El azúcar agregado es probablemente el peor ingrediente en la dieta moderna.

Se ha relacionado con muchas enfermedades graves, incluso la obesidad, enfermedad cardíaca, diabetes y cáncer.

Es más, la mayoría de las personas consumen demasiado azúcar y con frecuencia, no tienen ni idea.

Afortunadamente, existen muchas maneras de endulzar los alimentos sin agregar azúcar. Este artículo explora 8 alternativas saludables que puedes usar en su lugar.

Para comenzar, simplemente no hay nada bueno del azúcar. No contiene proteína, grasas esenciales, vitaminas o minerales. Realmente no es necesario en la dieta.

De hecho, existe una larga lista de razones por las que deberías evitarlo.

El azúcar interfiere con las hormonas que regulan el hambre y saciedad en tu cuerpo. Esto puede ocasionar el incremento de la ingesta de calorías y aumento de peso.

También daña tu metabolismo, lo cual puede ocasionar el incremento de insulina y almacenamiento de grasa. De hecho, muchos estudios han determinado un fuerte vínculo entre el azúcar y la obesidad.

Es simple, las personas que consumen más azúcar son más propensas a tener sobrepeso u obesidad que aquellas que consumen menos.

La ingesta alta también se relaciona con algunas de las enfermedades más mortales del mundo, incluyendo enfermedad cardíaca, diabetes y cáncer.

Es más, el azúcar es adictivo. Ocasiona que la dopamina se libere en el centro de recompensas del cerebro, que es la misma respuesta que se activa con los medicamentos adictivos. Esto ocasiona ansias por comer y puede causar la sobreingesta.

En pocas palabras, el azúcar es increíblemente perjudicial y debería evitarse a toda costa. En su lugar, considera las siguientes 8 alternativas.

Estevia es un edulcorante natural que se extrae de las hojas de un arbusto de Sudamérica conocido científicamente como Stevia rebaudiana.

No contiene calorías y no se sabe de alguna relación con el aumento de peso.

De hecho, estudios humanos han demostrado que la estevia no está relacionada con ningún efecto adverso para la salud.

La estevia no solo es considerada segura, también se relaciona con algunos beneficios para la salud.

Varios estudios demuestran que el esteviósido, que es uno de los compuestos dulces en la estevia, puede reducir la presión arterial alta en 6–14 %.

También se ha demostrado que reduce el nivel de azúcar en la sangre y de insulina, lo cual puede ayudar a combatir la diabetes.

Es importante indicar que los dos distintos compuestos dulces que se extraen de la planta estevia: esteviósido y rebaudiósido A, tienen sabores ligeramente distintos.

Los productos etiquetados con “estevia” usualmente están disponibles en polvo o en su forma líquida y pueden contener alguno o ambos componentes en diversas cantidades.

Es por eso que algunas variedades saben mejor que otras, y es posible que esto requiera experimentar para encontrar el correcto para ti.

Por todo lo anterior, si necesitas endulzar algo, estevia es probablemente la opción más saludable.

Resumen: Estevia es 100% natural, no contiene calorías y no se conoce ningún efecto adverso para la salud. Se ha demostrado que reduce el nivel de azúcar en la sangre y de la presión arterial.

Xilitol es un polialcohol con un sabor dulce similar al del azúcar. Se extrae del maíz o madera de abedul y se encuentra en muchas frutas y vegetales.

El xilitol contiene 2.4 calorías por gramo, lo cual es 40% menos calorías que el azúcar.

Además, no incrementa los niveles de azúcar en la sangre ni de insulina.

La mayoría de los efectos dañinos relacionados con el azúcar regular se deben al alto contenido de fructosa. Sin embargo, el xilitol no contiene fructosa y, por lo tanto, no tiene efectos dañinos relacionados con el azúcar.

Por el contrario, el xilitol está relacionado con múltiples beneficios para la salud.

Varios estudios demuestran que puede mejorar la salud dental al reducir el riesgo de caries dental.

Además, el xilitol incrementa la absorción de calcio de tu cuerpo. Esto no solo es bueno para tus dientes, sino también para la densidad de tus huesos, lo cual puede ayudar a proteger contra la osteoporosis.

Generalmente, el xilitol es bien tolerado, pero ingerir demasiado puede ocasionar efectos secundarios digestivos como gases, distensión abdominal y diarrea.

También es importante tomar nota de que el xilitol es altamente tóxico para los perros. Si tienes un perro, es posible que desees mantener el xilitol fuera de su alcance o evitar tenerlo en casa.

Resumen: El xilitol es un polialcohol que contiene 40% menos calorías que el azúcar. Ingerirlo puede ofrecer beneficios dentales y proteger contra la osteoporosis.

Al igual que el xilitol, el eritritol es un polialcohol, pero contiene aún menos calorías.

En solo 0.24 calorías por gramo, el eritritol contiene 6% de las calorías de azúcar regular.

También sabe casi exactamente igual al azúcar, lo que facilita el cambio.

Tu cuerpo no tiene enzimas para descomponer el eritritol, por lo que la mayor parte del mismo se absorbe directamente en tu torrente sanguíneo y se excreta en tu orina sin modificación.

Por lo tanto, no parece tener los efectos dañinos que tiene el azúcar regular.

Además, el eritritol no aumenta los niveles de azúcar en la sangre, insulina, colesterol o triglicéridos.

Se considera seguro para el consumo humano y es muy bien tolerado.

Estudios en humanos demuestran que no existen efectos secundarios del eritritol cuando se consume a diario en un gramo por libra (0.45 kg) de peso corporal, aunque dosis más altas pueden ocasionar problemas digestivos menores en algunas personas.

Resumen: El eritritol es un polialcohol que sabe casi exactamente como el azúcar, pero contiene solamente 6% de las calorías. Es una excelente alternativa al azúcar, especialmente para personas con sobrepeso o diabetes.

El jarabe de yacón se extrae de la planta de yacón, la cual es nativa de Sudamérica y científicamente se conoce como Smallanthus sonchifolius.

Sabe dulce, es de color oscuro y tiene consistencia espesa, similar a la melaza.

Recientemente ha ganado popularidad como un suplemento para la pérdida de peso después de haber sido presentada en The Dr. Oz Show, un programa de televisión conducido por un médico famoso de Estados Unidos.

Aunque un pequeño estudio determinó que el jarabe de yacón ocasiona una pérdida de peso significativa en las mujeres con sobrepeso, se requieren más investigaciones para validarlo.

El jarabe de yacón contiene entre 40% y 50% de fructooligosacáridos, los cuales son un tipo especial de moléculas de azúcar que el cuerpo humano no puede digerir.

Debido a que estas moléculas de azúcar no se digieren, el jarabe de yacón contiene un tercio de las calorías del azúcar regular, o aproximadamente 1.3 calorías por gramo.

Es más, estudios demuestran que los fructooligosacáridos pueden disminuir la hormona del hambre grelina, que puede reducir el apetito y ayudarte a comer menos.

También alimenta a las bacterias buenas en tu intestino, que son increíblemente importantes para tu salud general.

Tener bacterias del intestino sanas se ha vinculado a un riesgo menor de diabetes y obesidad, inmunidad mejorada y mejor función cerebral.

Generalmente, el jarabe de yacón se considera seguro, pero consumir grandes cantidades puede ocasionar exceso de gases, diarrea o molestias digestivas generales.

Otra desventaja del jarabe de yacón es que no puedes cocinarlo ni hornearlo, ya que las temperaturas altas descomponen la estructura de los fructooligosacáridos.

En su lugar, puedes usar el jarabe de yacón para endulzar tu café o té, agregarlo a los aderezos de ensaladas o mezclarlo en el cereal.

Resumen: El jarabe de yacón contiene un tercio de las calorías del azúcar regular. También es muy alto en fructooligosacáridos, los cuales alimentan las bacterias buenas en el intestino y pueden ayudarte a perder peso.

Existen varios edulcorantes naturales que las personas preocupadas por la salud usan frecuentemente en lugar del azúcar. Estos incluyen azúcar de coco, miel, jarabe de maple o melaza.

Aunque estos edulcorantes naturales pueden contener un poco más de nutrientes que el azúcar regular, tu cuerpo todavía los metaboliza de la misma manera.

Dicho esto, los edulcorantes naturales que se describen a continuación son levemente “menos malos” que el azúcar regular. Sin embargo, todavía son formas de azúcar.

5. Azúcar de coco

El azúcar de coco se extrae de la savia de la palmera de coco.

Contiene unos cuantos nutrientes, incluyendo hierro, zinc, calcio y potasio, al igual que antioxidantes.

Además, tiene un índice glucémico más bajo que el azúcar, lo cual puede deberse en parte a su contenido de inulina.

La inulina es un tipo de fibra que ha demostrado reducir la absorción de glucosa.

Sin embargo, el azúcar de coco todavía es muy alto en calorías, contiene el mismo número de calorías por porción que el azúcar regular.

También es muy alto en fructosa, que es la razón principal por la que el azúcar es tan perjudicial.

Al final del día, el azúcar de coco es muy parecida al azúcar regular y debería usarse con moderación.

Resumen: El azúcar de coco contiene una pequeña cantidad de fibra y nutrientes. Por lo tanto, es levemente “menos malo” que el azúcar regular. Sin embargo, todavía es alto en fructosa y debería consumirse con moderación.

6. Miel

La miel es un líquido espeso, color amarillo que producen las abejas melíferas.

Contiene pequeñas cantidades de vitaminas y minerales, al igual que abundantes antioxidantes beneficiosos.

Consumir miel puede ayudar a incrementar los niveles de antioxidantes en tu sangre. Los altos niveles de antioxidantes en la sangre están vinculados a un riesgo menor de enfermedades.

De hecho, la miel ha demostrado que mejora varios factores de riesgo para las enfermedades.

Un estudio determinó que consumir miel durante ocho semanas, redujo significativamente el colesterol LDL “malo” y los triglicéridos en la sangre en personas con diabetes.

Además, incrementó el colesterol “bueno” HDL. Sin embargo, en el mismo estudio, un indicador de los niveles de azúcar en la sangre llamado HbA1c aumentó, lo que no es bueno.

Otro estudio determinó que consumir miel disminuía los niveles de proteína C reactiva (CRP, en inglés), que es una medida de inflamación.

Además, redujo la homocisteína, otro indicador de la sangre relacionado con la enfermedad.

También, ambos estudios demostraron que la miel tenía un poco menos de efectos dañinos en los niveles de azúcar en la sangre y el metabolismo que el azúcar regular.

Pero, a pesar del hecho de que los estudios han demostrado que la miel tiene algunos beneficios prometedores para la salud, todavía contiene fructosa, lo cual puede contribuir a cambiar en algo los padecimientos de salud.

En resumen, la miel aún es azúcar y no es completamente inofensiva.

Resumen: La miel contiene antioxidantes y pequeñas cantidades de vitaminas y minerales. Puede ofrecer algunos beneficios para la salud, pero al final del día, aún es azúcar y no debería consumirse en exceso.

7. Jarabe de maple

El jarabe de maple es un líquido espeso, azucarado, que se hace al cocinar la savia de los árboles de maple.

Contiene una cantidad aceptable de minerales, incluso calcio, potasio, hierro, zinc y manganeso.

También contiene al menos, 24 tipos diferentes de antioxidantes.

Un par de estudios de probeta indicaron que el jarabe de maple puede hasta tener beneficios anticancerígenos, pero se necesita más investigación para confirmarlo.

Aunque el jarabe de maple contiene algunos nutrientes benéficos y antioxidantes, tiene un contenido muy alto de azúcar. Tiene un índice levemente más bajo en glucemia que el azúcar regular, así que no puede incrementar los niveles de azúcar en la sangre tan rápidamente, pero aun así, los incrementa.

Al igual que el azúcar de coco y la miel, el jarabe de maple es una opción ligeramente mejor que el azúcar regular; sin embargo, todavía se debe consumir con moderación.

Resumen: El jarabe de maple contiene algunos minerales y más de 34 diferentes antioxidantes. Es levemente “menos malo” que el azúcar regular; sin embargo, no deberías esforzarte en consumirlo.

8. Melaza

La melaza es un líquido dulce, café con una consistencia espesa similar al jarabe. Esta se hace al hervir la caña de azúcar o el jugo de la remolacha azucarera.

Contiene un puñado de vitaminas y minerales, al igual que varios antioxidantes.

De hecho, la melaza negra es más alta en antioxidantes que la miel y el jarabe de maple.

Además, su alto contenido de potasio y calcio puede beneficiar la salud ósea y cardíaca.

En general, la melaza reemplaza especialmente el azúcar refinado, pero no existe una razón para agregarla a tu dieta, ya que aún es una forma de azúcar.

Resumen: La melaza contiene nutrientes que apoyan la salud ósea y cardíaca y pueden ayudar a regular los niveles de azúcar en la sangre. Sin embargo, todavía es alta en azúcar y debería consumirse con moderación.

Algunos edulcorantes alternativos pueden realmente ocasionar más daño que beneficio. Algunos incluso pueden ser más dañinos que el azúcar.

A continuación, encontrarás sustitutos del azúcar que deberías evitar.

Néctar de agave

El néctar de agave la produce la planta del agave.

Con frecuencia se comercializa como una alternativa saludable para el azúcar; sin embargo, probablemente es uno de los edulcorantes menos saludables en el mercado.

Consta de 85% de fructosa, la cual es mucho más alta que el azúcar regular.

Como se mencionó anteriormente, las altas cantidades de fructosa se relacionan especialmente con la obesidad y otras enfermedades graves.

Resumen: A pesar de ser comercializada como una alternativa saludable para el azúcar, el néctar de agave contiene aún más fructosa que el azúcar y debería evitarse.

Jarabe de maíz alto en fructosa

El jarabe de maíz alto en fructosa (HFCS, en inglés) es un edulcorante hecho del jarabe de maíz.

Comúnmente se usa para endulzar los alimentos procesados y sodas.

Como lo indica su nombre, es muy alto en fructosa.

Puede incrementar tu riesgo de aumentar de peso, obesidad, diabetes y otras enfermedades graves como el cáncer.

Es tan malo como el azúcar y debería evitarse a toda costa.

Aunque usualmente no utilices el HFCS como un ingrediente individual en tus recetas en casa, comúnmente se encuentra en las salsas, aderezos y otros condimentos con los que puedas estar cocinando.

Resumen: El jarabe de maíz alto en fructosa también es alto en fructosa dañina y debería evitarse por completo.

Consumir mucho azúcar se ha relacionado a varias enfermedades mortales, incluso la obesidad, diabetes, enfermedad cardíaca y cáncer.

Los edulcorantes en este artículo son buenas alternativas, aunque la palabra clave aquí es alternativas; significa que deberían usarse en lugar del azúcar refinado.

La estevia es probablemente la opción más saludable, seguida por el xilitol, eritritol y jarabe de yacón.

Los azúcares “menos malos”, como el jarabe de maple, melaza y miel, son ligeramente mejores que el azúcar regular, pero aún deberían usarse con moderación.

Como con la mayoría de las cosas en nutrición, la moderación es la clave.

Leer el artículo en Inglés.