La presión arterial mide el alcance de la fuerza de la sangre en las paredes de tus vasos sanguíneos, a medida que tu corazón bombea. Esta se mide en milímetros de mercurio (mm Hg).

La presión arterial sistólica es el valor más alto en una lectura. Mide la presión en los vasos sanguíneos, a medida que tu corazón exprime la sangre hacia tu cuerpo.

La presión arterial diastólica es el valor más bajo en una lectura. Mide la presión en los vasos sanguíneos entre latidos del corazón, mientras tu corazón se llena con la sangre que regresa de tu cuerpo.

Es importante controlar tu presión arterial:

  • La hipertensión, o presión arterial demasiado alta, puede ponerte en riesgo de una enfermedad cardíaca, pérdida de la visión, deficiencia renal y accidente cerebrovascular.
  • La hipotensión, o presión arterial demasiado baja, puede ocasionar efectos secundarios graves, como mareos o desmayos. La presión arterial muy baja puede dañar los órganos al privarlos del flujo sanguíneo y oxígeno.

Para controlar tu presión arterial, necesitas conocer cuáles son los valores ideales y cuáles son causa de preocupación. A continuación, se encuentran los rangos de la presión arterial que se utilizan para diagnosticar la hipotensión e hipertensión en adultos.

En general, la hipotensión se relaciona más con los síntomas y situaciones específicas que con valores exactos. Los valores para la hipotensión sirven como una guía, mientras que los valores para la hipertensión son más precisos.

Sistólica (valor más alto)Diastólica (valor más bajo) Categorías de la presión arterial
90 o menor60 o menorhipotensión
91 a 11961 a 79normal
entre 120 y 129y menor que 80elevada
entre 130 y 139o entre 80 y 89etapa 1 de hipertensión
140 o mayoro 90 o mayoretapa 2 de hipertensión
mayor que 180mayor que 120 crisis hipertensiva

Cuando se observan estos valores, ten en cuenta que se necesita que solo uno de ellos sea muy alto para colocarte en una categoría de hipertenso. Por ejemplo, si tu presión arterial es 119/81, se consideraría en la etapa 1 de hipertensión

Niveles de presión arterial para niños

Los niveles de presión arterial son diferentes para niños y para adultos. Los objetivos de la presión arterial para niños se determinan mediante varios factores, como:

  • edad
  • género
  • estatura

Consulta con el pediatra de tu hijo si te preocupa su presión arterial. El pediatra puede explicarte las tablas y ayudarte a comprender la presión arterial del niño.

Existen unas cuantas maneras de verificar tu presión arterial. Por ejemplo, tu médico puede verificar tu presión arterial en su clínica. Muchas farmacias tienen disponibles estaciones de monitoreo de presión arterial gratuitas.

También puedes verificarla en casa con monitores de presión arterial. Estos están disponibles para la compra en farmacias y tiendas de suministros médicos.

La Asociación Americana del Corazón recomienda utilizar un monitor automático para medir la presión arterial en casa que se coloca en tu antebrazo. También están disponibles los monitores de presión arterial para la muñeca o dedos, pero es posible que no sean tan precisos.

Cuando te tomes la presión arterial, asegúrate de lo siguiente:

  • siéntate erguido, con tu espalda recta, pies apoyados y sin cruzar las piernas;
  • mantén tu antebrazo a la altura de tu corazón;
  • asegúrate de que el centro del brazalete se apoye directamente sobre el codo;
  • evita el ejercicio, la cafeína o fumar durante 30 minutos antes de tomarte la presión arterial.

Tu lectura puede indicar algún problema de presión arterial, incluso si solo uno de los valores es alto. No importa qué categoría de presión arterial tengas, es importante monitorearla regularmente. Habla con tu médico sobre la frecuencia con la que deberías verificarla en casa.

Anota los resultados en un diario de presión arterial y compártelo con él. Es buena idea tomarte la presión arterial más de una vez en un mismo día, con aproximadamente de tres a cinco minutos de diferencia.

Para la presión arterial alta

Si tienes presión arterial alta, tu médico debe vigilarla de cerca. Esto se debe a que es un factor de riesgo para la enfermedad cardíaca.

La presión arterial elevada es una condición que te pone en riesgo de desarrollar hipertensión. Si la tienes, tu médico puede sugerirte cambios en tu estilo de vida como consumir una dieta saludable para el corazón, reducir el consumo de alcohol y hacer ejercicio regularmente. Esto puede ayudarte a bajar tus valores de presión arterial. Es posible que no necesites medicamentos con receta médica.

Si tienes hipertensión en etapa 1, tu médico puede sugerirte cambios en el estilo de vida y medicamento. Puede recetarte medicamentos como píldoras de agua o diuréticos, un inhibidor de la enzima convertidora de angiotensina (ACE, en inglés), un bloqueador del receptor de la angiotensina II (ARB, en inglés) o un bloqueador del canal de calcio.

La etapa 2 de la hipertensión puede requerir tratamiento con cambios en el estilo de vida y una combinación de medicamentos.

Para la presión arterial baja

La presión arterial baja necesita un enfoque de tratamiento diferente. Es posible que tu médico no la trate del todo si no tienes síntomas.

La presión arterial baja con frecuencia es ocasionada por otra condición médica, como un problema de tiroides, efectos secundarios de medicamentos, deshidratación, diabetes o hemorragia. Tu médico posiblemente tratará esa condición primero.

Si no está claro por qué tu presión arterial está baja, las opciones de tratamiento pueden incluir:

  • comer más sal
  • beber más agua
  • utilizar calcetines para la compresión para ayudar a evitar que la sangre se acumule en tus piernas
  • tomar corticosteroides como fludrocortisona para ayudar a incrementar el volumen de la sangre

La presión arterial alta o baja no controlada puede causar complicaciones serias.

La presión arterial alta es mucho más común que la presión arterial baja. Es difícil saber cuándo tu presión arterial es alta, a menos que estés controlándola. La presión arterial alta no causa síntomas hasta que estás en una crisis hipertensiva. Una crisis hipertensiva requiere atención de emergencia.

Si no se controla, la presión arterial alta puede ocasionar:

  • accidente cerebrovascular
  • ataque cardíaco
  • disección aórtica
  • aneurisma
  • síndrome metabólico
  • daño renal o mal funcionamiento
  • pérdida de la visión
  • problemas de la memoria
  • líquido en los pulmones

Por otro lado, la presión arterial baja puede ocasionar:

  • mareos
  • desmayos
  • lesiones por caídas
  • daño cardíaco
  • daño cerebral
  • daño a otros órganos

Los cambios en el estilo de vida pueden ayudar a evitar la presión arterial alta. Prueba los siguientes consejos.

  • Consume una dieta saludable para el corazón que incluya suficientes frutas y vegetales, granos integrales, grasas saludables y proteínas bajas en grasa.
  • Reduce tu consumo de sodio. La Asociación Americana del Corazón recomienda mantener tu ingesta de sodio por debajo de 2400 miligramos (mg), e idealmente no más de 1500 mg al día.
  • Controla tus porciones para ayudarte a mantener un peso saludable.
  • Deja de fumar.
  • Haz ejercicio regularmente. Si actualmente no tienes actividad, empieza lentamente y trabaja hasta llegar a 30 minutos de ejercicio la mayoría de los días.
  • Practica técnicas para aliviar el estrés, como meditación, yoga y visualización. El estrés crónico o los eventos muy estresantes pueden aumentar la presión arterial, así que controlarlo puede ayudarte a manejar tu presión arterial.

Las personas con presión arterial alta crónica y no controlada tienen más probabilidad de desarrollar una condición mortal.

Si tienes presión arterial baja, tu pronóstico depende de su causa. Si es ocasionada por una condición subyacente no tratada, tus síntomas pueden aumentar.

Puedes reducir tu riesgo de complicaciones graves al controlar tu presión arterial alta o baja. Esto puede involucrar cambios en el estilo de vida y medicamentos, si te los recetan. Consulta con tu médico para determinar el mejor tratamiento para ti.

Leer el artículo en Inglés.