Un espasmo del párpado, o mioquimia, es un movimiento repetitivo e involuntario de los músculos del párpado. Estos espasmos generalmente afectan al párpado superior; sin embargo, también es posible que se presenten en ambos párpados.

Para la mayoría de las personas, estos espasmos son muy leves y se sienten como un pequeño tirón en el párpado.

Otras personas podrían sentir un espasmo lo suficientemente fuerte como para hacerlas cerrar el párpado por completo, pero esta es una condición diferente llamada blefaroespasmo.

Los espasmos normalmente ocurren cada pocos segundos y duran de uno a dos minutos.

Los episodios de espasmo del párpado son impredecibles, el espasmo podría presentarse intermitentemente por varios días. Es posible que luego no tengas ninguno por semanas o incluso meses.

Los espasmos no causan dolor y son inofensivos, pero pueden ser un fastidio. La mayoría de los espasmos se solucionan solos y sin necesidad de tratamiento.

En algún caso aislado, los espasmos del párpado pueden ser una señal temprana de un trastorno crónico del movimiento, especialmente si están acompañados de otros espasmos faciales o de movimientos incontrolables.

Estos espasmos pueden producirse sin ninguna causa identificable, y como rara vez son indicio de algún problema grave, la causa no se suele investigar.

No obstante, los siguientes problemas podrían causar (o incluso empeorar) el espasmo del párpado:

  • irritación del ojo
  • tensión en el párpado
  • fatiga
  • falta de sueño
  • esfuerzos físicos
  • efectos secundarios de medicamentos
  • estrés
  • consumo de alcohol, tabaco o cafeína

Si los espasmos se vuelven crónicos, quizás tengas lo que se conoce como "blefaroespasmo esencial benigno", que es el nombre dado al movimiento crónico e incontrolable del párpado.

Esta afección suele afectar a ambos ojos y, si bien se desconoce su causa exacta, lo siguiente podría empeorar los espasmos:

  • blefaritis (inflamación del párpado)
  • conjuntivitis
  • ojos secos
  • irritantes en el medio ambiente, como el viento, las luces brillantes, el sol o la contaminación del aire
  • fatiga
  • sensibilidad a la luz
  • estrés
  • demasiado alcohol o cafeína
  • fumar

El blefaroespasmo esencial benigno es más común en las mujeres que en los hombres

Según Genetics Home Reference, afecta a aproximadamente 50,000 estadounidenses y en general se desarrolla a mitad o a fines de la edad adulta.

Esta afección suele empeorar con el tiempo y podría terminar ocasionando:

  • visión borrosa
  • mayor sensibilidad a la luz
  • espasmos faciales

Muy rara vez, los espasmos del párpado son síntoma de un trastorno más grave del cerebro o de los nervios.

Cuando los espasmos del párpado son consecuencia de afecciones más graves, casi siempre están acompañados de otros síntomas.

Los trastornos del cerebro y de los nervios que podrían causar espasmos del párpado son:

  • parálisis de Bell (parálisis facial), un trastorno que produce la caída de un costado de la cara
  • distonía, una afección que causa espasmos musculares inesperados que hacen que el área del cuerpo afectada se tuerza o se deforme
  • distonía cervical (tortícolis espasmódica), forma de distonía que hace que el cuello sufra espasmos al azar y que la cabeza gire a posiciones incómodas
  • esclerosis múltiple (EM), una enfermedad del sistema nervioso central que causa trastornos cognitivos y de movimiento, así como fatiga
  • enfermedad de Parkinson, hace que las extremidades tiemblen y ocasiona rigidez muscular, problemas de equilibrio y dificultad para hablar
  • síndrome de Tourette, trastorno que se caracteriza por movimientos involuntarios y tics verbales

Los rasguños de la córnea no diagnosticados también pueden causar espasmos del párpado.

Si sospechas que tienes una lesión en el ojo, consulta de inmediato a un optometrista. Los rasguños de la córnea pueden causar daños permanentes en los ojos.

Los espasmos del párpado rara vez son lo suficientemente peligrosos como para requerir tratamiento médico de emergencia. Sin embargo, los espasmos crónicos del párpado pueden ser síntoma de un trastorno más grave del cerebro o del sistema nervioso.

Quizás debas consultar al médico si tienes espasmos crónicos del párpado y también alguno de los siguientes síntomas:

  • ojo rojo, inflamado o con una secreción inusual
  • tu párpado superior se ve caído
  • tu párpado se cierra completamente cada vez que tienes un espasmo
  • los espasmos continúan durante varias semanas
  • los espasmos empiezan a afectar otras partes de la cara

La mayoría de los episodios de espasmos del párpado suelen desaparecer sin tratamiento luego de algunos días o semanas. De no ser así, puedes tratar de eliminar o disminuir las posibles causas.

Las causas más comunes del espasmo del párpado son estrés, fatiga y consumo de cafeína.

Para disminuir los espasmos, trata de hacer lo siguiente:

  • consume menos cafeína
  • duerme lo suficiente
  • mantén lubricadas la superficie y membranas del ojo con lágrimas artificiales de venta libre o con un colirio
  • aplícate compresas tibias en los ojos cuando comience un espasmo

El blefaroespasmo esencial benigno a veces se trata con inyecciones de toxina botulínica (Botox). Las inyecciones podrían aliviar los espasmos intensos por unos meses. Sin embargo, a medida que los efectos de la inyección disminuyen, podrías necesitar más inyecciones.

También se usa cirugía para extirpar algunos músculos y nervios de los párpados (miectomía) y tratar así los casos más graves de blefaroespasmo esencial benigno.

Si tienes episodios cada vez más frecuentes de espasmos del párpado, lleva un registro diario y anota cuando ocurran.

Presta atención a tu consumo de cafeína, tabaco y bebidas alcohólicas, así como al estrés y a cuánto duermes en los períodos previos a los espasmos de párpado y durante los mismos.

Si observas que los espasmos son más comunes cuando no duermes lo suficiente, haz el esfuerzo de acostarte entre 30 minutos a una hora antes para aliviar la tensión en los párpados y reducir la cantidad de espasmos.

Los espasmos de los párpados tienen muchas causas. El tratamiento que funciona y el pronóstico varían dependiendo de la persona.

Se están realizando investigaciones para determinar si existe un vínculo genético, pero no parece ser un trastorno hereditario.

Los espasmos relacionados con el estrés, la falta de sueño y otros factores de estilo de vida tienen el mejor pronóstico. Si la causa es una afección de salud subyacente, entonces el tratamiento de la afección subyacente es la mejor manera de aliviar los espasmos.