Si alguna vez has sentido que no puedes respirar suficiente aire, has experimentado una afección conocida médicamente como disnea. La dificultad para respirar puede ser un síntoma de problemas respiratorios, con frecuencia relacionados con enfermedades cardíacas o pulmonares. Sin embargo, también puedes experimentar disnea temporal después de hacer ejercicios intensos.

El síntoma principal de la disnea es la dificultad para respirar. Puede durar un minuto o dos después de una actividad vigorosa. O bien, podría ser un problema crónico. Quizás tengas la sensación de no recibir suficiente aire en tus pulmones todo el tiempo. En casos graves, puedes sentirte como si te sofocaras. Los episodios de disnea también pueden causar una sensación de presión en el pecho.

La disnea que ocurre después de hacer ejercicio extenuante es comprensible. Sin embargo, busca atención médica si ocurre cualquiera de lo siguiente:

  • Tienes dificultad para respirar más pronto de lo usual después de la actividad física.
  • Te quedas sin aliento después de una actividad que solías hacer sin problemas.
  • Empiezas a experimentar disnea sin ninguna explicación.

Si alguna vez corriste o nadaste en una competencia, sabes que puede tomar unos minutos recuperar el aliento. Puedes tener problemas para respirar suficiente oxígeno para que cubra la demanda incrementada de tu cuerpo. Si estás saludable, tu respiración se estabilizará pronto. Respirarás normalmente dentro de unos minutos.

El ejercicio usualmente activa la disnea a corto plazo. Si estás en una elevación alta y no estás acostumbrado a recibir menos oxígeno, también puedes experimentar disnea temporal. En elevaciones extremadamente altas como cimas de montañas, el aire “menos denso” puede ser un peligro real para la salud. Asegúrate de consultar con un experto en montañismo antes de hacer una expedición ambiciosa a una elevación alta.

La disnea causada por afecciones médicas cubre una amplia variedad de problemas médicos. Aunque todas deberían ser evaluadas por un médico, las afecciones que provocan falta de aire repentino deberían tratarse como emergencias. Entre ellas:

  • insuficiencia cardíaca
  • presión arterial baja
  • neumonía
  • embolia pulmonar (un coágulo sanguíneo en los pulmones)
  • intoxicación por monóxido de carbono
  • estrés o ansiedad

También puedes experimentar disnea repentina si un trozo de comida o algún otro objeto bloquean tus vías respiratorias. Una lesión que daña un pulmón o causa la pérdida rápida de sangre también dificultará la respiración.

Cuando la dificultad para respirar no es una emergencia repentina, pero es un problema que persiste durante al menos cuatro semanas, se considera crónica. Los ejemplos de las causas de la disnea crónica incluyen:

  • enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), que incluye enfisema y bronquitis crónica
  • enfermedad pulmonar intersticial (cicatrices en el tejido del pulmón)
  • condición física deficiente
  • obesidad
  • enfermedad cardíaca

El asma puede ser un problema crónico y una emergencia a corto plazo, dependiendo de la naturaleza de tu afección y la disponibilidad de un inhalador para tratar un ataque repentino. Si tienes asma, habla con tu médico sobre cómo responder a los síntomas y qué puedes hacer para prevenir los problemas respiratorios.

Tratar la disnea usualmente significa tratar su causa subyacente.

Dieta y ejercicio

Si la obesidad y un nivel de condición física deficiente son la causa de la disnea que puedes estar experimentando, come alimentos más sanos y haz ejercicio frecuentemente. Si ha pasado mucho tiempo o tienes una afección médica que limita tu nivel de actividad, habla con tu médico sobre cómo empezar una rutina de ejercicios segura.

Rehabilitación pulmonar

La EPOC y otros problemas pulmonares requieren la atención de un neumólogo, un médico que se especializa en la salud de tus pulmones y sistema respiratorio. Es posible que necesites oxígeno suplementario de un tanque portátil para ayudarte a evitar que pierdas el aliento. La rehabilitación pulmonar también puede ser útil. Este es un programa de ejercicios supervisados y educación sobre técnicas de respiración para ayudarte a superar la enfermedad pulmonar.

Rehabilitación cardíaca

Las causas relacionadas con el corazón las trata un cardiólogo, un médico especializado en trastornos cardíacos. Si tienes una deficiencia cardíaca, significa que tu corazón es demasiado débil para bombear suficiente sangre oxigenada para cubrir las necesidades de tu cuerpo. La disnea es uno de varios síntomas de la deficiencia cardíaca. La rehabilitación cardíaca puede ayudarte a manejar la deficiencia cardíaca y otras afecciones relacionadas con el corazón. Casos graves de deficiencia cardíaca pueden requerir una bomba artificial para realizar el trabajo de bombeo de un corazón debilitado.

Evitar la disnea significa evitar o controlar sus muchas posibles causas. El factor de riesgo más obvio de la dificultad para respirar es fumar. Si fumas, consulta con un especialista o programa para dejar de fumar en tu comunidad. Ahora existen muchos productos y terapias efectivas que pueden ayudarte a dejar de fumar. Nunca es demasiado tarde. La salud de tus pulmones y corazón empezarán a mejorar al cabo de unas horas después de que hayas fumado tu último cigarrillo.

La contaminación del aire y los químicos transportados por el aire también pueden causar problemas cardíacos. Así que, si trabajas en un ambiente con mala calidad de aire, considera usar una mascarilla para filtrar los irritantes pulmonares y asegúrate de que tu lugar de trabajo esté bien ventilado.

Mantener un peso saludable puede ayudarte a evitar varios problemas de salud. Si necesitas ayuda para perder peso, habla con tu médico para consultar con un nutricionista o dietista en tu área que te ayude a planificar tus alimentos y cambiar tu estilo de alimentación.

Obtén respuestas de un médico en cuestión de minutos, en cualquier momento

¿Tienes preguntas médicas? Comunícate con un médico con experiencia, certificado por la junta, en línea o por teléfono. Los pediatras y otros especialistas están disponibles 24/7.

Debido a que la disnea inexplicable puede ser una señal de una afección médica grave, es definitivamente algo que deberías de discutir con un médico. Si repentinamente tienes otros síntomas como mareos o dolor de pecho, deberías buscar atención de emergencia.

Si tu dificultad para respirar es peor cuando estás recostado, esa es una señal de deficiencia cardíaca. Debes consultar a un médico de inmediato para recibir un diagnóstico.

Si la dificultad para respirar está acompañada por tos, puede ser una señal de EPOC o neumonía. Los escalofríos, fiebre y tos que producen flema también son síntomas de neumonía. No dudes en consultar a un médico. La neumonía es una infección de los pulmones. Puede ser muy grave, especialmente en adultos mayores y puede causar la hospitalización o hasta la muerte si no se trata adecuadamente.

Debido a que la disnea es un síntoma, no una afección, tu pronóstico dependerá de cuán bien puedes controlar o evitar sus causas. Las afecciones como EPOC y la deficiencia cardíaca son crónicas, lo que significa que las tendrás para el resto de la vida. Sin embargo, las mejoras en el tratamiento ayudan a las personas a vivir más tiempo y con una mejor calidad de vida, incluso con estas afecciones. La clave es seguir el consejo de tu médico y hacer chequeos regulares y cambios en el estilo de vida que te ayudarán a respirar con más facilidad por un largo tiempo.

Leer el artículo en Inglés