en la sangre

Sin embargo, una reducción del azúcar durante un lapso de tiempo breve puede causar muchos problemas a las personas que toman estos medicamentos específicos. Tu nivel de azúcar en la sangre se considera bajo cuando cae por debajo de 70 mg/dL. Es importante recibir tratamiento inmediato para los niveles bajos de azúcar en la sangre para prevenir el desarrollo de síntomas más graves.

Los síntomas de nivel bajo de azúcar en la sangre se pueden presentar repentinamente, estos incluyen:

  • visión borrosa
  • ritmo cardíaco acelerado
  • cambios repentinos de humor
  • nerviosismo repentino
  • fatiga inexplicable
  • piel pálida
  • dolor de cabeza
  • hambre
  • estremecimiento
  • mareos
  • sudoración
  • dificultad para dormir
  • cosquilleo en la piel
  • dificultad para pensar con claridad o concentrarse
  • pérdida de conciencia, convulsiones, coma

Las personas que tienen hipoglucemia y no lo saben, desconocen que su nivel de azúcar en la sangre está bajando. Si tienes esta afección, tu nivel de azúcar en la sangre puede disminuir sin que lo notes. Sin tratamiento inmediato, puedes desmayarte, experimentar una convulsión o incluso entrar en coma.

El nivel muy bajo de azúcar en la sangre es una emergencia médica. Si alguien que conoces tiene diabetes y experimenta síntomas de leves a moderados, puedes darle una comida o bebida que contenga 15 gramos de carbohidratos de fácil digestión, como:

  • media taza de jugo o gaseosa regular
  • 1 cucharada de miel
  • 4 o 5 galletas saladas
  • 3 o 4 caramelos o tabletas de glucosa
  • 1 cucharada de azúcar

Si alguien tiene una reacción severa, como inconsciencia, es importante que administres un medicamento llamado glucagón y que te pongas en contacto con los servicios de emergencia de inmediato.

Las personas que corren el riesgo de tener niveles bajos de azúcar en la sangre deben hablar con su médico para que les extienda una receta de glucagón. Nunca debes darle nada a una persona inconsciente por vía oral, ya que podría causarle asfixia.

El nivel bajo de azúcar en la sangre puede ocurrir por diversas razones. Por lo general, es un efecto secundario del tratamiento de la diabetes.

Diabetes y bajo nivel de azúcar en la sangre

La diabetes afecta la capacidad de tu cuerpo para usar insulina. Piensa en la insulina como la llave que desbloquea tus células, permitiendo que la glucosa entre para obtener de ahí su energía.

Las personas con diabetes usan una variedad de tratamientos para que sus cuerpos sean capaces de procesar la glucosa en su sangre. Entre estos están los medicamentos orales que aumentan la producción de insulina, así como las inyecciones de insulina.

Si tomas estos medicamentos en gran cantidad, tu nivel de azúcar en la sangre podría bajar demasiado. A veces, las personas también experimentan niveles bajos de azúcar en la sangre cuando planean comer abundantemente, pero luego no comen lo suficiente.

Si te saltas las comidas, comes menos de lo normal o comes más tarde de lo habitual, pero te tomas tu medicamento a la hora correcta también se pueden presentar niveles bajos de azúcar.

El exceso de actividad física no planificada, sin haber comido lo suficiente, también puede causar una baja en el nivel de azúcar en la sangre.

Beber alcohol cuando tomas estos medicamentos también puede conducir a que el nivel de azúcar en la sangre baje, especialmente si bebes y no comes. Cuando el cuerpo intenta deshacerse del alcohol, disminuye su capacidad para controlar los niveles de azúcar en la sangre.

Otras causas del nivel bajo de azúcar en la sangre

No es necesario que tengas diabetes para experimentar niveles bajos de azúcar en la sangre. Algunas otras causas incluyen:

  • ciertos medicamentos, como la quinina
  • algunas afecciones médicas, como la hepatitis o los trastornos renales
  • un tumor que produce insulina en exceso
  • trastornos endocrinos, como la deficiencia de la glándula suprarrenal

Si sospechas que tu nivel de azúcar en la sangre es bajo, es importante que lo midas de inmediato. Si no tienes un medidor y tomas medicamentos para la diabetes que aumentan la insulina, habla con tu médico para obtener un glucómetro.

Si experimentas niveles bajos de azúcar en la sangre con frecuencia, por ejemplo, varias veces a la semana, consulta a tu médico de inmediato para determinar el motivo. Lo primero que hará el especialista en la consulta es revisar tu historial médico, te hará preguntas sobre tus hábitos alimenticios y los síntomas que estás experimentando.

Si no tienes diabetes, pero sospechas que tienes hipoglucemia, habla con tu médico acerca de tus síntomas. El médico te realizará un examen físico. Utilizará tres criterios, a veces denominados “tríada de Whipple”, para diagnosticar el nivel bajo de azúcar en la sangre. Incluyen:

  • signos y síntomas de nivel bajo de azúcar en la sangre: Tu médico puede pedirte que ayunes o que te abstengas de beber y comer durante un período prolongado de tiempo, de esta manera él o ella puede observar tus signos y síntomas de nivel bajo de azúcar en la sangre.
  • documentación de niveles bajos de azúcar en la sangre en el momento cuando se presentan tus signos y síntomas: tu médico realizará una prueba de sangre para analizar tus niveles de azúcar en la sangre en un laboratorio.
  • desaparición de los signos y síntomas de nivel bajo de azúcar en la sangre: tu médico querrá saber si los signos y síntomas desaparecen cuando se elevan tus niveles de azúcar en la sangre.

Puede que te envíe a casa con un glucómetro, un pequeño dispositivo portátil para realizar pruebas de sangre, con el que podrás controlar tu nivel de azúcar en la sangre en casa. Recibirás instrucciones para evaluar tu nivel de azúcar en la sangre durante ciertos momentos del día, como después de despertarte y después de comer.

Para realizar una prueba de azúcar en la sangre, tendrás que pincharte el dedo con una lanceta (incluida en tu kit de prueba de glucosa en sangre). Colocarás una pequeña muestra de la sangre que obtuviste en una tira que se introduce en el glucómetro.

Si no tienes a mano un glucómetro y experimentas signos o síntomas de nivel bajo de azúcar en la sangre, esas señales pueden ser suficientes para diagnosticar un nivel bajo de azúcar en la sangre.

Asegúrate de tratarlo de inmediato. Come 15 gramos de carbohidratos, como se indicó arriba. Vuelve a hacer la prueba en 15 minutos, y si tu nivel de azúcar en la sangre no aumenta, intenta con otros 15 gramos de carbohidratos.

Si tu nivel de azúcar en la sangre no responde, comunícate con tu médico o con los servicios de emergencia. Ante la duda, debes tratarte.

Los síntomas de niveles bajos de azúcar en la sangre suelen empeoran si no se tratan. Haz una cita para ver a un médico si tienes diabetes y experimentas niveles bajos de azúcar en la sangre con frecuencia; incluso si no tienes diabetes, pero tienes síntomas.

Cuando tus niveles de azúcar en la sangre son demasiado bajos, comer algo que contenga carbohidratos es clave. Si tienes diabetes, trata de tener bocadillos altos en carbohidratos a la mano.

La Asociación Americana de la Diabetes recomienda que tu bocadillo tenga al menos 15 gramos de carbohidratos. Estos son algunos bocadillos que puedes tener a mano:

  • barras de granola
  • fruta fresca o deshidratada
  • jugo de fruta
  • pretzeles
  • galletas

Si tu nivel de azúcar en la sangre está bajo, también puedes tomar tabletas de glucosa para subirlo. Estas las puedes comprar sin receta. Es importante verificar cuántos gramos tiene cada tableta antes de tomarlas. Lo que importa es que consumas de 15 a 20 gramos de carbohidratos.

Espera 15 minutos después de comer o tomar una tableta de glucosa, y vuelve a medir tu nivel de azúcar en la sangre. Si tu nivel de azúcar en la sangre no sube, come otros 15 gramos de carbohidratos o toma otra dosis de tabletas de glucosa. Repite esto hasta que tu nivel de azúcar en la sangre comience a aumentar.

Si aún no es la hora en que comes regularmente, come un pequeño bocadillo después del episodio de nivel bajo de azúcar en la sangre.

¡Asegúrate de no comer en exceso! Esto podría causar que los niveles de azúcar se eleven demasiado.

Para las personas con diabetes, los niveles levemente bajos de azúcar en la sangre son comunes; sin embargo, los niveles muy bajos pueden poner en peligro la vida. Pueden provocar convulsiones y daños en el sistema nervioso si no se tratan durante un largo periodo. El tratamiento inmediato es crítico.

Es importante que aprendas a reconocer tus síntomas y tratarlos rápidamente. Para las personas en riesgo de tener niveles bajos de azúcar en la sangre, es importante tener un kit de glucagón, un medicamento que aumenta los niveles. Habla con tu médico si necesitas más información.

También es posible que desees hablar con amigos, familiares, compañeros de ejercicio y compañeros de trabajo sobre cómo deben atenderte si tu nivel de azúcar en la sangre baja demasiado.

Es importante que aprendan a reconocer los síntomas del nivel bajo de azúcar en la sangre y que sepan cómo usar el kit de glucagón, y deberían saber la importancia de llamar al 911 si pierdes el conocimiento.

Que uses una pulsera médica de identificación es una buena idea. Puede ayudar a los equipos de respuesta a emergencias a atenderte adecuadamente si necesitas atención de emergencia.

Trata el nivel bajo de azúcar en la sangre lo antes posible. Evita conducir si tienes niveles bajos de azúcar en la sangre, ya que puede aumentar tu riesgo de tener un accidente.

Hay varias formas de prevenir el nivel bajo de azúcar en la sangre.

Hazte pruebas con regularidad

Controlar regularmente tu nivel de azúcar en la sangre puede ayudarte a que se mantenga dentro de su rango objetivo. Si has tenido episodios de niveles bajos de azúcar en la sangre en el pasado, es posible que desees verificar tus niveles antes de conducir u operar maquinaria.

Habla con tu médico acerca de cuándo y con qué frecuencia debes controlar tu nivel de azúcar en la sangre.

Toma bocadillos saludables

Considera tomar un bocadillo antes de salir de tu casa, si sabes que pasarán más de cinco horas hasta tu próxima comida completa o si tus niveles de azúcar en la sangre son inferiores a 100 mg/dL.

Es una buena idea tener a mano snacks o bocadillos ricos en carbohidratos en caso de que tu nivel de azúcar en la sangre baje mientras te encuentras fuera de casa. Como se mencionó anteriormente, algunas buenas opciones incluyen barras de granola, fruta fresca o deshidratada, jugo de fruta, pretzeles y galletas.

Combustible durante el ejercicio

El ejercicio consume energía, por lo que puede hacer que tu azúcar en la sangre baje rápidamente si no comiste bien antes de empezar. Primero, revisa tu nivel una o dos horas antes del ejercicio para asegurarte de que esté dentro de su rango objetivo antes de iniciar.

Si está muy bajo, come una comida pequeña o un bocadillo rico en carbohidratos.

Si planeas hacer ejercicio durante una hora o más, consume carbohidratos adicionales durante tu entrenamiento. Los geles de ejercicio, las bebidas deportivas, las barras de granola e incluso las barras de dulce pueden proporcionar al cuerpo una rápida explosión de glucosa durante el ejercicio.

Trabaja con tus médicos para encontrar el programa que más te convenga.

El ejercicio de moderado a intenso puede hacer que la glucosa baje hasta 24 horas después de haber terminado. Así que, debes controlar tu glucosa en sangre inmediatamente después del ejercicio y cada dos a cuatro horas hasta que te vayas a dormir. Evita el ejercicio intenso inmediatamente antes de acostarte.

Sigue las instrucciones de tu médico

Si sigues un plan de comidas o tomas medicamentos que aumentan la insulina para controlar tu nivel bajo de azúcar en la sangre, es importante que te apegues al plan que te dio tu médico para evitar los bajones de azúcar en la sangre.

Si no comes los alimentos correctos ni tomas los medicamentos adecuados en los momentos precisos puedes hacer que el nivel de azúcar en la sangre baje. Consulta a menudo con tu médico para que puedas ajustar tu plan de tratamiento cuando lo requieras.

P:

Acabo de comenzar un programa de pérdida de peso y sigo teniendo bajones considerables en mis niveles de azúcar en la sangre después del desayuno. ¿Me podrías dar algún consejo?

De nuestra comunidad de Facebook

R:

Parece que podrías estar experimentando algo llamado hipoglucemia reactiva o nivel bajo de azúcar en la sangre después de comer, lo que probablemente se deba a un cambio en la dieta.

Para manejar este problema, recomiendo comidas y bocadillos constantes y frecuentes cada tres o cuatro horas que sean una mezcla de carbohidratos, grasas y proteínas con alto contenido de fibra.

Es importante comer carbohidratos ricos en fibra porque proporcionan el azúcar que el cuerpo necesita, pero también son los que hacen que el cuerpo libere insulina.

Asegúrate de agregar un poco de proteína o grasa a todas tus comidas y bocadillos. Las proteínas y la grasa pueden ayudar a retrasar la digestión de los carbohidratos, lo que ayuda a controlar la liberación de insulina y permite una digestión lenta y constante de los carbohidratos.

Asegúrate de conversar con tu médico sobre cualquier cambio en tu dieta.

Peggy Pletcher, MS, RD, LD, CDE

Las respuestas de representan las opiniones de nuestros expertos médicos. Todo el contenido es estrictamente informativo y no debe ser considerado consejo médico.

Healthline

Leer el artículo en Inglés