La deficiencia de hierro ocurre cuando tu cuerpo no tiene suficiente hierro mineral.

Tu cuerpo necesita hierro para producir hemoglobina, una proteína en los glóbulos rojos que les permite transportar el oxígeno alrededor del cuerpo.

Si tu cuerpo no tiene suficiente hemoglobina, tus tejidos y músculos no recibirán suficiente oxígeno para poder funcionar con eficiencia. Esto causa una afección llamada anemia.

Aunque existen diferentes tipos de anemia, la anemia por deficiencia de hierro es la más común en todo el mundo.

Las causas comunes de la deficiencia de hierro incluyen:

  • ingesta inadecuada de hierro debido a una dieta que no provee las necesidades nutricionales diarias o que es extremadamente restringida
  • enfermedad inflamatoria del intestino
  • aumento de requerimiento de hierro durante el embarazo
  • pérdida de sangre por menstruaciones intensas o hemorragia interna

La deficiencia de hierro puede causar síntomas que pueden afectar tu calidad de vida. Estos incluyen dificultad para respirar, cansancio y poca concentración.

Las señales y síntomas de deficiencia de hierro varían dependiendo de:

  • la gravedad de la anemia
  • cuán rápido se desarrolla
  • tu edad
  • tu estado de salud actual

En algunos casos, las personas no experimentan síntomas.

A continuación, 10 señales y síntomas de deficiencia de hierro, empezando con la más común.

Share on Pinterest
Carl Smith/Getty Images

Sentirse muy cansado es uno de los síntomas más comunes de la deficiencia de hierro. Este síntoma es común en las personas que no tienen suficiente hierro.

Esta fatiga sucede debido a que tu cuerpo carece del hierro que necesita para producir una proteína llamada hemoglobina, la cual ayuda a transportar oxígeno alrededor del cuerpo.

Sin suficiente hemoglobina, menos oxígeno llega a tus tejidos y músculos, privándolos de energía. Tu corazón también tiene que trabajar más duro para mover sangre más rica en oxígeno alrededor de tu cuerpo, lo cual puede hacerte sentir cansado.

Ya que el cansancio con frecuencia se considera una parte normal de una vida atareada y moderna, es difícil diagnosticar la deficiencia de hierro solo con este síntoma.

Sin embargo, muchas personas con deficiencia de hierro experimentan baja energía junto con debilidad, sensación irritable o dificultad para concentrarse.

RESUMEN

La fatiga es uno de los síntomas más comunes de la deficiencia de hierro. Esto se debe a que menos oxígeno llega a los tejidos del cuerpo, privándolos de energía.

La piel pálida o el color pálido en el interior de los párpados inferiores son otras señales comunes de la deficiencia de hierro.

La hemoglobina en los glóbulos rojos le da a la sangre su color rojo, así que los niveles bajos durante la deficiencia de hierro hacen que la sangre sea menos roja. Es por eso que la piel puede perder su color saludable o calidez en las personas con deficiencia de hierro.

Esta palidez en las personas con deficiencia de hierro puede aparecer en todo el cuerpo o puede limitarse a un área. Esto incluye:

  • cara
  • encías
  • interior de los labios o párpados inferiores
  • uñas

Con frecuencia, esta es una de las primeras cosas que los médicos observarán como señal de deficiencia de hierro. Sin embargo, debería confirmarse con una prueba de sangre.

La palidez se observa más comúnmente en casos moderados o graves de anemia.

Si mueves tu párpado inferior hacia abajo, la capa interior debería ser de color rojo fuerte. Si es un rojo muy pálido o amarillo, esto puede indicar que tienes deficiencia de hierro. En las personas con tonos de piel más oscuros, esta puede ser la única área en la que se note.

RESUMEN

La palidez en las áreas como la cara, interior de los párpados inferiores o las uñas puede ser una señal de deficiencia de hierro moderada o grave. Esto es causado por niveles más bajos de hemoglobina, que le da a la sangre su color rojo.

La hemoglobina permite que tus glóbulos rojos transporten oxígeno a todo tu cuerpo.

Cuando los niveles de hemoglobina son bajos durante la deficiencia de hierro, los niveles de oxígeno también serán bajos. Esto significa que tus músculos no recibirán suficiente oxígeno para realizar las actividades básicas, como caminar.

Como resultado, tu frecuencia respiratoria aumentará a medida que tu cuerpo intenta obtener más oxígeno. Por eso, la dificultad para respirar es un síntoma común.

Si te das cuenta que tienes falta de aliento realizando las tareas normales y diarias que solías considerar sencillas, como caminar, subir escaleras o hacer ejercicio, la deficiencia de hierro podría ser la responsable.

RESUMEN

La dificultad para respirar es un síntoma de la deficiencia de hierro, ya que los niveles bajos de hemoglobina significan que el cuerpo no puede transportar oxígeno a los músculos y tejidos de manera efectiva.

La deficiencia de hierro puede causar dolores de cabeza, particularmente en las mujeres.

Este síntoma parece ser menos común que otros y con frecuencia ocurre con aturdimiento y mareo.

La relación entre la deficiencia de hierro y los dolores de cabeza todavía no es clara.

Los dolores de cabeza pueden ocurrir porque los niveles bajos de hemoglobina en los glóbulos rojos significan que no llega suficiente oxígeno a tu cerebro. Como resultado, los vasos sanguíneos en el cerebro se pueden inflamar, causando presión y dolores de cabeza.

Aunque existen muchas causas para los dolores de cabeza, los mareos y dolores de cabeza frecuentes y recurrentes podrían ser una señal de deficiencia de hierro.

RESUMEN

Los dolores de cabeza y los mareos podrían ser una señal de deficiencia de hierro. La falta de hemoglobina puede significar que no llega suficiente oxígeno al cerebro, posiblemente causando que los vasos sanguíneos se inflamen y creen presión.

Los latidos evidentes, también conocidos como palpitaciones del corazón, pueden ser otro síntoma de anemia por deficiencia de hierro.

El vínculo entre la deficiencia de hierro, la anemia y los problemas cardíacos todavía está en estudio, pero puede relacionarse con el suministro de oxígeno.

La hemoglobina es la proteína en los glóbulos rojos que ayuda a transportar el oxígeno a todo el cuerpo. En la deficiencia de hierro, los niveles bajos de hemoglobina significan que el corazón tiene que trabajar más duro para transportar el oxígeno.

Esto puede causar un ritmo cardíaco irregular o la sensación de que tu corazón está latiendo anormalmente rápido.

En casos extremos, puede causar un corazón agrandado, soplo del corazón o insuficiencia cardíaca.

Sin embargo, estos síntomas tienden a ser mucho menos comunes. Necesitarías tener deficiencia de hierro por un tiempo prolongado para experimentarlos.

RESUMEN

En casos de deficiencia de hierro, el corazón tiene que trabajar muy duro para transportar el oxígeno a todo el cuerpo. Esto puede causar ritmo cardíaco irregular o rápido y hasta soplo del corazón, un corazón agrandado o insuficiencia cardíaca.

La piel y el cabello secos y dañados pueden ser señales de deficiencia de hierro.

La deficiencia de hierro reduce el nivel de hemoglobina en sangre, lo que puede reducir la cantidad de oxígeno disponible para las células, lo que causa el crecimiento del cabello.

Cuando la piel y el cabello no reciben oxígeno, pueden secarse y debilitarse.

La deficiencia de hierro también está relacionada con la pérdida de cabello y alguna investigación sugiere que esta podría ser la causa.

Es completamente normal que se caiga algo de cabello al lavarlo y peinarlo todos los días. Si pierdes mechones de cabello o mucho más de lo normal, podría relacionarse con la deficiencia de hierro.

RESUMEN

La piel y el cabello pueden recibir menos oxígeno de la sangre durante la deficiencia de hierro, lo que hace que se sequen y dañen. En casos más graves, esto puede causar pérdida de cabello.

Algunas veces solo ver adentro o alrededor de tu boca puede indicar si tienes anemia por deficiencia de hierro.

Las señales incluyen cuando tu lengua se hincha, inflama, está pálida o está extrañamente suave.

La deficiencia de hierro también puede causar otros síntomas alrededor de tu boca. Estos incluyen:

  • boca seca
  • una sensación de ardor en tu boca
  • grietas rojas y con dolor en las comisuras de tu boca
  • úlceras bucales
RESUMEN

Una lengua dolorida, inflamada o extrañamente suave también puede ser una señal de anemia por deficiencia de hierro. Las grietas en las comisuras de la boca también pueden ser una señal.

La deficiencia de hierro se ha relacionado al síndrome de las piernas inquietas.

El síndrome de las piernas inquietas es una fuerte necesidad de mover las piernas cuando estás descansando. También puede causar sensaciones desagradables y de movimientos o picazón extraña en tus pies y piernas.

Usualmente empeora durante la noche, lo que significa que puedes tener dificultad para dormir.

Las causas del síndrome de las piernas inquietas no se comprenden completamente.

Sin embargo, aproximadamente el 25 por ciento de las personas con anemia por deficiencia de hierro tienen el síndrome de las piernas inquietas. La prevalencia del síndrome de las piernas inquietas es nueve veces más alta en personas con deficiencia de hierro en comparación con la población general.

RESUMEN

Las personas con anemia por deficiencia de hierro tienen una probabilidad más alta de experimentar el síndrome de las piernas inquietas. Esta es una fuerte necesidad de mover las piernas cuando estás descansando.

Un síntoma mucho menos común de la deficiencia de hierro es las uñas frágiles o en forma de cuchara. A esta afección se le llama coiloniquia.

Usualmente, la primera señal es uñas frágiles que se astillan y agrietan fácilmente.

En etapas posteriores de la deficiencia de hierro, las uñas en forma de cuchara pueden aparecer a la mitad de la uña y en donde empiezan los bordes para dar una apariencia como la de una cuchara.

Sin embargo, este es un efecto secundario raro que ocurre solo en aproximadamente el 5 por ciento de las personas con deficiencia de hierro. Usualmente solo se observa en casos graves de anemia por deficiencia de hierro.

RESUMEN

Las uñas frágiles o en forma de cuchara pueden ser un indicador de anemia por deficiencia de hierro más grave.

Existen varias otras señales de que tu hierro podría estar bajo. Estas tienden a ser menos comunes y pueden relacionarse con muchas afecciones además de la deficiencia de hierro.

Otras señales de anemia por deficiencia de hierro incluyen:

  • Antojos extraños. Un deseo por alimentos extraños o artículos no alimenticios llamado “pica”. Usualmente incluye deseos de comer hielo, arcilla, tierra, yeso o papel y podría ser una señal de deficiencia de hierro. También puede ocurrir durante el embarazo.
  • Sentirse deprimido. La anemia por deficiencia de hierro puede relacionarse con la depresión en los adultos. Las mujeres embarazadas con deficiencia de hierro también pueden tener una probabilidad más alta de desarrollar depresión.
  • Manos y pies fríos. La deficiencia de hierro significa que menos oxígeno está llegando a tus manos y pies. Algunas personas pueden sentir el frío con más facilidad en general o tener las manos y los pies fríos.
  • Infecciones más frecuentes. Debido a que el hierro es necesario para un sistema inmunitario saludable, su carencia puede incrementar tu riesgo de infecciones.
RESUMEN

Otras señales más genéricas de la deficiencia de hierro pueden incluir desear alimentos extraños, sensación de depresión, manos y pies fríos, y un mayor riesgo de infecciones.

Si piensas que tienes anemia por deficiencia de hierro, considera los siguientes pasos.

Consulta con tu médico

Si consideras que muestras señales o síntomas de deficiencia de hierro, haz una cita para hablar con tu médico.

Si tu médico confirma que tienes deficiencia de hierro, generalmente no es simple de tratar. Tu médico posiblemente recomendará que aumentes tu ingesta de hierro en tu dieta o que tomes suplementos de hierro.

Trata de asegurarte de recibir suficiente hierro a través de alimentos reales en tu dieta. Solo toma suplementos si tu médico los recomienda.

El objetivo principal del tratamiento es restaurar los niveles normales de hemoglobina y reabastecer las reservas de hierro.

Tu médico desarrollará un plan de tratamiento que se ajuste mejor a tus necesidades médicas.

Come alimentos ricos en hierro

Si tu médico considera que tu deficiencia de hierro puede ser causada por la falta de hierro en tu dieta, considera consumir más alimentos ricos en hierro, como:

  • carne roja, como carne de res, y de cerdo y aves
  • vegetales de hojas verdes oscuras, como la espinaca y la col rizada
  • frutas deshidratadas, como dátiles y albaricoques
  • guisantes, frijoles y otras legumbres
  • mariscos
  • alimentos fortificados con hierro
  • semillas y maníes
  • vísceras

Ayuda a mejorar tu absorción de hierro

De forma más importante, consumir vitamina C ayudará a tu cuerpo a absorber mejor el hierro. Prueba comer suficientes alimentos ricos en vitamina C, como frutas y vegetales.

También puede ayudar evitar ciertos alimentos que, cuando se consumen en grandes cantidades, pueden impedir que tu cuerpo absorba el hierro. Estos incluyen té, café y alimentos con alto contenido de calcio como los productos lácteos y cereales integrales fortificados con calcio.

Toma suplementos de hierro si tu médico los recomienda

Solo deberías tomar suplementos de hierro si tu médico confirma que tienes deficiencia de hierro o estás en riesgo de tenerla y no puedes cubrir tus necesidades solo con una dieta.

Si tomas un suplemento de hierro, intenta tomarlo con jugo de naranja para mejorar tu absorción de hierro o usar un suplemento que incluya vitamina C.

Ten presente que tomar suplementos de hierro puede causar algunos efectos secundarios. Estos incluyen:

  • dolor de estómago
  • estreñimiento o diarrea
  • acidez estomacal
  • náusea o vómitos
  • heces de color negro

Sin embargo, estos efectos secundarios pueden minimizarse al tomar tipos específicos de suplementos de hierro que pueden reducir los efectos negativos como el quelato de bisglicinato ferroso.

Consulta con tu médico si estás experimentando efectos secundarios relacionados con los suplementos de hierro.

RESUMEN

Si piensas que tienes anemia por deficiencia de hierro, consulta con tu médico. Te puede recomendar alimentos más ricos en hierro (más vitamina C para aumentar tu absorción de hierro) o, posiblemente, suplementos de hierro.

Habla con tu médico si tienes síntomas de deficiencia de hierro. Si no se trata, se puede desarrollar anemia por deficiencia de hierro. Esto podría causar eventualmente complicaciones, incluyendo:

  • problemas cardíacos
  • depresión
  • mayor probabilidad de infecciones
  • problemas con el embarazo

La anemia por deficiencia de hierro es más común en las mujeres que en los hombres.

Las personas que están embarazadas y que tienen menstruaciones fuertes tienen mayor riesgo y deberían hablar con su médico para realizarse pruebas para anemia por deficiencia de hierro.

Solo toma suplementos de hierro si tu médico los receta. Demasiado hierro puede dañar tu corazón, hígado y páncreas.

También deberías indicarle a tu médico si experimentas efectos secundarios por los suplementos de hierro, como un sabor metálico o vómitos.

La anemia por deficiencia de hierro es el tipo más común de anemia en todo el mundo.

Algunas personas tienen síntomas evidentes, mientras que otras no experimentan ninguno. Esto depende con frecuencia de la gravedad de la anemia.

Las señales y síntomas comunes incluyen cansancio, piel pálida, sensación de dificultad para respirar y cabello y piel secos y dañados.

Si piensas que tienes síntomas de deficiencia de hierro, consulta con tu médico. No se recomienda el autodiagnóstico.

La mayoría de las formas de deficiencia de hierro pueden tratarse realmente fácil, usualmente a través de una dieta rica en hierro o suplementos de hierro, si tu médico los recomienda.

Lee este artículo en inglés.