Ya sea que te quemes la mano con una bandeja de galletas, pases demasiado tiempo bajo el sol o derrames café caliente sobre tu falda, las quemaduras ciertamente no son agradables. Lamentablemente, las quemaduras son una de las lesiones domésticas más comunes.

Las quemaduras se clasifican por su gravedad. Una quemadura de primer grado se considera de las menos graves, ya que afecta solamente la capa externa de la piel. Generalmente solo causa dolor leve, enrojecimiento e hinchazón.

Las quemaduras de segundo grado afectan las capas más profundas de la piel y causan ampollas y piel blanquecina, húmeda y brillante.

Las quemaduras de tercer grado implican daños en todas las capas de la piel, mientras que las quemaduras de cuarto grado podrían afectar las articulaciones y los huesos. Las quemaduras de tercer y cuarto grado se consideran emergencias médicas y solo deben tratarse en un hospital.

Puedes tratar en casa la mayoría de las quemaduras de primer y segundo grado si el área lesionada tiene menos de 3 pulgadas de diámetro. Sigue leyendo para saber qué remedios son los mejores para curar tu piel, y cuáles debes evitar.

Las quemaduras leves suelen tardar alrededor de una semana o dos en sanar por completo y generalmente no dejan cicatrices. El objetivo de tratar una quemadura es reducir el dolor, prevenir infecciones y sanar la piel más rápido.

1. Agua fresca

Lo primero que debes hacer si sufres una quemadura menor es dejar correr agua fresca (no fría) sobre el área de la quemadura durante aproximadamente 20 minutos. Luego lave el área quemada con agua y un jabón suave.

2. Compresas frías

Colocar una compresa fría o un paño húmedo limpio sobre el área quemada ayuda a aliviar el dolor y la hinchazón. Puedes aplicar la compresa en intervalos de 5 a 15 minutos. Trata de no usar compresas excesivamente frías porque pueden irritar más el área quemada.

3. Ungüentos antibióticos

Las cremas y los ungüentos antibióticos ayudan a prevenir infecciones. Aplica una pomada antibacteriana como Bacitracin o Neosporin en tu quemadura y cúbrela con una película adhesiva, un apósito o un paño estéril que no sea esponjoso.

Compra Bacitracin y Neosporin en línea.

4. Aloe vera

El aloe vera se suele promocionar como la “planta para las quemaduras”. Hay estudios que demuestran que el aloe vera es eficaz para sanar quemaduras de primer y segundo grado. El aloe es antiinflamatorio, promueve la circulación e inhibe el crecimiento de bacterias.

Corta una parte de la hoja de aloe vera y aplica el gel puro sobre el área afectada. Si lo compras en una tienda, asegúrate de que contenga un alto porcentaje de aloe vera. Evita productos que tengan aditivos, especialmente colorantes y perfumes.

5. Miel

Ahora te gustará mucho más la miel. Además de su delicioso sabor, la miel puede ayudar a curar una quemadura leve cuando se aplica tópicamente. La miel es un antiinflamatorio y un antibacteriano y antifúngico natural.

6. Evita estar bajo el sol

Procura evitar exponer tu quemadura a la luz solar directa. La piel quemada será muy sensible al sol. Cubre la piel afectada con ropa.

7. No revientes las ampollas de las quemaduras

Por muy tentador que sea, no toques las ampollas. Reventar una ampolla puede provocar una infección. Si te preocupan las ampollas que se formaron por tu quemadura, consulta con un profesional médico.

8. Toma un analgésico de venta libre

Si sientes dolor, puedes tomar un analgésico de venta libre como paracetamol (Motrin, Advil) o naproxeno (Aleve). Asegúrate de leer la etiqueta para que tomes la dosis correcta.

Hay muchos remedios caseros extraños y recetas de abuelitas, pero no porque te digan que funcionan son buenos para ti. Debes evitar los siguientes remedios caseros comunes para las quemaduras:

1. Mantequilla

No pongas mantequilla sobre una quemadura. La evidencia que respalde la efectividad de la mantequilla como un remedio para quemaduras es poca o nula. Es más, la realidad es que puede empeorar tu quemadura. La mantequilla retiene el calor y también podría contener bacterias dañinas que pueden infectar la piel quemada.

Deja la mantequilla para tu pan.

2. Aceites

Contrario a la creencia popular, el aceite de coco no cura todo. Por la misma razón por la que no debes aplicar mantequilla a tu quemadura, los aceites, como el aceite de coco, el aceite de oliva y los aceites de cocina, retienen el calor e incluso pueden hacer que la piel se siga quemando.

Se cree que el aceite de lavanda ayuda a curar las quemaduras, pero hay escasa evidencia publicada que respalde esta afirmación. Por ejemplo, los estudios realizados en ratas no han mostrado ningún beneficio de usar aceite de lavanda para curar una quemadura.

3. Claras de huevo

Es otra creencia popular, pero las claras de huevo crudas conllevan un riesgo de infección bacteriana y no deben colocarse sobre una quemadura. Los huevos también pueden causar una reacción alérgica.

4. Pasta dental

Nunca apliques pasta de dientes sobre una quemadura. Esta es otra creencia popular sin evidencia que la respalde. La pasta de dientes podría irritar el área quemada y crear un ambiente que favorezca la infección. Además, no es estéril.

5. Hielo

El hielo y el agua muy fría pueden irritar aún más el área quemada. Es más, el hielo puede causar una quemadura fría si se usa incorrectamente.

Es importante que sepas reconocer cuándo puedes tratar una quemadura en casa y cuándo debes buscar atención médica. Debes buscar ayuda de un médico si:

  • la quemadura afecta un área de más de 3 pulgadas de diámetro
  • la quemadura fue en la cara, las manos, los glúteos o el área de la ingle
  • la herida empieza a doler o huele mal
  • tienes fiebre
  • consideras que tu quemadura es de tercer grado
  • tu última vacuna contra el tétanos fue hace más de 5 años

Las quemaduras de tercer grado nunca deben tratarse en casa. Conllevan el riesgo de complicaciones graves, como infecciones, pérdida de sangre y conmoción.

Una quemadura de tercer grado, a menudo conocida como "quemadura de espesor total" llega a los tejidos subyacentes e incluso puede dañar los nervios.

Los síntomas de la quemadura de tercer grado incluyen:

  • piel cerosa y blanquecina
  • carbonización
  • de color marrón oscuro
  • textura levantada y correosa

También es demasiado arriesgado tratar en casa las quemaduras causadas por una descarga eléctrica. Estas quemaduras suelen alcanzar las capas debajo de la piel e incluso pueden causar daño a los tejidos internos. El daño interno podría ser peor de lo que crees. No te arriesgues. Llama al 911 de inmediato.

Leer el artículo en Inglés