El tejido fibroglandular disperso se refiere a la densidad y composición de los senos. Una mujer con tejido mamario fibroglandular disperso tiene senos formados principalmente por tejido no denso, con algunas áreas de tejido denso. Cerca del 40 por ciento de las mujeres tiene este tipo de tejido mamario.

La densidad del tejido mamario se detecta durante una mamografía. Un examen físico no puede determinar con precisión la densidad del tejido mamario. Solo una prueba de imagen puede hacerlo.

¿Qué resultados debo esperar de una mamografía?

Durante una mamografía, el radiólogo buscará lesiones o manchas inusuales que puedan indicar cáncer. También examinará el tejido mamario e identificará diferentes características del tejido, incluyendo la densidad.

Una mamografía mostrará varios tipos de tejido mamario:

  • El tejido fibroso, también llamado tejido conectivo, se ve blanco en las mamografías. Es difícil ver a través de este tipo de tejido. Detrás de este tejido pueden esconderse tumores.
  • El tejido glandular, que incluye los conductos y los lóbulos de la leche, se ve de color blanco en una mamografía. También es difícil ver a través de este tejido, lo que significa que las lesiones o los puntos cuestionables pueden ser difíciles de detectar.
  • En una mamografía, la grasa es fácil de penetrar, por lo que aparecerá transparente o translúcida en el examen.

Luego, la densidad del tejido mamario se divide en cuatro categorías. Cada una de estas categorías está determinada por la proporción entre el tejido denso (opaco) y la grasa (translúcido).

En orden de menor a mayor densidad, estas categorías de tejido mamario son:

  1. Senos grasos. Si tus senos están compuestos casi en su totalidad por grasa no densa, se consideran senos grasos.
  2. Tejido mamario fibroglandular disperso. Esta categoría incluye los senos que tienen áreas de tejido denso, pero tienen una proporción más alta de grasa no densa.
  3. Densidad heterogénea. Para esta categoría, el seno incluye grasa no densa, pero más de la mitad del tejido del seno es denso.
  4. Densidad extrema. Cuando la mayor parte del tejido del seno es denso, la densidad se considera “extrema”. Los senos densos pueden tener seis veces más probabilidades de desarrollar cáncer de mama. La densidad extrema también dificulta que las mamografías detecten el cáncer de mama.

No está claro por qué algunas mujeres tienen un tipo de densidad mamaria y no otro, y cómo una mujer desarrolla el tipo de tejido mamario que tiene.

Las hormonas pueden influir. La exposición a hormonas, los niveles hormonales fluctuantes y los medicamentos que las contienen, como los anticonceptivos, pueden cambiar la proporción de densidad del tejido mamario de una mujer. Por ejemplo, el tejido mamario se vuelve menos denso durante la menopausia.

Esto coincide con una disminución de los niveles de estrógenos. Sin embargo, los médicos no consideran que las mujeres puedan hacer nada para alterar activamente su índice de densidad.

Algunos factores de riesgo aumentan las probabilidades de que una mujer tenga tejido denso:

  • Edad. El tejido mamario tiende a volverse menos denso con la edad. Las mujeres de 40 a 50 años suelen tener una mayor densidad de tejido mamario que las mujeres mayores de 60 años.
  • Medicamentos. Las mujeres que toman ciertos medicamentos hormonales pueden aumentar su riesgo de desarrollar tejido denso. Esto puede ser cierto para las mujeres que utilizan la terapia de reemplazo hormonal para aliviar los síntomas de la menopausia.
  • Estado de la menopausia. Las mujeres que son premenopáusicas a menudo tienen una mayor densidad mamaria que las mujeres que son posmenopáusicas.
  • Antecedentes familiares. La densidad mamaria parece ser hereditaria, por lo que puedes tener predisposición genética a tener senos densos. Pídele a tu madre y a otras mujeres de tu familia que compartan los resultados de sus mamografías.

La única forma precisa de medir y diagnosticar la densidad mamaria es con una mamografía.

Algunos estados requieren que los médicos te indiquen si tienes senos densos. La idea detrás de estas leyes es ayudar a las mujeres a comprender las medidas adicionales que pueden necesitar para ayudar a detectar el cáncer de mama.

El tejido mamario denso puede complicar el diagnóstico de cáncer de mama. Puede resultar difícil encontrar tumores entre el tejido mamario denso. Además, las mujeres con tejido mamario denso tienen un mayor riesgo de cáncer de mama en comparación con las mujeres cuyo tejido mamario es menos denso.

En lugar de tratar de alterar la densidad del tejido mamario, los médicos y los investigadores se centran en alentar a las mujeres a averiguar qué tipo de densidad mamaria tienen, y qué hacer con esa información.

Las mujeres que tienen tejido mamario denso, ya sea heterogéneamente denso o extremadamente denso, además de otros factores de riesgo de cáncer de mama, pueden necesitar pruebas adicionales de detección. Es posible que una mamografía no sea suficiente.

Estas pruebas de detección adicionales pueden incluir:

  • Mamografía 3D. Mientras tu radiólogo realiza una mamografía regular, también puede realizar una mamografía 3D o una tomosíntesis de mama. Esta prueba por imágenes toma imágenes de tu seno desde varios ángulos. Una computadora los combina para formar una imagen tridimensional de tu seno.
  • Imágenes por resonancia magnética (IRM). Una IRM es una prueba de imágenes que utiliza imanes, no radiación, para ver el interior del tejido. Esta prueba se recomienda para mujeres con senos densos que también tienen un mayor riesgo de cáncer de mama debido a otros factores, como mutaciones genéticas.
  • Ultrasonido. Un ultrasonido usa ondas sonoras para ver el tejido mamario denso. Este tipo de prueba por imágenes también se usa para investigar cualquier área del seno que genere preocupación.

Es importante saber qué tipo de densidad de tejido mamario tienes. El tejido mamario fibroglandular disperso es común. De hecho, cerca del 40 por ciento de las mujeres tienen este tipo de densidad del tejido mamario.

Las mujeres con densidad de tejido mamario fibroglandular disperso pueden tener áreas de tejido mamario que son más densas y difíciles de ver en una mamografía.

Sin embargo, la mayoría de los radiólogos no tendrá muchos problemas para ver áreas que pueden despertar preocupación en este tipo de mama.

Habla con tu médico sobre cuándo comenzar las pruebas de detección periódicas.

Si eres una mujer con un riesgo promedio de cáncer de mama, el Colegio de Médicos de Estados Unidos (ACP, por sus siglas en inglés) recomienda que:

  • hables de tus preferencias sobre la mamografía con tu médico si tienes 40 años o más; el riesgo que presentan las mamografías puede superar los beneficios
  • te hagas mamografías cada dos años si tiene entre 50 y 74 años
  • dejes de hacerte mamografías una vez que tengas 75 años o una esperanza de vida de 10 años o menos

Sin embargo, la Sociedad Americana Contra el Cáncer (ACS, por sus siglas en inglés) recomienda que las mujeres con un riesgo promedio tengan la opción de comenzar la detección anual a los 40 años. Si no comienzan las mamografías anuales a los 40 años, entonces deben comenzar la detección anual a los 45 años. Deben hacerse mamografías cada 2 años una vez que tengan 55.

Las pruebas de detección periódicas permiten a los médicos ver cambios a lo largo del tiempo, lo que puede ayudarlos a identificar cualquier área de preocupación. También puede ayudar a que los médicos detecten el cáncer temprano antes de que haya tenido la oportunidad de avanzar.

Si desconoces la densidad del tejido mamario, pregúntale a tu médico en tu próxima visita o antes de tu próxima mamografía. Después de la mamografía, utiliza estas preguntas para ayudar a iniciar la conversación:

  • ¿Qué tipo de tejido mamario tengo?
  • ¿Tengo tejido mamario denso?
  • ¿Cómo afecta el tejido mamario a mi mamografía y a la detección del cáncer de mama?
  • ¿Debería realizarme exámenes de detección adicionales además de la mamografía?
  • ¿Son mayores los riesgos de cáncer de mama debido a mi tipo de tejido mamario?
  • ¿Hay algo que pueda hacer para reducir el porcentaje de tejido mamario denso?
  • ¿Estoy tomando algún medicamento que pueda afectar el porcentaje del tejido denso?

Cuanto más sepas sobre tus riesgos, más proactiva podrás ser en el cuidado de tu cuerpo. Por lejos, la mejor manera de abordar el cáncer de mama es detectarlo temprano y comenzar el tratamiento de inmediato. Las mamografías y las pruebas de diagnóstico por imágenes pueden ayudarte a lograrlo.

Lee el artículo en inglés.