Tal vez. Está claro, después de décadas de investigación, que puedes contraer VIH a través del sexo vaginal o anal. Sin embargo, es menos claro si puedes contraerlo a través del sexo oral.

El virus se transmite entre parejas cuando los fluidos de una persona entran en contacto con el torrente sanguíneo de la otra. Este contacto puede ocurrir por una herida o piel abierta, o a través de tejidos de la vagina, recto, prepucio o abertura del pene.

Es posible contraer infecciones de transmisión sexual (ITS) a través del sexo oral, o al usar tu boca, labios, lengua para estimular los genitales o el ano de tu pareja. Sin embargo, no parece ser una forma común de contraer el VIH.

Lee para descubrir por qué es poco probable y cómo puedes reducir tu riesgo.

6 fluidos corporales que pueden transmitir el VIH

  • sangre
  • semen
  • fluido preeyaculatorio (“preeyaculación”)
  • leche materna
  • fluido rectal
  • fluido vaginal

¿Cuál es el riesgo de los distintos tipos de sexo oral?

El sexo oral está muy abajo en la lista de las formas de transmisión del VIH. Es más probable transmitir el VIH a través del sexo anal o vaginal. También es posible transmitir el virus al compartir las agujas o jeringas usadas para inyectar drogas o tatuarse.

No obstante, el riesgo de contraer VIH a través del sexo oral todavía existe. La verdad es que puedes, en teoría, contraer el VIH de esta manera. Simplemente hay poca evidencia después de años de investigación, que demuestre que esto ha sucedido.

¿Por qué es difícil obtener datos?

Es difícil saber el riesgo absoluto de que se transmita el VIH durante los actos sexuales orales. Esto se debe a que muchas parejas sexuales que participan en el sexo oral de cualquier tipo también participan en sexo vaginal o anal. Puede ser difícil saber cuándo sucedió la transmisión.

La felación (sexo oral-pene) implica algún riesgo, pero es bajo.

  • Si das sexo oral. El sexo oral receptivo con una pareja masculina que tiene VIH se considera excepcionalmente de bajo riesgo. De hecho, un estudio de 2002 determinó que el riesgo de la transmisión del VIH a través del sexo oral receptivo era estadísticamente nulo.
  • Si recibes sexo oral. El sexo oral insertivo es también un método improbable de transmisión. Las enzimas en la saliva neutralizan muchas partículas virales. Esto puede ser verdadero aún si la saliva contiene sangre.

No existen casos documentados de la transmisión de VIH entre parejas mediante cunnilingus (sexo oral-vaginal).

El anilingus (sexo oral-anal) o “beso negro”, tiene algún riesgo, pero no es significativo. Es especialmente bajo para las parejas receptoras. De hecho, el riesgo permanente de transmitir VIH durante el beso negro es menor de 1% para las parejas mixtas.

¿Cuándo es mayor el riesgo?

Estos factores de riesgo pueden incrementar las posibilidades de transmitir el VIH:

  • Estado: El riesgo varía con base a si la persona con VIH recibe o da sexo oral. Si la persona con VIH recibe sexo oral, quien lo da puede tener un riesgo mayor. Las bocas pueden tener ciertas aberturas en la piel o lesiones. La saliva, por otro lado, no es portadora del virus.
  • Carga viral: El riesgo de contraer VIH es mayor si la persona infectada tiene una carga viral alta. Las cargas virales más altas incrementan la infectividad.
  • Eyaculación: Durante el sexo oral, la eyaculación puede incrementar el riesgo de compartir el virus, pero la eyaculación por sí sola no es la única forma posible de contraer VIH.
  • Cortes o llagas: Las aberturas en la boca, vagina, ano o en el pene son rutas posibles para el VIH. Estas pueden ser cortes o lesiones de otra infección o condición. Por ejemplo, las infecciones relacionadas con el VIH, como candidiasis, pueden ocasionar llagas que comprometan la integridad del tejido en la boca. Cualquier ruptura en la piel coloca a la persona en riesgo de transmitir o contraer el virus.
  • Menstruación: Las células portadoras de VIH se desprenden del cérvix durante la menstruación. Que la sangre menstrual entre en contacto con la boca puede incrementar el riesgo de contagio.
  • Uretritis: Esta condición ocasiona inflamación e irritación en la uretra. Puede incrementar también las posibilidades de contraer VIH. Las personas con VIH tienen la probabilidad de propagar el virus cuando tienen esta condición.

Cómo reducir tu riesgo

El riesgo de contraer o transmitir el VIH a través del sexo oral es casi nulo, pero no es imposible. Puedes tomar las medidas para reducir tu riesgo aún más.

Si eres VIH positivo

Una carga viral no detectable hace que la transmisión sea casi imposible. Consulta con un médico con relación a la terapia antirretroviral (TARV). Utilízala tal como te lo indiquen para reducir tu carga viral.

Las probabilidades de transmitir el VIH cuando no se puede detectar su carga viral es muy baja. De hecho, la TARV reduce el riesgo de la transmisión de VIH hasta 96% en parejas mixtas.

Si eres VIH negativo

Si no tienes VIH, pero tu pareja sí, considera utilizar la profilaxis previa a la exposición (PrEP, en inglés). Esta pastilla diaria puede ayudarte a prevenir la transmisión del VIH si la tomas correctamente y utilizas preservativo.

Si eres VIH negativo y tienes relaciones sexuales sin protección con preservativos u otros métodos con una pareja VIH positiva o alguien cuyo estado es desconocido, puedes usar la profilaxis post exposición (PEP, en inglés) para evitar la transmisión.

Este medicamento se debe tomar inmediatamente después de la exposición; sin embargo, es importante visitar a un médico lo más pronto posible.

Cómo dar y recibir sexo oral

Aunque el semen y la preeyaculación no son las únicas rutas para contraer el VIH, son dos posibilidades. Eyacular durante el sexo oral incrementa el riesgo. Si tú o tu pareja se sienten preparados para eyacular, puedes retirar tu boca para evitar la exposición.

Los métodos de protección como preservativos de látex o poliuretano y las barreras bucales se pueden usar durante cada relación sexual oral. Cambia los preservativos o las barreras dentales si pasas de la vagina o el pene al ano, o viceversa.

Además, utiliza lubricantes para evitar la fricción y el desgarre. Cualquier agujero en los métodos de barrera puede incrementar el riesgo de exposición.

Abstente del sexo oral si tienes cualquier herida, abrasión o llaga en la boca. Cualquier abertura en la piel es una posibilidad de exposición viral.

Ten cuidado de no cortar ni desgarrar la piel de tu pareja con tus dientes durante el sexo oral. Esta abertura puede exponerte a la sangre.

Otras estrategias

  • Conoce tu estado.
  • Pregunta el estado de tu pareja.
  • Hazte pruebas de ITS con regularidad.
  • Cuida tu salud dental.

Una de las mejores maneras de prepararse para el sexo, tanto tú como tu pareja, es divulgar tu estado. Si no conoces el tuyo, debes realizarte pruebas para VIH e ITS.

Tú y tu pareja deben también realizarse pruebas regulares. Si cuentas con la información sobre tu estado, puedes protegerte y tomar las decisiones médicas adecuadas.

La buena salud dental podría protegerte de cualquier problema médico, incluso del VIH. Cuidar adecuadamente tus encías y los tejidos en tu boca puede evitar el riesgo de sangrado de encías y otras infecciones bucales. Esto reduce el riesgo de contraer el virus.

Leer el artículo en Inglés