Es probable que hayas experimentado los síntomas de dolor de garganta alguna o varias veces en tu vida. La picazón, la necesidad de rascarte y la sensación de ardor no es para nada agradable, especialmente si tienes otros síntomas de resfriado o un virus más grave. El dolor de garganta puede hacerte sentir verdaderamente miserable.

Sin embargo, en la mayoría de los casos, puedes encontrar alivio sin tener que acudir inmediatamente a tu médico. Aquí te presentamos 10 maneras de sentirte mejor cuando se presenta un dolor de garganta:

  • gárgaras con agua salada
  • pastillas para chupar
  • analgésicos de venta libre
  • miel
  • espray de equinácea/salvia
  • hidratación
  • humidificador
  • ducha de vapor
  • elevar tu cabeza
  • antibióticos

Hacer gárgaras con agua tibia con sal puede ayudar a calmar la irritación en la garganta. La sal extrae la mucosidad del tejido inflamado e hinchado y ayuda a aliviar las molestias.

La Clínica Mayo recomienda combinar de 1/4 a 1/2 cucharadita de sal de mesa con 4 a 8 onzas de agua tibia. Revuelve hasta que la sal se disuelva. Luego haz gárgaras con la mezcla durante varios segundos y escupe. Repite estas gárgaras varias veces al día.

Algunas pastillas de venta libre para la garganta contienen mentol, un ingrediente que puede adormecer suavemente el tejido de la garganta. Esto puede proporcionarte un alivio temporal al ardor y el dolor. En un momento de apuro, cualquier caramelo puede tener el mismo efecto.

Los caramelos y las pastillas para la tos aumentan la producción de saliva y ayudan a mantener la garganta húmeda. Sin embargo, ni los caramelos ni las pastillas aliviarán el dolor de garganta tanto como las pastillas medicadas ni de manera tan efectiva, y es posible que pronto necesites alivio nuevamente.

Evita dar caramelos o pastillas para la tos a los niños pequeños. Ambos representan un peligro de asfixia.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés), los virus causan dolor de garganta. Los virus no se pueden tratar con antibióticos, dado que estos solo matan las bacterias. En cambio, el virus tiene que seguir su curso en tu cuerpo.

Los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) de venta libre como el ibuprofeno (Advil, Motrin IB) o el naproxeno (Aleve) pueden reducir la inflamación y la hinchazón en la garganta. También pueden aliviar el dolor o la picazón.

El té caliente endulzado con miel puede ayudar a calmar la irritación en la garganta. El té también te hidrata, que es otro paso importante en el tratamiento del dolor de garganta. Prepara una taza la próxima vez que te duela la garganta.

Quizá quieras considerar elegir un té verde, que sirve como antibacteriano, analgésico y es una rica fuente de antioxidantes, además de ayudar a reducir la inflamación.

La miel tiene otro beneficio cuando estás enfermo. Las investigaciones muestran que es un eficaz supresor de la tos y funciona tan bien como un medicamento de venta libre para esta afección.

Usa un espray que contenga una combinación de equinácea y salvia. Un estudio publicado en European Journal of Medical Research encontró que este remedio a base de hierbas alivia el dolor de garganta tan bien como los aerosoles de venta libre.

Mantenerte hidratado es una parte importante del tratamiento para el dolor de garganta. Cuando te deshidratas, tu cuerpo no puede producir suficiente saliva y mucosidad para mantener tu garganta lubricada de forma natural y esto empeorará la hinchazón y la inflamación.

El agua es una buena opción, al igual que los tés o sopas calientes. Sin embargo, el té o la sopa caliente pueden quemar la garganta ya sensible y empeorar el problema.

Evita la cafeína y el alcohol, que pueden deshidratarte aún más.

Respirar aire húmedo puede ayudarte a calmar el tejido inflamado en la nariz y la garganta. Utiliza un humidificador de vapor fresco para aumentar la cantidad de humedad en tu habitación. Puedes comprar humidificadores en la mayoría de las tiendas minoristas.

Si no tienes un humidificador, aún puedes obtener los beneficios del aire húmedo. Respirar el vapor que produce una ducha caliente te ayudará a que se reduzca la hinchazón y se alivie la incomodidad del dolor de garganta.

También puedes crear vapor dejando correr agua muy caliente en un lavamanos. Coloca una toalla sobre tu cabeza e inclínate en el lavamanos para respirar el vapor. Sigue respirando profundamente durante varios minutos y repite tantas veces como sea necesario; esto ayudará a aliviar el dolor de garganta.

Podrías también hervir un poco de agua en una olla durante 30 minutos para aumentar la humedad en tu casa. Agrega una cucharada de ungüento de mentol, como Vick VapoRub, al agua hirviendo para llenar el aire con los aromas descongestionantes del mentol.

Cuando además de dolor de garganta te sientes congestionado, coloca una o dos almohadas adicionales debajo de tu cabeza. La altura adicional ayudará a que puedas respirar con más facilidad. Cuando la congestión se alivie, no tendrás que dormir con la boca abierta, lo que puede resecar la garganta y hacer que te duela aún más.

Los virus causan dolor de garganta, pero a veces el culpable puede ser una bacteria, como el estreptococo, que causa la faringitis estreptocócica. Si el dolor de garganta no desaparece o empeora, o si tienes fiebre, consulta a tu médico para que te realice una prueba de estreptococo. Es posible que necesites un antibiótico.

Si tu médico te lo receta, haz el tratamiento completo. No dejes de tomar el medicamento, incluso si tus síntomas desaparecen y comienzas a sentirte mejor. Suspender el antibiótico podría dejar vivas algunas bacterias que podrían enfermarte de nuevo, y las bacterias que sobrevivan podrían dejar de responder al antibiótico.

El dolor de garganta es una afección común en la infancia. A menudo es causado por virus y mejora en cuatro o cinco días. Si tu hijo tiene fiebre de 101 °F (38.3 °C) o más, llévalo a su pediatra. La fiebre podría ser un signo de faringitis estreptocócica. Debido a que la causa del estreptococo son las bacterias, debe tratarse con un antibiótico.

Puedes aliviar el dolor de tu hijo con medicamentos como paracetamol (Tylenol para niños) o ibuprofeno (Advil o Motrin para niños). Debes consultar primero con el pediatra de tu hijo, si él o ella tiene menos de seis meses. No debes dar aspirina (Bufferin) a niños menores de 18 años, debido al riesgo de una afección rara, pero grave, llamada síndrome de Reye.

Estas son otras formas de aliviar el dolor de garganta de tu hijo:

  • Mezcla 1/4 a 1/2 cucharadita de sal y 8 onzas de agua tibia, y ayuda a tu hijo a que haga gárgaras con esta mezcla. Los niños mayores de 6 años suelen tener la edad suficiente para hacer gárgaras sin tragar.
  • Dale a tu hijo líquidos calientes, como caldo de pollo o té. Para los niños mayores de un año, se pueden mezclar un poco de miel con el té para aliviar el dolor de garganta.
  • Deja que tu hijo chupe algo frío, como una paleta helada.

Evita usar espráis para el dolor de garganta en los niños. Estos productos contienen el anestésico benzocaína (Anbesol), que puede causar una reacción alérgica en algunos pequeños.

No tienes que soportar un dolor de garganta. Muchos tratamientos de venta libre y remedios caseros pueden ayudarte a encontrar una solución al dolor y la incomodidad.

Si el dolor no mejora, consulta a tu médico. También haz una cita si:

  • sientes un fuerte dolor al tragar
  • desarrollas fiebre alta
  • experimentas náuseas o vómitos

Una forma de evitar la exposición a los gérmenes que causan dolor de garganta es lavarte las manos con agua tibia y jabón a lo largo del día. Si no tienes cerca un lavamanos, usa un desinfectante para manos a base de alcohol. Lávate las manos cada vez que toques superficies comunes como perillas de las puertas o teclados, cuando estreches la mano de alguien o estés expuesto a personas que tosan o estornuden.

Evita estar cerca de alguien que esté enfermo. No compartas con nadie artículos personales, como cepillos de dientes, anteojos y cubiertos. Y mantén la resistencia de tu cuerpo comiendo y durmiendo bien, y haciendo ejercicio.

P:

¿Qué tipos de tés y sopas son mejores para el dolor de garganta?

R:

El agua tibia es lo que proporciona el alivio. Puedes usar cualquier té que te guste, como la manzanilla, la menta, el oolong o el jazmín. Agregar miel contribuirá al efecto calmante del dolor de garganta, gracias a su consistencia y al hecho de que se "pegará" a tu garganta o la cubrirá.

Las sopas son muy efectivas, nuevamente debido al agua tibia y su contenido y consistencia. Un caldo claro de pollo o res también funcionará bien. La sal en la sopa ayudará a aflojar la mucosidad y cualquier grasa que contenga recubrirá la garganta.

Las respuestas del Dr. George Krucik representan las opiniones de nuestros expertos médicos. Todo el contenido es estrictamente informativo y no debe ser considerado consejo médico.

Leer el artículo en Inglés