¿Qué es la hepatitis C?

  • infección
  • medicamentos
  • toxinas
  • procesos autoinmunes

¿Cuáles son los diferentes tipos de hepatitis C?

Hay dos tipos de hepatitis C: hepatitis C aguda y hepatitis C crónica. El tiempo que duren los síntomas dependerá del tipo que se tenga. En el caso de la hepatitis C aguda, los síntomas son más a corto plazo y duran seis meses o menos. Sin embargo, puede conducir a hepatitis crónica. Es posible que una persona tenga hepatitis crónica toda su vida porque al cuerpo le cuesta deshacerse del virus. Los investigadores no saben con certeza por qué algunas personas desarrollan la forma crónica de la enfermedad.

¿Cuáles son los síntomas de la hepatitis C?

Primeros síntomas

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés), hasta el 80% de las personas con hepatitis C aguda no experimentarán síntomas. En ciertos casos, las personas tendrán síntomas al poco tiempo de haberse infectado. Estos síntomas pueden ser leves o severos e incluyen:
  • fiebre
  • sentirse cansado
  • falta de apetito
Si desarrollas síntomas de hepatitis C poco después de la infección, también podría presentarse:
  • náuseas y vómitos
  • dolor de estómago
  • dolor articular o muscular
  • anormalidades al orinar o defecar
  • ojos o piel amarillos
Los primeros síntomas suelen aparecer alrededor de seis o siete semanas después de la exposición al virus de la hepatitis C.

Síntomas tardíos

Algunas personas podrían desarrollar síntomas de hepatitis C dentro de las dos semanas después de haberse infectado. Para otros podría pasar más tiempo antes de notar los síntomas. Pueden pasar de 6 meses a 10 años o más antes de que alguien con el virus note algún síntoma. Esto se debe a que el virus puede tardar años en causar daño hepático.

¿Cómo se diagnostica la hepatitis C?

Dado que puede ser difícil determinar si has contraído hepatitis C con base en los síntomas, puedes hacerte una prueba para detectarlo. Un simple análisis de sangre puede confirmar si has contraído la afección. Después de que el médico obtenga los resultados de su prueba de sangre, podría recomendarte hacer una biopsia de hígado para determinar si existe daño hepático por hepatitis C crónica.

¿Cómo se trata la hepatitis C?

Hasta hace unos cuantos años, no se contaba con fármacos para tratar la hepatitis C. Sin embargo, ya se han aprobado medicamentos para curar la enfermedad. Si tienes síntomas o descubres que tienes una infección crónica asintomática, tu médico podría remitirte a un especialista en hígado que pueda ayudarte a determinar el mejor curso de tratamiento. Tu médico también puede controlar tus síntomas y realizar pruebas de sangre para confirmar si ciertos tratamientos están siendo efectivos para ti.

¿Cómo se previene la hepatitis C?

Es difícil saber si tienes hepatitis C basándote en los síntomas. Asegúrate de practicar medidas preventivas para protegerte del desarrollo de la afección:
  • Practica sexo seguro para evitar contraer enfermedades de transmisión sexual.
  • Si te haces tatuajes o piercings, asegúrate de que quien te los haga use agujas estériles.
  • Evita compartir agujas.
Si crees que puedes haber contraído hepatitis C, habla con tu médico tan pronto como sea posible. Puedes ayudar a prevenir daños hepáticos si comienzas el tratamiento de inmediato. Leer el artículo en Inglés