Los senos se desarrollan debido a un aumento de estrógeno durante la pubertad. Durante el ciclo menstrual, varias hormonas causan cambios en el tejido mamario que pueden provocar dolor o molestias en algunas mujeres. Si bien los senos no suelen doler, es común que en ocasiones sientas dolor en ellos.

El dolor de senos, también llamado mastalgia, es una afección común entre las mujeres. El dolor suele clasificarse como cíclico o no cíclico.

Cíclico significa que el dolor está asociado con tu ciclo menstrual. El dolor asociado con el ciclo menstrual tiende a disminuir durante o después de tu periodo.

No cíclico significa que es un dolor que puede tener muchas causas, incluyendo una lesión en el seno. A veces, el dolor no cíclico puede provenir de los músculos o tejidos circundantes en lugar del propio seno. El dolor no cíclico es mucho menos común que el dolor cíclico, y sus causas pueden ser más difíciles de identificar.

La mastalgia puede variar en intensidad desde un dolor agudo hasta un leve hormigueo. Algunas mujeres podrían experimentar sensibilidad en los senos, o sus senos pueden sentirse más llenos de lo normal.

El dolor en los senos puede ser causado por una variedad de factores. Dos de las causas más comunes son las fluctuaciones hormonales y las mamas fibroquísticas (nodulares).

Fluctuaciones hormonales

El ciclo menstrual de una mujer causa fluctuaciones hormonales en el estrógeno y la progesterona. Estas dos hormonas pueden hacer que los senos de una mujer se sientan hinchados, abultados y a veces dolorosos.

Las mujeres en ocasiones informan que este dolor empeora con la edad debido a una mayor sensibilidad a las hormonas a medida que la mujer envejece. A veces, las mujeres que experimentan dolor relacionado con la menstruación no sentirán dolor después de la menopausia.

Si el dolor en los senos se debe a las fluctuaciones hormonales, generalmente notarás que el dolor empeora 2 o 3 días antes de tu periodo. A veces, el dolor continuará durante todo el ciclo menstrual.

Para determinar si el dolor en los senos está relacionado con tu ciclo menstrual, lleva un registro de tus periodos y anota cuándo experimentas dolor a lo largo del mes. Después de uno o dos ciclos, puedes notar un patrón claro.

Los periodos de desarrollo que afectan al ciclo menstrual de una mujer y que potencialmente causan dolor en los senos incluyen:

  • pubertad
  • embarazo
  • menopausia

Quistes de mama

A medida que una mujer envejece, sus senos experimentan cambios conocidos como involución. Esto ocurre cuando el tejido mamario es sustituido por grasa. Un efecto secundario de esto es el desarrollo de quistes y tejido más fibroso. Estos se conocen como cambios fibroquísticos o tejido mamario fibroquístico.

Si bien los senos fibroquísticos no siempre causan dolor, sí es posible que duelan. Estos cambios no suelen ser motivo de preocupación.

Los senos fibroquísticos pueden sentirse abultados y pueden aumentar la sensibilidad. Esto suele ocurrir en la parte superior y exterior de los senos. Los bultos también pueden aumentar de tamaño cerca del momento de tu ciclo menstrual.

La lactancia materna es una forma natural y nutritiva de alimentar a tu bebé, pero no está exenta de dificultades e inconvenientes. Puedes experimentar dolor en los senos mientras amamantas debido a varias razones. Entre ellas:

Mastitis

La mastitis es una infección de los conductos lácteos. Esto puede causar un dolor fuerte y severo, así como grietas, picazón, ardor o ampollas en los pezones. Otros síntomas incluyen vetas rojas en los senos, fiebre y escalofríos. Tu médico tratará estos síntomas con antibióticos.

Congestión mamaria

La congestión se produce cuando los senos se llenan demasiado. Tus senos se verán agrandados y la piel se sentirá tensa y dolorosa. Si no puedes alimentar a tu bebé enseguida, puedes intentar extraerte la leche con un sacaleches o manualmente.

Puedes hacerlo colocando el pulgar sobre el seno y los dedos debajo del mismo. Lentamente, gira tus dedos hacia atrás contra la pared del seno y hacia delante, hacia los pezones, para vaciar el pecho.

Mala posición

Si tu bebé no se engancha apropiadamente a tu pezón, es probable que experimentes dolor en el seno. Las señales de que tu bebé no se está prendiendo adecuadamente incluyen pezones agrietados y dolor.

Un ayudante de lactancia en el hospital donde diste a luz puede aconsejarte sobre cómo lograr un enganche saludable.

Recuerda: La lactancia materna no tiene por qué doler. Consulta a tu médico o llama a un especialista en lactancia si tienes dificultades para amamantar. También puedes comunicarte con La Liga de la Leche para encontrar un asesor de lactancia certificado en tu zona.

El dolor en los senos puede tener otras causas, entre ellas:

Dieta

Los alimentos consumidos pueden contribuir al dolor en los senos. Las mujeres que siguen dietas altas en grasas y carbohidratos refinados también pueden correr un mayor riesgo de sufrir dolor en los senos.

Problemas no relacionados con los senos

A veces, el dolor en los senos no se debe a tus senos sino a la irritación de los músculos del pecho, los brazos o la espalda. Esto es común si has realizado actividades como rastrillar, remar, excavar y esquí acuático.

Tamaño de los senos

Las mujeres con pechos grandes o que no están en proporción con sus estructuras corporales pueden experimentar molestias en el cuello y los hombros.

Cirugía de seno

Si te han operado los pechos, el dolor por la formación de tejido cicatrizante puede persistir después de que las incisiones hayan sanado.

Medicamentos

Los antidepresivos, la terapia hormonal, los antibióticos y los medicamentos para las enfermedades cardíacas pueden contribuir al dolor en los senos. Si bien no debes dejar de tomar estos medicamentos, si tienes dolor en los senos, pregúntale a tu médico qué alternativas tienes.

Fumar

Se sabe que fumar aumenta los niveles de epinefrina en el tejido mamario. Esto puede hacer que los senos de una mujer duelan.

El dolor en los senos no suele estar relacionado con el cáncer de seno. El hecho de tener dolor en los senos o senos fibroquísticos no significa que tengas un mayor riesgo de desarrollar cáncer.

Sin embargo, el tejido grumoso o nodular puede dificultar que los tumores sean visibles en una mamografía.

Si tienes dolor en los senos localizado en una sola área y que es consistente a lo largo del mes sin fluctuaciones en el nivel de dolor, llama a tu médico. Estos son algunos ejemplos de pruebas de diagnóstico:

  • Mamografía. Los médicos utilizan este examen de imágenes para identificar anomalías en el tejido mamario.
  • Ultrasonido. Un ultrasonido es un escáner que penetra en el tejido del seno. Los médicos pueden utilizarlo para identificar bultos en el tejido mamario sin exponer a la mujer a la radiación.
  • Resonancia magnética (IRM). La resonancia magnética se utiliza para crear imágenes detalladas del tejido mamario y poder identificar lesiones potencialmente cancerosas.
  • Biopsia. Una biopsia es la extracción de tejido del seno para que un médico pueda examinarlo bajo el microscopio y detectar la presencia de células cancerosas.

Un médico puede utilizar estas pruebas para determinar si el dolor en los senos puede estar relacionado con el cáncer.

El tratamiento variará dependiendo de si el dolor de los senos es cíclico o no cíclico. Antes de que recibas tratamiento, tu médico considerará tu edad, historial médico y la gravedad de tu dolor.

El tratamiento para el dolor cíclico puede incluir:

  • usar un sostén de apoyo las 24 horas del día cuando el dolor está en su peor momento
  • reducir tu consumo de sodio
  • tomar suplementos de calcio
  • tomar anticonceptivos orales, que pueden ayudar a que los niveles hormonales sean más homogéneos
  • tomar bloqueadores de estrógeno, como el tamoxifeno
  • tomar medicamentos para aliviar el dolor, incluidos los antiinflamatorios no esteroideos (AINE), como el ibuprofeno o el paracetamol

El tratamiento del dolor no cíclico dependerá de la causa del dolor en los senos. Una vez identificada la causa, el médico prescribirá tratamientos específicos relacionados.

Habla siempre con tu médico antes de empezar a tomar cualquier suplemento para asegurarte de que no interferirá con los medicamentos que tomas actualmente o con cualquier afección que puedas tener.

Si el dolor en los senos es repentino y va acompañado de dolor en el pecho, hormigueo y entumecimiento en las extremidades, busca atención médica de inmediato. Estos síntomas pueden indicar un ataque cardíaco.

Haz una cita para ver a tu médico si el dolor:

  • te impide realizar tus actividades diarias
  • dura más de 2 semanas
  • va acompañado de un nuevo bulto que parece estar cada vez más grueso
  • parece estar concentrado en un área específica de tu seno
  • parece empeorar con el tiempo

En tu cita, puedes esperar que tu médico te haga preguntas respecto a tus síntomas. Las preguntas podrían incluir:

  • ¿Cuándo comenzó el dolor en los senos?
  • ¿Qué es lo que hace que el dolor empeore? ¿Hay algo que parezca mejorarlo?
  • ¿Notas que el dolor empeora cuando tu ciclo menstrual está por empezar?
  • ¿Cómo calificarías el dolor? ¿Cómo sientes el dolor?

Es probable que tu médico te realice un examen físico. También puede recomendarte pruebas de imágenes, como una mamografía, para visualizar el tejido mamario. Esto podría permitirle identificar quistes en el tejido mamario.

Si tienes senos quísticos, tu médico podría hacer una biopsia por punción. Este es un procedimiento en el que se inserta una aguja fina en el quiste para extraer una pequeña muestra de tejido para su análisis.

Leer el artículo en inglés