This image has an empty alt attribute; its file name is 8252-Therapy_for_Every_Budget-1296x728-Header.jpgShare on Pinterest
Ilustración por Brittany England

Encontrar un terapeuta es un gran paso para hacerte cargo de tu salud mental. Pero, a diferencia de un resfriado o una gripe, los trastornos mentales, como la ansiedad y la depresión, pueden tardar en curarse.

La Asociación Americana de Psicología (APA, por sus siglas en inglés) dice que se requiere de una gran variedad de sesiones. Algunas personas se sienten mejor después de ocho sesiones, y otras después de 6 meses. A veces, para los casos más graves, puede ser necesario uno o dos años.

Lo que esto significa: la terapia es un compromiso y, dependiendo de la cobertura de tu seguro médico, puede ser costosa.

Tener un seguro médico no garantiza que no tengas que pagar la terapia por adelantado. Los planes con deducibles elevados no cubrirán ningún gasto médico hasta que se haya alcanzado el deducible. Hasta ese momento, tendrás que pagar las citas de tu bolsillo.

A diferencia del copago de USD$10 a USD$30 del seguro, muchos terapeutas pueden cobrar entre USD$65 y USD$150 por sesión. En la mayoría de las áreas, el costo de la terapia es de entre USD$100 y USD$200.

Sin embargo, en ciudades caras como San Francisco, Los Ángeles y Nueva York, la terapia puede costar hasta USD$200 por sesión o más.

Para las personas que quieren hacer una cita con un terapeuta, pero no tienen los medios para desembolsar una cantidad significativa de efectivo, hay servicios disponibles que son económicos.

Para ayudarte a empezar, te proporcionamos una lista de opciones asequibles de atención a la salud mental.

Puedes encontrar terapia gratuita o de bajo costo en diferentes lugares. La siguiente lista incluye recursos para encontrar citas individuales, terapia de grupo, ofertas en línea y mucho más.

Terapeutas con escala proporcional (o móvil)

Los terapeutas con escala proporcional son psicoterapeutas, psicólogos y trabajadores sociales que ajustan sus honorarios por hora para que la terapia sea más asequible para el cliente.

Encontrar este tipo de terapeutas puede ser una buena opción si tienes que pagar de tu bolsillo el asesoramiento, o si tu proveedor de seguros no ofrece referencias a especialistas.

Todos los profesionales de salud mental están capacitados para tratar afecciones generales, como la ansiedad, la depresión y los trastornos de adaptación, pero no todos están especializados en el tratamiento de otras afecciones, como la depresión posparto, el duelo complicado o el trastorno de estrés postraumático (TEPT).

Las personas que buscan ayuda para este tipo de afecciones pueden beneficiarse de encontrar un especialista con escala proporcional.

Los directorios de salud mental, como FindTreatment.gov, permiten buscar terapeutas con tarifas de escala proporcional que ejercen en ciudades de todo Estados Unidos. Las tarifas se determinarán en función de sus ingresos. También hay una opción para buscar servicios gratuitos.

Otra opción es el Colectivo de Psicoterapia Open Path (Open Path Psychotherapy Collective). Es una red nacional de profesionales de la salud mental que cobran entre USD$30 y USD$80 por sesión. A diferencia de otros directorios de salud mental más extensos, este sitio web solo incluye a terapeutas con tarifas reducidas en la base de datos de búsqueda.

Servicios de salud mental gratuitos o de bajo costo

Si no tienes seguro médico y no puedes pagar de tu bolsillo la atención de salud mental, las clínicas comunitarias de salud mental de bajo costo o gratuitas pueden proporcionarte la atención que necesitas.

Estas clínicas cuentan con psicoterapeutas y psicólogos, pero a menudo pueden ampliar sus servicios con la asistencia de estudiantes de psicología, consejeros de salud mental y estudiantes de trabajo social que son supervisados por profesionales licenciados y con experiencia. Los servicios se prestan a menudo sin costo alguno, o a un precio muy reducido.

En las clínicas, los profesionales de salud mental ofrecen diversos servicios, como asesoramiento individual y familiar, control de la medicación y asesoramiento sobre trastornos por consumo de sustancias. También están capacitados para tratar una amplia gama de trastornos psicológicos, como la depresión, la ansiedad, el trastorno bipolar y la esquizofrenia.

Para encontrar una clínica en tu localidad, ponte en contacto con la línea de ayuda de la Alianza Nacional de Enfermedades Mentales (NAMI, National Alliance on Mental Illness) o visita MentalHealth.gov. Tu médico de atención primaria también puede ofrecerte recomendaciones en tu comunidad.

Aplicaciones de terapia

Las aplicaciones de terapia, como Talkspace y BetterHelp, te permiten ponerte en contacto con un terapeuta en línea o a través de un mensaje de texto. Los profesionales de salud y de negocios ocupados, las madres primerizas y los estudiantes suelen encontrar atractiva la teleterapia porque pueden hablar con sus terapeutas desde cualquier lugar.

Antes de registrarte en terapia en línea, completas un cuestionario de salud mental. Con base en esos resultados, a cada nuevo cliente se le asigna un psicoterapeuta.

Al igual que en la terapia presencial, las tarifas de la terapia en línea varían. Las tarifas de Talkspace son tan bajas como US$65 por semana, mientras que BetterHelp cobra entre US$60 y US$90 por semana. Sin embargo, algunas aplicaciones también pueden tener tarifas ocultas o cuotas de suscripción adicionales.

Según la APA, la terapia en línea puede ser tan útil como reunirse con un terapeuta en persona. Sin embargo, este tipo de atención no es para todos.

La APA advierte que las personas con problemas de salud mental más graves, como la esquizofrenia, el trastorno de estrés postraumático y los trastornos por consumo de sustancias, suelen necesitar más atención y cuidados de los que ofrece el tratamiento a distancia.

Además de la terapia en línea, las aplicaciones de salud mental, como Calm, Headspace y Expectful, pueden enseñar ejercicios de meditación, relajación y respiración. Estas aplicaciones no solo ayudan a las personas a crear un hábito diario de autocuidado, sino que las investigaciones demuestran que la meditación puede reducir el estrés y aumentar el bienestar.

Grupos de apoyo

Las personas que padecen trastornos alimentarios, depresión posparto, trastorno por consumo de alcohol y sustancias, y duelo o pérdida pueden beneficiarse de asistir a un grupo de apoyo.

Hay opciones tanto locales como en línea, dependiendo de tus necesidades. Debido a la pandemia de COVID-19, los grupos de apoyo en línea han aumentado su popularidad por mantener la seguridad de los pacientes.

Puedes encontrar grupos para varias afecciones, incluyendo:

  • grupos de apoyo a la depresión
  • grupos de apoyo a la ansiedad
  • grupos de apoyo a bipolares
  • grupos de apoyo a la sobriedad
  • grupos de apoyo al TOC
  • grupos de apoyo a los trastornos alimentarios
  • grupos de apoyo al TEPT

A diferencia de la terapia individual, los grupos de apoyo conectan a las personas con otras que están pasando por una experiencia similar. Mientras que los terapeutas individuales suelen evitar dar consejos directos, los grupos de apoyo permiten pedir la opinión de los demás.

También puede ser curativo escuchar a otras personas compartir sus historias porque te recuerda que no estás solo. Esto puede ser especialmente útil si estás haciendo frente a una enfermedad, como el cáncer, o apoyando a un ser querido con una enfermedad crónica o mental.

Al igual que en la terapia individual, es importante encontrar un grupo que se ajuste a tus necesidades. Antes de unirte a un grupo, puede ser útil preguntar al líder del grupo sobre la dinámica (es decir, cómo se relacionan los participantes entre sí) y averiguar la estructura del grupo.

Los grupos abiertos, como los círculos de apoyo a las nuevas madres, permiten a las participantes compartir en cualquier momento de la sesión. Los grupos estructurados, especialmente los que enseñan a los participantes una serie de habilidades para la vida, como la atención plena, pueden seguir un programa de estudios fijo cada semana.

Mental Health America ofrece una lista de recursos de grupos de apoyo especializados en su página web. Si a ti o a un ser querido le han diagnosticado recientemente una enfermedad, como cáncer o diabetes, los trabajadores sociales del hospital también pueden proporcionarte una lista de grupos de apoyo en la comunidad.

Por último, los costos de los grupos de apoyo pueden variar. Los grupos de apoyo a las adicciones, como Alcohólicos Anónimos, son gratuitos, mientras que otros grupos pueden cobrar una pequeña cuota.

Colegios y universidades locales

Muchos colegios y universidades con programas para profesionales de salud mental pueden tener médicos en formación que ofrecen tarifas reducidas. Estas clínicas suelen estar abiertas al público, y ofrecen tarifas de escala proporcional que pueden ser tan bajas como un dólar.

Estos estudiantes de posgrado trabajan bajo la supervisión de profesionales experimentados. Además, como tienen un número limitado de casos, es probable que pasen mucho tiempo analizando cómo ayudarte.

Algunas facultades pueden incluso contar con profesionales licenciados con un máster o un doctorado que ofrecen asesoramiento gratuito, de duración limitada y a corto plazo.

Encontrar un profesional dentro de la red

Si tienes un seguro médico, llama a tu aseguradora para saber si cubre los servicios de salud mental. Si lo hacen, pide la información de contacto de los proveedores de servicios locales que aceptan tu plan de seguro.

Muchos servicios de terapia en línea aceptan seguros, pero es importante volver a comprobar y preguntar si todo está cubierto, o si hay cantidades de copago y deducibles.

Si necesitas apoyo para una afección específica, pregunta por los profesionales que tratan esa afección. Tu plan de seguros puede permitirte trabajar con un experto en salud mental que esté fuera de la red, pero a un costo mayor.

Programas de asistencia al empleado (EAP, Employee Assistance Programs)

Es posible que tu empleador te ofrezca servicios de terapia gratuitos a través de un Programa de Asistencia al Empleado (EAP, en inglés). Los lugares de trabajo establecen este programa voluntario para proporcionar una serie de servicios confidenciales, como evaluaciones, asesoramiento a corto plazo, referencias e incluso ayuda de seguimiento, de forma gratuita o a bajo costo.

Estos servicios están destinados a ayudar con cualquier problema que afecte tu salud mental o emocional y, por ende, tu rendimiento laboral. Esto puede incluir cosas como:

  • consumo de alcohol o sustancias
  • trastornos psicológicos, como la ansiedad y la depresión
  • estrés
  • duelo
  • trauma
  • otros problemas familiares

Los servicios pueden ser internos (se ofrecen en tu empresa) o externos (referencias de ayuda en la comunidad local). Para saber qué servicios están disponibles en tu lugar de trabajo, ponte en contacto con tu departamento de recursos humanos.

Recursos comunitarios

También puede haber terapia gratuita en tu comunidad local. Encontrarla puede requerir un poco de investigación. Lugares como los centros comunitarios, los hospitales y las escuelas pueden ofrecer programas gratuitos, como grupos de apoyo. Los lugares de culto locales, iglesias, sinagogas, templos, etc., son recursos en los que también puedes encontrar este tipo de programas.

Ponte en contacto con estas organizaciones directamente para obtener más información o está atento a los folletos o anuncios en línea. Incluso es posible que oigas hablar de estos programas de boca en boca o a través de un profesional de salud.

Los servicios estatales financiados con fondos públicos pueden ser otra opción de terapia gratuita o de bajo costo. Si cumples los requisitos, tendrás acceso a determinados proveedores que participan en el programa de tu estado. Ponte en contacto con el departamento de salud mental de tu estado para obtener más información.

Las emergencias de salud mental, como los pensamientos suicidas, las agresiones sexuales y la violencia doméstica, requieren atención y cuidados inmediatos.

Si surgen estas crisis, estas líneas directas están disponibles a cualquier hora del día. Estas líneas de atención telefónica son atendidas por voluntarios y profesionales formados que proporcionan apoyo emocional y pueden ponerte en contacto con la ayuda que necesitas.

Prevención del suicidio

Si crees que alguien está en riesgo inmediato de autolesión o de herir a otra persona:

  • Llama al 911 o al número de emergencia local.
  • Quédate con la persona hasta que llegue la ayuda.
  • Retira cualquier arma de fuego, cuchillos, medicamentos u otras cosas que puedan causar daño.
  • Escucha, pero no juzgues, discutas, amenaces ni grites.

Si tú o alguien que conoces está considerando el suicidio, obtén ayuda de una línea de ayuda para crisis o prevención del suicidio. Prueba la Línea Nacional de Prevención del Suicidio al 1-888-628-9454 (en español).

Encontrar profesionales de salud mental a bajo costo puede ser un reto al principio, pero hay muchos recursos disponibles. Recuerda que tu salud mental es tan importante como tu salud física, y que no tiene por qué suponer un costo enorme para tus finanzas.

Si necesitas ayuda de inmediato, considera buscar un grupo de apoyo o llamar a tu universidad local. Si tienes un dispositivo digital y conexión a Internet, también puedes disponer de servicios de telemedicina.

Elegir al profesional de salud mental adecuado no tiene por qué ser caro, y los beneficios de contar con apoyo valdrán la pena a largo plazo.

Lee el artículo en inglés.


Traducción al español por HolaDoctor.

Edición en español el 20 de julio de 2022.

Versión original actualizada el 21 de febrero de 2022.

Última revisión médica realizada el 21 de febrero de 2022.