A principios de 2020, un nuevo tipo de virus comenzó a generar titulares en todo el mundo debido a la velocidad sin precedentes de su transmisión.

Sus orígenes se remontan a un mercado de alimentos en Wuhan, China, en diciembre de 2019. Desde allí, ha llegado a países tan distantes como Estados Unidos y Filipinas.

El virus llamado SARS-CoV-2 ha sido responsable de más de 100 millones de casos en todo el mundo, provocando alrededor de 2.5 millones de muertes. Estados Unidos es el país más afectado.

La enfermedad causada por contraer el SARS-CoV-2 se llama COVID-19, que significa enfermedad por coronavirus 2019.

Desmintamos algunos mitos.

Sigue leyendo para saber más de:

  • cómo se transmite este coronavirus
  • en qué se parece y en qué se diferencia de otros coronavirus
  • cómo evitar la transmisión de este virus a otras personas si sospechas que lo has contraído

Los médicos y científicos aprenden cosas nuevas acerca de este virus día con día. Hasta ahora sabemos que el COVID-19 podría no causar síntomas para algunas personas.

Podrías portar el virus durante 2 días o hasta 2 semanas antes de notar síntomas.

Algunos síntomas comunes que se han relacionado específicamente con el COVID-19 incluyen:

  • sensación de falta de aliento
  • tener una tos que se vuelve más severa con el tiempo
  • fiebre
  • escalofríos
  • fatiga

Los síntomas menos comunes incluyen:

  • temblores repetidos con escalofríos
  • dolor de garganta
  • dolor de cabeza
  • malestares y dolores musculares
  • pérdida del sentido del gusto o del olfato
  • congestión o secreción nasal
  • síntomas gastrointestinales como diarrea, náusea y vómitos
  • decoloración de los dedos de las manos o de los pies
  • conjuntivitis
  • erupción

Sin embargo, las personas con COVID-19 podrían tener algunos, todos o ninguno de los síntomas anteriores.

Por ejemplo, a menudo se hace referencia a la fiebre como el síntoma más común de COVID-19. Sin embargo, un estudio de julio de 2020 realizado en 213 personas con enfermedad leve encontró que solo el 11.6 por ciento de ellas habían experimentado fiebre.

COVID-19 leve

La mayoría de las personas con COVID-19 solo tendrán un caso leve.

De acuerdo con los lineamientos de tratamiento del COVID-19 del Instituto Nacional de Salud de Estados Unidos (NIH, por sus siglas en inglés), las personas se caracterizan por tener un caso leve si:

  • tienen alguno de los síntomas típicos de COVID-19 (como tos, fatiga o pérdida del gusto u olfato)
  • no tienen dificultad para respirar ni imágenes anormales del tórax

Aun así, los casos leves pueden tener efectos duraderos. Las personas que experimentan síntomas meses después de contraer el virus por primera vez, y después de que el virus ya no es detectable en su cuerpo, se denominan long haulers.

Según una carta de investigación de febrero de 2021 en JAMA Network Open, aproximadamente un tercio de personas con COVID-19 tenía síntomas persistentes hasta 9 meses después de la infección.

Una revisión de artículos de investigación de diciembre de 2020 estimó que el 17 por ciento de las personas con COVID-19 son en realidad asintomáticas. Esto significa que no presentan ningún síntoma.

El 20 por ciento de las personas que tienen COVID-19 y requieren algún tipo de atención a adultos mayores son asintomáticas. Los autores evaluaron datos de 13 estudios para llegar a sus estimaciones.

Una revisión de artículos de investigación de enero de 2021 analizó 61 estudios e informes sobre COVID-19. Esto fue lo que concluyeron los investigadores:

  • Al menos un tercio de todos los casos son asintomáticos.
  • Casi el 75 por ciento de las personas asintomáticas continuarán siéndolo cuando reciban un resultado positivo de la prueba de reacción en cadena de la polimerasa (PCR). Las pruebas de PCR incluyen pruebas de hisopado nasal.

COVID-19 grave

Llame a los servicios médicos de emergencia si tiene alguno de los siguientes síntomas:

  • dificultad para respirar
  • labios o cara azulados
  • dolor constante o presión en el pecho
  • confusión
  • somnolencia excesiva

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC, por siglas en inglés) siguen investigando la gama completa de síntomas.

Diferencias entre el COVID-19 y la gripe

El coronavirus 2019 causa más muertes que la gripe estacional.

Según los CDC, se estima que entre el 0.04 por ciento y el 0.16 por ciento de las personas que desarrollaron la gripe durante la temporada de gripe 2019-2020 en Estados Unidos murieron antes del 4 de abril de 2020.

En comparación, alrededor del 1.80 por ciento de aquellos con un caso confirmado de COVID-19 en Estados Unidos ha muerto al 2 de marzo de 2021.

Muchos de los síntomas de la gripe y la COVID-19 son iguales. Los síntomas comunes de la gripe incluyen:

  • tos
  • nariz congestionada o con secreción
  • dolor de garganta
  • fiebre
  • dolor de cabeza
  • fatiga
  • escalofríos
  • dolores en el cuerpo

Los coronavirus son zoonóticos. Esto significa que se desarrollan primero en animales antes de transmitirse a los humanos.

Para que el virus se transmita de animales a humanos, una persona tiene que entrar en contacto estrecho con un animal que tiene la infección.

Una vez que se ha desarrollado el virus en las personas, los coronavirus pueden transmitirse de persona a persona a través de gotículas respiratorias. Este es el nombre técnico que se le da a la materia húmeda que se mueve por el aire cuando exhalas, toses, estornudas o hablas.

El material viral queda en esas gotículas y se puede inhalar hacia el tracto respiratorio (la tráquea y los pulmones), donde el virus puede provocar una infección.

Es posible que puedas contraer el SARS-CoV-2 si te tocas la boca, la nariz o los ojos después de tocar una superficie u objeto que tenga el virus. Sin embargo, no se cree que esta sea la forma principal de transmisión del virus.

El SARS-CoV-2 también se puede transmitir vía aérea a través de pequeñas partículas infecciosas que pueden permanecer en el aire durante minutos u horas.

Sin embargo, actualmente se cree que contraer una infección a través del contacto cercano con personas con SARS-CoV-2 y sus gotículas respiratorias es mucho más común.

El coronavirus 2019 no se ha vinculado definitivamente a un animal específico.

Los investigadores creen que el virus puede haber pasado de los murciélagos a otro animal, ya sea serpientes o pangolines, y luego transmitirse a los humanos.

Es posible que esta transmisión haya ocurrido en el mercado abierto de alimentos en Wuhan.

Tienes un alto riesgo de contraer SARS-CoV-2 si entras en contacto con alguien que porta el virus, especialmente si estuviste expuesto a su saliva o te encontrabas cerca de él o ella cuando tosió, estornudó o habló.

Sin tomar las medidas preventivas adecuadas, tú también estás en alto riesgo si:

  • vives con alguien que haya contraído el virus
  • brindas atención a domicilio a alguien que ha contraído el virus
  • tienes una pareja íntima que ha contraído el virus

Los adultos mayores y las personas con ciertas afecciones de salud tienen un mayor riesgo de desarrollar complicaciones graves si contraen el virus. Estas afecciones incluyen:

  • cáncer
  • afecciones cardíacas graves, como insuficiencia cardíaca, enfermedad arterial coronaria (EAC) y miocardiopatías
  • enfermedad renal crónica
  • enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC)
  • obesidad, que ocurre en personas con un índice de masa corporal (IMC) de 30 o más
  • anemia falciforme
  • un sistema inmunitario debilitado por un trasplante de órgano sólido
  • diabetes tipo 2

COVID-19 y embarazo

El embarazo también te pone en mayor riesgo de sufrir complicaciones por COVID-19.

Los CDC informan que las mujeres embarazadas son más propensas a experimentar una enfermedad grave de COVID-19 que las mujeres no embarazadas.

Por ejemplo, las mujeres embarazadas ingresaron a la unidad de cuidados intensivos (UCI) casi tres veces más que las mujeres no embarazadas. Las tasas de mortalidad de las mujeres embarazadas también son más altas.

Según un estudio de septiembre de 2020, las mujeres con COVID-19 también tienen más probabilidades de tener un parto prematuro que las mujeres sin COVID-19.

Transmitir el virus de madre a hijo durante el embarazo no es probable, pero el recién nacido sí podría contraer el virus después del nacimiento.

El COVID-19 se puede diagnosticar de manera similar a otras infecciones virales: mediante una muestra de sangre, saliva o tejido.

Sin embargo, la mayoría de las pruebas utilizan un hisopo de algodón para obtener una muestra del interior de las fosas nasales.

Los lugares que realizan las pruebas incluyen:

  • los CDC
  • algunos departamentos de salud estatales
  • empresas
  • ciertas farmacias
  • clínicas y hospitales
  • salas de emergencia
  • centros de pruebas comunitarios

Visita los sitios Web del departamento de salud de tu estado o del Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos para saber dónde se ofrecen pruebas cerca de ti.

Pruebas caseras

El 17 de noviembre de 2020, la Dirección de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) emitió su primera autorización de uso de emergencia (EUA, en inglés) para un kit de prueba de autodiagnóstico de COVID-19.

La EUA especifica que el kit de prueba está autorizado para su uso en personas mayores de 14 años quienes los profesionales de la salud sospechan tienen COVID-19.

El kit de prueba “todo en uno” para la COVID-19 de Lucira es una prueba rápida, lo que significa que la muestra del hisopado nasal no tiene que enviarse a un laboratorio. El kit de prueba está disponible solo con receta y promete resultados en 30 minutos.

El 21 de abril de 2020, la FDA autorizó el uso del primer kit de recolección de pruebas de COVID-19 en el hogar. El fabricante es Pixel por LabCorp.

La persona podrá recolectar en casa una muestra con el hisopo nasal que se proporciona y luego enviar esa muestra para su análisis a un laboratorio designado para las pruebas.

Está autorizado para su uso en personas mayores de 18 años.

En los últimos meses, la FDA también ha otorgado EUA a otros kits caseros, incluidos los de Everlywell y QuickVue.

¿Sabías que…?

Las autorizaciones de uso de emergencia (EUA) permiten el uso de productos médicos que no han recibido la aprobación de la FDA.

La FDA emite las EUA en circunstancias en las que no hay alternativas aprobadas por la FDA disponibles para ayudar a diagnosticar, tratar o prevenir una afección grave.

Healthline

Cuándo debes consultar a tu médico

Habla con tu médico de inmediato si crees que tienes COVID-19 o si notas síntomas.

Tu médico te aconsejará si debes:

  • quedarte en casa y monitorizar tus síntomas
  • programar una visita de telemedicina
  • ir al consultorio del médico para ser evaluado
  • ir al hospital para recibir atención más urgente

En la actualidad no hay cura para una infección causada por el nuevo coronavirus. Sin embargo, muchos tratamientos y vacunas se encuentran actualmente en estudio.

El 22 de octubre de 2020, la FDA aprobó su primer tratamiento contra COVID-19, el medicamento remdesivir (Veklury). Está disponible con receta médica para tratar el COVID-19 en personas mayores de 12 años que han sido hospitalizadas. Se administra como una infusión intravenosa (IV).

En noviembre de 2020, la FDA también concedió EUA a medicamentos con anticuerpos monoclonales.

Los anticuerpos monoclonales son proteínas artificiales que ayudan al cuerpo a desarrollar una respuesta inmunitaria contra sustancias extrañas como los virus.

Estos medicamentos son:

  • bamlanivimab, de Eli Lilly
  • casirivimab e imdevimab, que deben administrarse juntos, de Regeneron Pharmaceuticals

Al igual que el remdesivir, también se administran por infusión intravenosa y pretenden tratar el COVID-19 en personas de 12 años o más. Estos medicamentos se utilizan para terapias ambulatorias.

La FDA también ha emitido una EUA para algunos otros tratamientos, como el plasma de personas convalecientes, que están destinados al tratamiento en personas hospitalizadas o en alto riesgo de hospitalización.

La mayoría de los tratamientos del COVID-19 se centra en controlar los síntomas a medida que el virus sigue su curso.

Busca ayuda médica si crees que tienes COVID-19. Tu médico te recomendará tratamiento para cualquier síntoma o complicación que se desarrolle y te informará si necesitas buscar tratamiento de emergencia.

Tratamientos para otros coronavirus

Otros coronavirus como el síndrome respiratorio agudo severo (SARS) y el síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS) también se tratan controlando los síntomas. En algunos casos, se han probado tratamientos experimentales para determinar su eficacia.

Ejemplos de terapias usadas para estas enfermedades incluyen:

  • medicamentos antivirales o retrovirales
  • soporte respiratorio como ventilación mecánica
  • esteroides para ayudar a reducir la hinchazón e inflamación pulmonar
  • transfusiones de plasma sanguíneo

La complicación más grave de COVID-19 es un tipo de neumonía que ha sido denominada nueva neumonía infectada por coronavirus (NCIP, en inglés) de 2019.

Los resultados de un estudio de 2020 de 138 personas ingresadas en hospitales en Wuhan con NCIP encontraron que el 26 por ciento de los admitidos tenían casos graves y era necesario tratarlos en la unidad de cuidados intensivos (UCI).

El porcentaje de personas que murieron por NCIP después de ser ingresadas en el hospital fue del 4.3 por ciento.

Cabe señalar que las personas que ingresaron en la UCI eran, en promedio, de mayor edad y tenían más enfermedades subyacentes que las personas que no fueron a la UCI.

La NCIP no es la única complicación específicamente relacionada con el coronavirus 2019.

Los investigadores han visto las siguientes complicaciones en personas que han desarrollado COVID-19:

  • síndrome de dificultad respiratoria aguda (SDRA)
  • ritmo cardíaco irregular (arritmia)
  • choque cardiovascular
  • lesión renal o insuficiencia renal (que incluye la necesidad de diálisis)
  • dolor muscular severo (mialgia)
  • fatiga
  • daño cardíaco o ataque cardíaco
  • síndrome inflamatorio multisistémico en niños (MIS-C, en inglés); esto también se conoce como síndrome inflamatorio multisistémico pediátrico (PMIS, en inglés)

La mejor manera de prevenir la transmisión de este virus es evitar o limitar el contacto con personas que muestran síntomas de COVID-19 o cualquier infección respiratoria.

Luego, lo mejor que puedes hacer es practicar una buena higiene y distanciamiento físico para ayudar a evitar la transmisión de bacterias y virus.

Consejos de prevención

  • Lávate las manos con frecuencia durante unos 20 segundos con agua tibia y jabón. ¿Cuánto son 20 segundos? Más o menos el tiempo que se necesita para cantar el “abecedario”.
  • No te toques la cara, los ojos, la nariz o la boca cuando tus manos estén sucias.
  • No salgas si te sientes enfermo o tienes síntomas de resfriado o gripe.
  • Mantente al menos a 2 metros (6 pies) de distancia de las personas. Evita aglomeraciones y reuniones grandes.
  • Cúbrete la boca con un pañuelo o usa el ángulo interno del codo cada vez que estornudes o tosas. Desecha de inmediato cualquier pañuelo que uses.
  • Usa una mascarilla o un protector para la cara en lugares públicos.
  • Limpia los objetos que tocas con mucha frecuencia. Usa desinfectantes en objetos como teléfonos, computadoras y manijas de puertas. Usa jabón y agua para los objetos con los que cocinas o comes, como cubiertos y vajilla.
Healthline

Varias vacunas se encuentran en desarrollo. Actualmente hay dos disponibles para ciertos grupos en los Estados Unidos (como los adultos mayores y los socorristas) y están ayudando a prevenir la transmisión del virus.

El 11 de diciembre de 2020, la FDA otorgó su primera EUA para una vacuna. Pfizer y BioNTech desarrollaron esta vacuna. Puede usarse en personas de 16 años en adelante.

El 18 de diciembre de 2020, la FDA otorgó una EUA a una vacuna desarrollada por Moderna. La vacuna de Moderna puede usarse en personas de 18 años en adelante.

El 24 de febrero de 2021, la FDA anunció que una vacuna de dosis única de Johnson & Johnson era efectiva contra el COVID-19 grave. La FDA otorgó una EUA el 27 de febrero. La vacuna puede usarse en personas de 18 años en adelante.

Si bien ciertos grupos de alto riesgo y trabajadores esenciales califican para recibir la vacuna ahora, es posible que la vacuna esté disponible para el público en general en Estados Unidos antes del verano de 2021.

¿Deberías usar una mascarilla?

Si estás en un entorno público donde es difícil seguir las pautas físicas de distanciamiento, los CDC recomiendan que uses una mascarilla de tela o un protector para tu boca y nariz.

Cuando se usan correctamente, y por un gran porcentaje de las personas, estas mascarillas pueden ayudar a frenar la transmisión de SARS-CoV-2.

Esto se debe a que pueden bloquear las gotículas respiratorias de personas que pueden ser asintomáticas o personas que tienen el virus pero no han sido diagnosticadas.

Puedes hacer tu propia mascarilla usando materiales básicos como un pañuelo, una camiseta o tela de algodón.

Las mascarillas de tela se prefieren para el público en general, ya que otros tipos de mascarillas deben reservarse para los trabajadores de la salud.

Es fundamental mantener la mascarilla o el protector para la cara limpios. Lávala después de usarla. Evita tocar la parte del frente con las manos. Además, evita tocarte la boca, la nariz y los ojos cuando te la quites.

Esto ayuda a evitar la posible transferencia del virus de una mascarilla a las manos y de las manos a la cara.

Ten en cuenta que, el uso de una mascarilla o un protector para la cara no es un reemplazo para otras medidas preventivas, como lavarse las manos con frecuencia y practicar el distanciamiento físico. Todos son importantes.

Ciertas personas no deben usar mascarillas, entre otras:

  • niños menores de 2 años
  • personas con problemas para respirar
  • personas que no pueden quitarse sus propias mascarillas

Un coronavirus recibe ese nombre por su aspecto cuando se le observa a través de un microscopio.

Cuando se examina de cerca, el virus redondo tiene una “corona” de proteínas llamadas peplómeros que sobresalen de su centro en todas las direcciones. Estas proteínas ayudan al virus a identificar si puede infectar a su huésped.

La afección conocida como SARS también se relacionó con un coronavirus altamente infeccioso a principios de la década de 2000.

Diferencias entre el COVID-19 y el SARS

Esta no es la primera vez que un coronavirus es noticia. El brote del SARS en 2003 también fue causado por un coronavirus.

Al igual que con el virus de 2019, el virus del SARS se encontró por primera vez en animales antes de transmitirse a los humanos.

Se cree que el virus del SARS se originó en murciélagos y luego se transmitió a otro animal y luego a los humanos. Una vez transmitido a los humanos, el virus del SARS comenzó a propagarse rápidamente entre las personas.

Sin embargo, a diferencia del nuevo coronavirus, el virus del SARS finalmente se contuvo y erradicó.

Sobre todo, y ante todo, no hay que entrar en pánico. No necesitas estar en cuarentena a menos que sospeches que has contraído el virus o tienes un resultado de prueba confirmado.

Seguir normas simples de lavado de manos y distanciamiento físico son las mejores maneras de ayudar a protegerte de la exposición al virus.

El coronavirus probablemente parezca aterrador cuando lees las noticias sobre nuevas muertes, cuarentenas y prohibiciones de viaje.

Mantén la calma y sigue las instrucciones de tu médico si te diagnostica COVID-19, para que puedas recuperarte y ayudar a prevenir la transmisión del nuevo coronavirus.

Lee este artículo en inglés.