Los tratamientos naturales o complementarios para la enfermedad cardíaca con frecuencia se enfocan en controlar los niveles de colesterol, bajar la presión sanguínea y mejorar la salud del corazón. Usualmente, la investigación con estos tratamientos es limitada, en comparación con la de los tratamientos médicos convencionales.

Algunos productos naturales han sido investigados lo suficiente para comprobar que pueden reducir el colesterol clínicamente.

Sin embargo, muchas personas han experimentado algo de satisfacción con tratamientos alternativos y algunos suplementos para reducir el colesterol y los remedios naturales podrían ser útiles.

Antes de probar cualquier tratamiento alternativo, verifica con tu médico para determinar si son seguros para ti. Los ingredientes en algunas terapias alternativas pueden interferir con ciertos medicamentos o tener efectos secundarios dañinos.

1. Astrágalo

El astrágalo es una hierba que se usa para apoyar el sistema inmunitario en la medicina china tradicional. Tiene propiedades antibacterianas y antiinflamatorias. Se considera un “adaptógeno”. Esto significa que se cree que protege el cuerpo contra diversas tensiones.

Estudios limitados sugieren que el astrágalo puede tener algunos beneficios para tu corazón. Sin embargo, de acuerdo con el Centro Nacional de Salud Complementaria e Integrativa (NCCIH, por sus siglas en inglés), generalmente se carece de pruebas clínicas de alta calidad en humanos. Se necesita más investigación para conocer cómo el astrágalo puede afectar tus niveles de colesterol y salud cardíaca general.

2. Planta de espino

La planta de espino es un arbusto relacionado con la rosa. Sus bayas, hojas y flores se han usado para los problemas cardíacos desde el imperio romano.

Algunos estudios han determinado que la planta es un tratamiento efectivo para las formas más leves de insuficiencia cardíaca. Sin embargo, los resultados de la investigación son contradictorios, advierte el NCCIH. No existe suficiente evidencia científica para saber si la planta de espino es efectiva para otros problemas cardíacos.

Además, la planta de espino puede tener interacciones negativas con muchos medicamentos recetados y con otras hierbas.

3. Semillas de lino

Las semillas de lino provienen de la planta de lino. Tanto las semillas de lino como el aceite de las semillas de lino contienen altos niveles de ácido alfalinolénico. Este es un ácido graso omega-3 que puede ayudarte a reducir tu riesgo de enfermedad cardíaca.

La investigación sobre los beneficios de la semilla de lino para la salud cardíaca ha producido resultados contradictorios, según el NCCIH. Algunos estudios sugieren que las preparaciones con semilla de lino pueden ayudar a reducir el colesterol, particularmente entre personas con niveles de colesterol alto y en mujeres menopáusicas.

4. Suplementos de aceite de pescado con ácidos grasos omega-3

Los ácidos grasos omega-3 también están presentes en el pescado y el aceite de pescado. El salmón, el atún, la trucha de lago, el arenque, las sardinas y otros pescados grasos son fuentes especialmente ricas.

Los expertos han considerado por mucho tiempo que los ácidos grasos omega-3 en el pescado ayudan a reducir el riesgo de desarrollar enfermedades cardíacas. Otros nutrientes del pescado, o una combinación de dichos nutrientes y ácidos grasos omega-3, pueden ayudar a proteger tu corazón. Comer una o dos porciones de pescado graso a la semana puede reducir tus probabilidades de sufrir un ataque cardíaco.

Si tienes una enfermedad cardíaca, también puede ayudarte tomar suplementos de ácidos grasos omega-3 o comer otros alimentos ricos en ácidos grasos omega-3. Por ejemplo, las nueces, el aceite de canola y la soja son buenas fuentes. La evidencia es más fuerte para los beneficios de comer pescado con ácidos grasos omega-3 que tomar suplementos o comer otros alimentos.

5. Arroz de levadura roja

El arroz de levadura roja es un medicamento e ingrediente de la cocina tradicional china. Se hace al cultivar el arroz rojo con levadura.

Algunos productos del arroz de levadura roja contienen cantidades sustanciales de monacolina K. Esta sustancia es químicamente idéntica al ingrediente activo en la lovastatina, el medicamento que reduce el colesterol. Los productos de arroz de levadura roja que contienen esta sustancia pueden ayudar a reducir tus niveles de colesterol.

Otros productos de arroz de levadura roja contienen poco o nada de monacolina K. Algunos también contienen un contaminante llamado citrinina. Este contaminante puede causar deficiencia renal.

En muchos casos, no hay forma de que sepas qué productos contienen monacolina K o citrinina. Por lo tanto, es difícil saber qué productos serán efectivos o seguros.

6. Esteroles vegetales y suplementos de estanoles

Los esteroles y estanoles vegetales son sustancias que se encuentran en muchas frutas, verduras, nueces, semillas, granos y otras plantas.  Algunos alimentos procesados también son fortificados con esteroles o estanoles vegetales, como margarina fortificada, jugo de naranja o productos de yogur.

Los esteroles y estanoles vegetales también pueden ayudar a reducir tu riesgo de enfermedad cardíaca. Estos ayudan a evitar que tu intestino delgado absorba el colesterol. Esto puede reducir los niveles de colesterol de lipoproteínas de baja densidad (LDL) en tu sangre.

7. Ajo

El ajo es un bulbo comestible que se ha usado como un ingrediente para cocinar y un medicamento durante miles de años. Puede comerse crudo o cocido. También está disponible en forma de suplemento, como cápsula o tableta.

Algunas investigaciones sugieren que el ajo puede ayudar a reducir tu presión sanguínea, tus niveles de colesterol en sangre y el progreso de la aterosclerosis, indica el NCCIH.

Sin embargo, como con muchas terapias alternativas, los estudios han proporcionado resultados contradictorios. Por ejemplo, algunos estudios han determinado que comer ajo por 1 a 3 meses ayuda a reducir los niveles de colesterol en sangre.

Sin embargo, un estudio financiado por el NCCIH sobre la seguridad y efectividad de tres preparaciones de ajo determinó que no existía un efecto a largo plazo sobre el colesterol en la sangre.

Ventajas y desventajas de los remedios naturales

Cambios en la dieta y el estilo de vida

También puedes adoptar hábitos para un estilo de vida saludable para ayudar a controlar tus niveles de colesterol en sangre. Por ejemplo:

  • Si fumas, considera dejar el hábito.
  • Mantén un peso saludable para tu tipo de cuerpo.
  • Prueba hacer ejercicio la mayoría de los días de la semana.
  • Incluye más alimentos saludables para el corazón y alimentos ricos en fibra soluble y ácidos grasos omega-3.
  • Limita tu consumo de alimentos altos en grasas saturadas. Por ejemplo, sustituye el aceite de oliva por la mantequilla.
  • Considera eliminar las grasas trans de tu dieta.
  • Si bebes, asegúrate que sea con moderación.
  • Toma acción para reducir el estrés.

Medicamentos para el colesterol alto

También hay disponible una variedad de medicamentos para bajar el colesterol alto. Por ejemplo, tu médico podría recomendarte:

  • estatinas (lovastatina, atorvastatina)
  • inhibidores de absorción del colesterol (colestiramina)
  • medicamentos inyectables (evolocumab)

Conclusión

El colesterol es un tipo de grasa en tu sangre. Aunque tu cuerpo produce todo el colesterol que necesita, también obtienes colesterol de los alimentos que consumes. Tu genética, edad, dieta, niveles de actividad y otros factores afectan el riesgo de que desarrolles colesterol alto.

El colesterol alto es uno de los mayores factores de riesgo para la enfermedad cardíaca. Este aumenta tu probabilidad de desarrollar enfermedad cardíaca y sufrir un ataque cardíaco. También puede aumentar tu riesgo de accidente cerebrovascular. En particular, los niveles altos de colesterol LDL aumentan tu riesgo de estas afecciones. El colesterol LDL es con frecuencia llamado colesterol “malo”.

Si tienes colesterol alto, tu médico puede recetarte medicamentos o cambios en tu estilo de vida. Por ejemplo, mantener un peso saludable para tu tamaño corporal, aumentar tu actividad física, comer alimentos ricos en nutrientes y dejar de fumar puede ayudar a reducir tus niveles de colesterol.

Lee el artículo en inglés.

Traducción al español por HolaDoctor.

Edición en español por Stella Miranda el 29 de julio de 2021.

Versión original en inglés escrita el 29 de enero de 2021.

Última revisión médica en inglés realizada el 18 de enero de 2021.