El trastorno narcisista de la personalidad (TNP) es un trastorno de la personalidad en el cual las personas tienen un sentido desmesurado de su propia importancia. También tienen una necesidad profunda de admiración y atención por los demás.

Las personas con trastorno narcisista de la personalidad generalmente podrían decepcionarse y entristecerse cuando no reciben los elogios o favores especiales que creen que merecen. Otras personas podrían considerarlos altaneros y engreídos, y no disfrutar de estar a su alrededor.

El trastorno narcisista de la personalidad puede causar problemas en muchas áreas de la vida, incluyendo:

  • el trabajo
  • la escuela
  • las relaciones

Sin embargo, el trastorno se puede manejar con terapia de conversación y ciertas mejoras en el estilo de vida.

Las personas con trastorno narcisista de la personalidad generalmente se describen de las siguientes maneras:

  • arrogantes
  • egocéntricas
  • demandantes

A menudo, tienen alta autoestima y pueden creer que son superiores o especiales en comparación con otras personas. Sin embargo, parecen necesitar elogios y admiración excesivos, y pueden reaccionar mal a lo que perciben como críticas.

Los narcisistas también tienden a exagerar sus propios talentos y logros, mientras minimizan los de los demás. Generalmente les preocupa el poder, el éxito y la belleza. Incluso podrían involucrarse en comportamientos impulsivos, como el sexo arriesgado y el juego.

Algunos rasgos del trastorno narcisista de la personalidad pueden parecer similares a tener autoestima saludable o certeza en si mismo, pero no son lo mismo.

Las personas que tienen una autoestima saludable suelen ser humildes, mientras que las personas con trastorno narcisista de la personalidad casi nunca lo son. Tienden a ponerse en un pedestal y se perciben a sí mismos como mejores que todos los demás.

El trastorno narcisista de la personalidad suele aparecer en la edad adulta temprana. Las personas con el trastorno pueden no reconocer que tienen un problema, ya que va en contra de su propia imagen. Podrías tener TNP si:

  • das la impresión de ser pretencioso y jactancioso, lo que hace que los demás te eviten
  • tus relaciones son insatisfactorias
  • te sientes infeliz, enojado y confundido cuando las cosas no salen a tu manera
  • tienes problemas con:
    • el trabajo
    • la escuela
    • las relaciones
    • las finanzas
    • el alcohol
    • las drogas

Si crees que tienes trastorno narcisista de la personalidad, programa una cita con tu médico o un profesional de salud mental. Pueden determinar si tienes este trastorno de la personalidad y sugerirte tratamientos para ayudar a manejar tus síntomas.

Los médicos y profesionales de salud mental a menudo utilizan el Manual de Diagnóstico y Estadística de Trastornos Mentales (DSM, en inglés), publicado por la Asociación Americana de Psiquiatría, para diagnosticar trastornos mentales, como el trastorno narcisista de la personalidad. Los criterios diagnósticos del DSM para el TNP incluyen los siguientes rasgos:

  • tener un sentido exagerado de la propia importancia y de tus derechos
  • necesitar admiración y alabanzas constantes
  • esperar un trato especial debido a la percepción de superioridad
  • exagerar logros y talentos
  • reaccionar negativamente ante las críticas
  • preocuparse por fantasías sobre el poder, el éxito y la belleza
  • aprovecharse de los demás
  • ser incapaz o no tener la voluntad de reconocer las necesidades y sentimientos de otras personas
  • comportarse de una manera arrogante

Para determinar si cumples con estos criterios, tu médico o profesional de salud mental puede pedirte que llenes un cuestionario. También podrían hacerte pruebas para detectar otros trastornos mentales y afecciones de salud.

Las causas del trastorno narcisista de la personalidad no se comprenden bien. Sin embargo, se cree que los defectos genéticos heredados son responsables de muchos casos de TNP. Los factores ambientales que contribuyen pueden incluir:

  • abuso o descuido infantil
  • mimos excesivos de los padres
  • expectativas poco realistas de los padres
  • promiscuidad sexual (a menudo acompaña al narcisismo)
  • influencias culturales

El tratamiento para el trastorno narcisista de la personalidad consiste principalmente en terapia de conversación, también conocida como psicoterapia. Si los síntomas de trastorno narcisista de la personalidad ocurren junto con depresión u otra afección de salud mental, se pueden usar medicamentos apropiados para tratar el otro trastorno. Sin embargo, no hay medicamentos para tratar el TNP.

La terapia de conversación puede ayudarte a aprender a relacionarte mejor con los demás para que tus relaciones sean más agradables, íntimas y gratificantes. Desarrollar interacciones positivas con otras personas puede mejorar considerablemente varias áreas de tu vida. La terapia de conversación también puede mostrarte cómo:

  • mejorar la forma en que colaboras con compañeros de trabajo y conocidos
  • mantener tus relaciones personales
  • reconocer tus fortalezas y potencial para que puedas tolerar críticas o fracasos
  • comprender y manejar tus sentimientos
  • hacer frente a cualquier problema de autoestima
  • fijarte metas personales realistas

Dado que los rasgos de la personalidad pueden ser difíciles de cambiar, puede tomar varios años de terapia antes de ver una mejoría. Durante este tiempo, puedes empezar a ver la terapia como una pérdida de tiempo y estar tentado a dejarla. Sin embargo, es importante que sigas con el tratamiento.

Asiste a todas tus sesiones de terapia y toma tus medicamentos según las indicaciones. Con el tiempo, empezarás a ver una diferencia en ti mismo y en tus relaciones con los demás.

Las siguientes medidas para mejorar el estilo de vida pueden ayudarte durante la terapia.

  • Evita el alcohol, las drogas y otras sustancias que desencadenan comportamientos negativos.
  • Haz ejercicio al menos tres veces por semana para ayudar a mejorar tu estado de ánimo.
  • Practica técnicas de relajación, como yoga y meditación, para reducir el estrés y la ansiedad.

Recuperarse del trastorno narcisista de la personalidad lleva tiempo. Mantente motivado teniendo en cuenta tus objetivos de recuperación y recordándote que puedes trabajar para reparar las relaciones dañadas y tal vez sentirte más satisfecho con tu vida.

Los beneficios del tratamiento pueden variar dependiendo de la gravedad de tus síntomas y tu disposición a comprometerte con el tratamiento.

Sin embargo, los síntomas de trastorno narcisista de la personalidad generalmente mejoran con el tiempo. Si te mantienes motivado y trabajas activamente hacia el cambio, es probable que seas capaz de reparar las relaciones dañadas y estar más satisfecho con tu vida cotidiana.

Si bien puede ser difícil tratar el trastorno narcisista de la personalidad, puedes superarlo. Ver a un terapeuta o psicólogo para recibir consejería puede ser muy útil dado que puede ayudarte a cambiar tu forma de pensar e interactuar con los demás todos los días.

Recuerda que, eres el responsable de tu comportamiento y que puedes cambiarlo en cualquier momento.

Hay cierto debate entre los profesionales sobre cómo manejar a una persona con trastorno narcisista de la personalidad. Puedes felicitarla cuando hace algo bien o de forma correcta.

Transmite empatía cuando sea apropiado, y reconoce cuando se siente decepcionada. Por el contrario, también debes sentirte libre de señalar a la persona cuando está actuando de forma altiva o grosera.

Prepárate para los argumentos basados en “llamar la atención”, pero recuerda que si la persona con trastorno narcisista de la personalidad no se da cuenta de que sus comportamientos están causando problemas, está menos motivada para buscar ayuda.

Incluso si la persona con trastorno narcisista de la personalidad no ve el problema, o elige no buscar terapia para modificar su comportamiento, llamar su atención al respecto puede hacer que pueda controlarlo en tu presencia, sabiendo que no tolerarás sus comportamientos.

Lee el artículo en inglés.

Traducción al español por HolaDoctor.

Edición en español por Stella Miranda el 19 de agosto de 2021.

Versión original en inglés actualizada el 2 de enero de 2020.

Última revisión médica en inglés realizada el 2 de enero de 2020.