A man and a woman hold hands while sitting at a sunny restaurant and drinking wine. Share on Pinterest
Elegir un restaurante que conozcas y te guste puede ayudar a que las citas para cenar sean menos estresantes si tienes diabetes. Tom Werner/Getty Images

La expresión “es complicado” ni siquiera empieza a describir el salvaje mundo de las citas.

Y cuando se tiene en cuenta el manejo de una enfermedad crónica a la vez que se lidia con la vida amorosa, reunirse con alguien puede resultar, como mínimo, un poco desalentador.

No podemos hablar de si tu cita siempre masticará con la boca cerrada, si será un buen conversador o si hará que tu corazón lata más rápido.

Pero si tienes diabetes tipo 2, quizá te preguntes cómo influirá esta enfermedad en tu vida amorosa. La buena noticia: No tienes por qué hacer que las citas sean aún más confusas.

Hemos elaborado una guía completa para tener citas si tienes diabetes tipo 2. De este modo, podrás centrarte en todos los aspectos divertidos de conocer mejor a alguien, como esos esperados aleteos del corazón.

El hecho de que seas un ávido nadador o de que tengas un labradoodle son cosas obvias que puedes incluir en tu perfil de la aplicación de citas. De todos modos, es probable que tu perro esté en el centro de tu foto en tu perfil.

¿Pero qué pasa con la diabetes tipo 2? ¿Debes incluirlo como un atributo?

Algunos expertos dicen que probablemente no deberías revelar tu diagnóstico en tu perfil de citas, pero no porque sea algo que debas ocultar.

“Dado que los perfiles de las citas en línea son públicos y pueden ser vistos por individuos con los que querrías o no salir, las personas que tienen citas en línea no deberían revelar información significativa sobre su salud en sus perfiles, sino esperar a encontrar el contexto y el momento adecuados para hablar de su estado de salud”, dice Jess Carbino, ex socióloga de las aplicaciones de citas Tinder y Bumble.

Incluir tu diagnóstico de diabetes tipo 2 en tu perfil de citas puede ser como marcar esa casilla de total transparencia, añade Jason Lee, analista de datos y ciencia de las relaciones de Healthy Framework.

“Sin embargo, empieza a dejar que tu afección médica defina quién eres y eclipse las otras cosas que te hacen ser tú”, dice.

Marissa Tunis, psicóloga licenciada, instructora de citas, experta en relaciones y fundadora de Datefully, está de acuerdo: “Las afecciones de salud se comparten mejor después de conectar con alguien en un app, no en su perfil”.

“Tú no eres tu diagnóstico: tu diagnóstico es parte de tu historia”, dice.

Share on Pinterest
Recuerda: Tu pareja potencial no está saliendo con tu diabetes, sino contigo. People Images/Getty Images

No existe una respuesta única para el momento en que se debe decir a una pareja potencial que se tiene diabetes tipo 2, pero los expertos recomiendan tener la conversación cuando se sienta natural.

“No hay un plazo determinado ni un hito de citas en el que tengas que revelar tu estado”, dice Michele Benoit, life coach o consejero de vida de Deep Blue Coach. “Pero la regla general sería compartir las noticias con tu pareja sentimental cuando sean relevantes — dado que es una acción o decisión que los afecta a los dos — o a medida que te sientas lo suficientemente cómodo como para compartir detalles más íntimos y cotidianos sobre ti y tu forma de vivir”.

Consejos para hablar de la diabetes

  • Saca el tema al principio de la conversación.
  • Sé abierto y honesto sobre cómo te afecta la diabetes.
  • Mantén una conversación sincera y breve.
  • Dale a la otra persona tiempo para hacer preguntas.

Cuando estés preparado para hablar de tu diabetes, puede tener sentido sacar el tema al principio de la conversación o del tiempo que pasen juntos.

“De ese [modo], la conversación previa no influye indebidamente en lo que pretendes decir ni te lleva a dudar y no hacerlo”, explica Carbino.

Dice que hay que ser abierto y honesto sobre cómo afecta tu vida la diabetes tipo 2, pero puedes hacerlo de forma general, en lugar de entrar en demasiados detalles al principio.

Carbino también recomienda que la conversación se convierta en un diálogo, y que permita a tu cita hacer preguntas, si las tiene.

Cuando mencionas por primera vez la diabetes tipo 2 a una nueva cita o a tu pareja, puede que te hagan preguntas que parezcan tontas o mal informadas.

“Recuerda que, puede que no sepan nada de la diabetes tipo 2”, dice Lee.

Si su reacción se debe más bien a una idea errónea, depende de ti si quieres aportar más información.

“Un poco de claridad puede cambiar las cosas”, dice Benoit.

Pero eso no significa que tengas que soportar comentarios negativos o inapropiados sobre el hecho de tener diabetes tipo 2. Si eso ocurre, puede ser una señal para reevaluar si la relación es la adecuada para ti.

“Si tu cita reacciona negativamente a tu afección, tienes que pensar en cómo pueden apoyarte de forma continuada”, añade Benoit, que ayuda a sus clientes con los retos de las citas. “Si no ves un futuro con esta persona o no parece abierta, cuídate. Asegúrate de continuar con tus prácticas y elecciones saludables”.

Hoy en día existen aplicaciones y sitios de citas orientados a casi cualquier preferencia o comunidad.

A veces, a una persona con diabetes le resulta más cómodo utilizar un sitio de citas para personas con diabetes para explorar las relaciones con otras personas que tienen la afección.

Sitios de citas para personas con diabetes

¿No quieres explicar que tienes diabetes a todas las posibles parejas? Los sitios y aplicaciones de citas para personas con diabetes pueden ayudarte a encontrar a alguien que lo entienda desde el principio. Estas son algunas opciones en inglés:

“Salir con alguien que esté familiarizado con la diabetes puede ser de gran ayuda y consuelo”, dice Benoit.

Pero no es un requisito para tener una buena conexión con alguien o para encontrar una pareja que sepa por lo que pasas.

“No importa lo que ocurra en tu vida, quieres que tu pareja te apoye en lo que es importante para ti”, añade Benoit.

Alguien puede ser tu apoyo — y tú el suyo — aunque no compartan el mismo estado de salud.

Share on Pinterest
Mientras te preparas para tu cita, considera la posibilidad de llevar contigo un kit portátil para el cuidado de la diabetes. Westend61/Getty Images

Tener una cita puede ser emocionante, pero también puede provocar mariposas en el estómago.

Desde qué ponerse hasta qué hacer, todo parece una gran decisión. Y cuando hay que tener en cuenta los factores relacionados con la diabetes tipo 2, puede parecer que hay una capa extra de complejidad en las citas.

Pero puedes abordar las decisiones y los detalles de las citas de varias maneras.

Benoit recomienda participar activamente en la planificación de la cita eligiendo un restaurante que se adapte a tus necesidades, lo que puede ser útil si no estás preparado para revelar que tienes diabetes tipo 2.

Si prácticamente has memorizado el recuento de carbohidratos en el pub de la esquina, no tengas miedo de sugerir tu lugar favorito. Por supuesto, puedes revisar los menús en línea y encontrar lugares nuevos que podrían funcionar bien, también.

También es posible que prefieras elegir una actividad que no sea cenar, y llevar tus propios bocadillos añade Benoit. De este modo, tendrás algo a mano si tu nivel de azúcar en la sangre se desploma.

Ideas de citas que no implican una cena

Ir a un restaurante puede dificultar que cumplas tu plan de alimentación. Las siguientes son algunas alternativas divertidas a la tradicional cita para cenar:

  • pasear por un jardín botánico o una reserva natural
  • jugar al minigolf
  • ir de excursión
  • ir a jugar bolos
  • ver una película
  • visitar un zoo o un acuario
  • jugar al bingo o a juegos de mesa
  • ver un grupo de música en vivo

Si ya has hablado abiertamente con tu posible pareja sobre el hecho de tener diabetes tipo 2, simplemente planifica las comidas juntos hasta que él o ella se haga a la idea y conozca tu forma de comer.

“Prepárate con sugerencias de lo que funciona para ti”, dice Benoit. “Es posible que tu cita quiera ir a lo seguro y siga el camino que tú marques”.

A medida que la relación avanza, es posible que encuentres nuevas formas de compartir lo que se supone que es vivir con diabetes.

“¿Listo para pasar la noche? Cuéntale (¡o enséñale!) cómo mides tus niveles de glucosa en la sangre por las mañanas y por las noches. Hazle saber a tu pareja lo que te ocurre y cómo puede apoyarte, aunque sea solo dándote el espacio que necesitas para cuidarte”, dice Benoit.

Estés donde estés, hagas lo que hagas, y hayas revelado o no tu diagnóstico, Tunis tiene este recordatorio: “Está bien excusarse varias veces para cuidar tu salud”.

Benoit dice que tener un pequeño kit de cuidados portátil puede facilitar el control de la diabetes tipo 2 en una cita.

Preparar un kit de cuidado de la diabetes

Llevar un pequeño kit de cuidados portátil puede ayudarte a controlar tu diabetes en una cita. Los siguientes son algunos consejos para preparar tu kit:

  • Invierte en un recipiente o bolsa que te guste, y que además sea fácil de transportar.
  • Si usas insulina, opta por una opción térmica.
  • Renueva los artículos regularmente para que nunca te falten suministros.
  • Establece una renovación cada cierto tiempo de los suministros para evitar que se agoten.
  • Establece recordatorios en el calendario para cargar los dispositivos, si es necesario.

Si tienes diabetes tipo 2, tu afección no tiene por qué dificultar el mundo de las citas. Claro, a veces las citas se centran en la cena, pero puedes ayudar a encontrar un restaurante adecuado o sugerir otra actividad.

Con un poco de planificación y la voluntad de ser abierto acerca de tu diagnóstico (cuando estés preparado), puedes tener una experiencia satisfactoria en las citas.

Salir con alguien puede ser complicado para todos los que lo intentan, incluso para los que nunca han tenido que tomar una píldora o comprobar su nivel de azúcar en la sangre. Pero las citas también pueden ser increíblemente divertidas, sobre todo cuando conoces a alguien que parece entenderte, y viceversa.

Recuerda, tu pareja potencial no está saliendo con tu diabetes, sino contigo.

Lee el artículo en inglés.

Traducción al español por HolaDoctor.

Edición en español el 8 de junio de 2022.

Versión original escrita el 7 de abril de 2021.

Última revisión médica realizada el 7 de abril de 2021.