La diabetes es un grupo de enfermedades metabólicas en el cual una persona tiene un nivel alto de azúcar en la sangre debido a problemas para procesar o producir insulina. La diabetes puede afectar a personas de cualquier edad, raza o sexo. Puede afectar a personas con cualquier estilo de vida.

Entre 1971 y 2000, la tasa de mortalidad de los hombres con diabetes disminuyó, según un estudio en Annals of Internal Medicine. Esta disminución es un reflejo de los avances en el tratamiento de la diabetes.

Pero el estudio también indica que la tasa de mortalidad de las mujeres con diabetes no mejoró. Además, la diferencia en las tasas de mortalidad entre las mujeres que tenían diabetes y las que no aumentó más del doble.

La tasa de mortalidad fue mayor entre las mujeres, pero ha habido un cambio en la distribución por sexo de la diabetes tipo 2 que muestra tasas más altas en los hombres.

Los hallazgos enfatizan cómo la diabetes afecta a mujeres y hombres de manera diferente. Las razones incluyen lo siguiente:

  • las mujeres suelen recibir un tratamiento menos agresivo para los factores de riesgo cardiovascular y las afecciones relacionadas con la diabetes.
  • algunas de las complicaciones de la diabetes en mujeres son más difíciles de diagnosticar.
  • las mujeres con frecuencia presentan enfermedades cardíacas diferentes a las de los hombres.
  • las hormonas y la inflamación actúan de manera diferente en las mujeres.

Las estadísticas más recientes de 2015 encontraron que en los Estados Unidos 11.7 millones de mujeres y 11.3 millones de hombres fueron diagnosticados con diabetes.

Los informes globales de 2014 de la Organización Mundial de la Salud (OMS) indican que había un estimado de 422 millones de adultos con diabetes, en comparación con los 108 millones reportados en 1980.

Si eres una mujer con diabetes, puedes experimentar muchos de los síntomas de un hombre. Sin embargo, algunos síntomas solo los tienen las mujeres. Cuanto más entiendas sobre estos síntomas mejor podrás identificar la diabetes y recibir tratamiento temprano.

Los síntomas exclusivos de las mujeres incluyen:

1. Infecciones micóticas vaginales y orales y candidiasis vaginal

Un sobrecrecimiento micótico causado por el hongo Candida puede causar infecciones vaginales y orales por hongos y candidiasis vaginal. Estas infecciones son comunes en mujeres.

Cuando se desarrolla una infección en el área vaginal, los síntomas incluyen:

  • picazón
  • dolor
  • flujo vaginal
  • dolor durante las relaciones sexuales

Las infecciones micóticas orales a menudo causan una capa blanca en la lengua y dentro de la boca. Los altos niveles de glucosa en la sangre desencadenan el crecimiento de hongos.

2. Infecciones urinarias

El riesgo de una infección del tracto urinario (ITU) es mayor en las mujeres con diabetes. Las infecciones urinarias se desarrollan cuando las bacterias ingresan al tracto urinario. Estas infecciones pueden causar:

  • dolor al orinar
  • sensación de ardor
  • orina con sangre o turbia

Existe el riesgo de sufrir una infección renal si estos síntomas no se tratan.

Las infecciones urinarias son comunes en las mujeres con diabetes, principalmente porque el sistema inmunitario está comprometido debido a la hiperglucemia.

3. Disfunción sexual femenina

La neuropatía diabética se presenta cuando la glucemia alta daña las fibras nerviosas. Esto puede provocar hormigueo y pérdida de sensibilidad en diferentes partes del cuerpo, que incluyen:

  • manos
  • pies
  • piernas

Esta afección también puede disminuir la sensación en el área vaginal y el deseo sexual de una mujer.

4. Síndrome de ovario poliquístico

Este trastorno se presenta cuando una persona produce una mayor cantidad de hormonas masculinas y tiene una predisposición a contraer SOP. Los signos del síndrome de ovario poliquístico (SOP) incluyen:

  • períodos irregulares
  • aumento de peso
  • acné
  • depresión
  • infertilidad

El SOP también puede causar un tipo de resistencia a la insulina que se traduce en niveles elevados de azúcar en la sangre y aumenta el riesgo de desarrollar diabetes.

Tanto los hombres como las mujeres pueden experimentar los siguientes síntomas de diabetes sin diagnosticar:

  • aumento de la sed y el hambre
  • micción frecuente
  • pérdida o ganancia de peso sin causa obvia
  • fatiga
  • visión borrosa
  • heridas que cicatrizan lentamente
  • náuseas
  • infecciones de la piel
  • parches de piel más oscura en áreas del cuerpo con arrugas
  • irritabilidad
  • aliento con un olor dulce, afrutado o parecido a la acetona
  • menor sensación en manos o pies

Es importante tener en cuenta que muchas personas con diabetes tipo 2 no tienen síntomas apreciables.

A algunas mujeres les preocupa si el embarazo es seguro. La buena noticia es que puedes tener un embarazo saludable después de un diagnóstico de diabetes tipo 1 o tipo 2. Pero es importante controlar tu afección antes y durante el embarazo para evitar complicaciones.

Si tienes planificado quedar embarazada, es mejor que tus niveles de glucosa en la sangre estén lo más cerca posible de tu rango objetivo antes de que esto suceda. Tus rangos objetivos cuando estás embarazada pueden ser diferentes de los rangos cuando no lo estás.

Si tienes diabetes y estás embarazada o esperas quedar embarazada, habla con tu médico sobre las mejores formas de controlar tu salud y la de tu bebé. Por ejemplo, tus niveles de glucosa en la sangre y tu estado general de salud deben controlarse antes y durante tu embarazo.

Cuando estás embarazada, la glucosa en la sangre y las cetonas se transportan a través de la placenta hasta el bebé. Los bebés requieren energía de la glucosa al igual que tú. Pero los bebés corren el riesgo de defectos de nacimiento si tus niveles de glucosa son demasiado altos. Si transfieres niveles altos de azúcar en la sangre a tu bebé no nacido lo pones en riesgo de sufrir afecciones que incluyen:

  • deficiencias cognitivas
  • retrasos en el desarrollo
  • presión arterial alta

La diabetes gestacional solo se presenta en mujeres embarazadas y es diferente de la diabetes tipo 1 y tipo 2. La diabetes gestacional ocurre en aproximadamente 9.2% de los embarazos.

Las hormonas del embarazo interfieren con el funcionamiento de la insulina. Esto hace que el cuerpo produzca más. Pero para algunas mujeres, todavía no es suficiente insulina, por lo que desarrollan diabetes gestacional.

La diabetes gestacional suele desarrollarse en las últimas etapas del embarazo. En la mayoría de las mujeres, esta afección desaparece después del embarazo. Si has padecido de diabetes gestacional, tu riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 aumenta. Tu médico puede recomendar pruebas de diabetes y prediabetes cada cierto número de años.

Según la Oficina de Salud de la Mujer (OSM) del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos, estás en riesgo de diabetes tipo 2 si:

  • tienes más de 45 años
  • tienes sobrepeso o eres obesa
  • tienes antecedentes familiares de diabetes (padre/madre o hermano)
  • eres afroamericana, nativa americana, nativa de Alaska, hispana, asiáticaamericana o nativa de Hawái
  • diste a luz a un bebé que pesaba más de 9 libras al nacer
  • tuviste diabetes gestacional
  • tienes presión arterial alta
  • tienes colesterol alto
  • haces ejercicio menos de tres veces a la semana
  • tienes otras afecciones de salud relacionadas con problemas por el uso de insulina, como SOP
  • tienes antecedentes de enfermedad cardíaca o accidente cerebrovascular

En todas las etapas de la vida, el cuerpo de las mujeres presenta obstáculos para controlar la diabetes y el azúcar en la sangre. Los desafíos pueden ocurrir debido a que:

  • algunas píldoras anticonceptivas pueden aumentar la glucosa en la sangre. Para mantener un nivel saludable de glucosa en la sangre, pregúntale a tu médico acerca de cambiar a una píldora anticonceptiva de baja dosis.
  • la glucosa en el cuerpo te puede causar infecciones micóticas. Esto es porque la glucosa acelera el crecimiento de hongos. Existen medicamentos de venta libre y con receta para tratar las infecciones micóticas. Puedes evitar las posibles infecciones micóticas si mantienes un mejor control de tu azúcar en la sangre. Utiliza la insulina como te la recetaron, haz ejercicio regularmente, reduce tu consumo de carbohidratos, elige alimentos con bajo índice glucémico y controla tu azúcar en la sangre.

Puedes tomar medidas para prevenir o retardar la diabetes, evitar complicaciones y controlar los síntomas.

Medicamentos

Existen medicamentos que puedes tomar para controlar los síntomas y las complicaciones de la diabetes. Existen muchas clases nuevas de medicamentos para la diabetes, pero los medicamentos que recomiendan al inicio de la afección incluyen:

  • terapia con insulina para todas las personas con diabetes tipo 1
  • metformina (Glucophage), que reduce el azúcar en la sangre

Cambios en el estilo de vida

Los cambios en el estilo de vida te pueden ayudar a controlar la diabetes. Entre ellos:

  • ejercítate y mantén un peso saludable
  • evita fumar
  • lleva una dieta centrada en frutas, vegetales y granos integrales
  • controla tu nivel de azúcar en la sangre

Remedios alternativos

Las mujeres con diabetes pueden probar una variedad de remedios alternativos para controlar sus síntomas, entre ellos:

  • tomar suplementos como cromo o magnesio
  • comer más brócoli, trigo sarraceno, salvia, guisantes y semillas de fenogreco
  • tomar suplementos vegetales

Recuerda consultar con tu médico antes de probar cualquier tratamiento nuevo. Incluso si es natural, pueden interferir con los tratamientos o medicamentos que tomas.

La diabetes suele causar una variedad de complicaciones. Algunas de las complicaciones que las mujeres con diabetes deben conocer incluyen:

  • Desórdenes alimenticios. Algunas investigaciones sugieren que los desórdenes alimenticios son más comunes en mujeres con diabetes.
  • Enfermedad coronaria. Muchas mujeres con diabetes tipo 2 ya tienen enfermedad cardíaca cuando se les diagnostica (incluso las mujeres jóvenes).
  • Afecciones de la piel. Estas incluyen infecciones bacterianas o micóticas.
  • Daño en los nervios. Puede provocar dolor, problemas de circulación o pérdida de sensibilidad en las extremidades afectadas.
  • Daño en los ojos. Este síntoma puede producir la ceguera.
  • Daño en el pie. Si no se trata con prontitud, esto puede llevar a la amputación.

No hay cura para la diabetes. Una vez recibido el diagnóstico, solo puedes controlar tus síntomas.

Un estudio reciente concluyó que las mujeres con diabetes tienen un 40% más de probabilidades de morir a causa de la enfermedad.

El estudio también encontró que las personas con diabetes tipo 1 tienen una esperanza de vida más corta que la población general. La esperanza de vida en personas con diabetes tipo 1 puede verse disminuida en 20 años, y para las personas con diabetes tipo 2 en 10 años.

Una variedad de medicamentos, cambios en el estilo de vida y remedios alternativos te puede ayudar a controlar los síntomas y mejorar tu salud en general. Consulta a tu médico antes de comenzar cualquier tratamiento nuevo, incluso si crees que es seguro.

Leer el artículo en Inglés.