El dolor de oídos puede ser debilitante, pero no siempre se necesitan antibióticos. Los lineamientos de prescripción para la infección de oídos han cambiado en los últimos cinco años. Es posible que a tu hijo ni siquiera le receten antibióticos.

No todas las infecciones de oído son bacterianas y no todas necesitan medicamento con receta. De hecho, puedes encontrar todo el alivio que necesitas en casa, con tratamientos como:

  • analgésico de venta libre
  • compresas frías o tibias
  • aceite de oliva
  • ejercicios para el cuello
  • jengibre
  • ajo
  • agua oxigenada

Aquí te presentamos 11 remedios caseros y tratamientos de venta libre para el dolor de oídos.

La Academia Americana de Pediatría (AAP) recomienda analgésicos de venta libre como el ibuprofeno y el paracetamol para controlar el dolor asociado con una infección de oídos aguda llamada otitis media aguda.

Estos medicamentos son seguros para utilizarlos con o sin antibióticos, pero asegúrate de seguir las indicaciones de la etiqueta acerca de la dosis. Estos medicamentos también pueden ayudar a bajar la fiebre.

Habla con tu médico sobre la dosis adecuada para niños. Existen versiones de analgésicos de venta libre para niños y para bebés. No es seguro para los niños menores de 16 años tomar aspirina.

Las personas utilizan con frecuencia bolsas de hielo o compresas tibias, como almohadillas térmicas o compresas húmedas, para aliviar el dolor. Se puede hacer lo mismo para el dolor de oído. Este método es seguro tanto para niños como para adultos.

Coloca la bolsa de hielo o la compresa tibia sobre el oído y alterna entre tibio y frío cada 10 minutos. Si prefieres una sola temperatura, ya sea fría o tibia, puedes utilizar una sola compresa.

El uso del aceite de oliva para el dolor de oído es un remedio popular. No existe evidencia científica sólida que pruebe que las gotas de aceite de oliva en el canal auditivo alivien el dolor de oído. Pero colocar unas pocas gotas tibias del aceite en el oído es seguro y podría ser moderadamente efectivo, de acuerdo con la AAP.

Es una buena idea conversar primero acerca de este método con tu médico, especialmente para niños. Utilizando un termómetro, asegúrate de que el aceite no esté más caliente que tu temperatura corporal. Esto ayudará a evitar quemaduras en el tímpano.

Las gotas naturopáticas están hechas con extractos de hierbas. Se pueden encontrar en línea y en algunas farmacias. Un estudio reciente encontró que las gotas que contienen extractos de hierbas con base de aceite de oliva pueden ser tan efectivas o incluso mejores que las gotas para los oídos de venta libre tradicionales.

Si vas a una cita con un quiropráctico para realizarte un ajuste, notarás que tu cita puede aliviar el dolor de oído tanto como tu dolor de espalda.

Un estudio realizado en 1996 que involucró a 46 niños menores de 5 años participantes, encontró que el 93% de ellos mostró mejoras después de los ajustes quiroprácticos. De estos niños, 43% se sintió mejor después de solo una o dos sesiones.

La Clínica Mayo advierte que no se han hecho estudios clínicos a largo plazo que asocien el tratamiento quiropráctico con la reducción del dolor de oído.

Algunas posiciones para dormir empeorarán las infecciones de oído, mientras otras ayudan a aliviarlas. Duerme con el oído afectado levantado en lugar de presionarlo contra la almohada. Esto puede ayudar a drenar mejor, si es necesario.

También puedes dormir con la cabeza elevada utilizando almohadas extras. Esto puede ayudar a que los oídos drenen más rápidamente.

Algunos dolores de oído son causados por la presión en el canal auditivo. Se pueden hacer ciertos ejercicios para el cuello para aliviar esta presión. Los ejercicios de rotación de cuello son particularmente beneficiosos.

Sigue estos pasos para realizar los ejercicios de rotación de cuello.

  • Siéntate recto con ambos pies apoyados en el piso.
  • Lentamente rota el cuello y la cabeza a la derecha hasta que esta esté paralela con tu hombro.
  • Rota la cabeza hacia el otro lado, hasta que esta esté paralela con tu hombro izquierdo.
  • Levanta los hombros tan alto como si trataras de cubrir los oídos con ellos.
  • Asegúrate de realizar los movimientos lentamente, mantenlos estirando suavemente hasta contar hasta cinco, luego relájalos.
  • Repite estos ejercicios cada vez que te levantes.

El jengibre tiene propiedades antiinflamatorias naturales que pueden ayudar a calmar el dolor de oído. Aplica jugo de jengibre o aceite calentado con jengibre (tibio) alrededor de la parte externa del canal. No lo pongas directamente dentro del oído.

El ajo tiene propiedades antibióticas y analgésicas. Remoja ajo machacado macerado durante varios minutos en aceite de sésamo o ajonjolí tibio. Cuela el ajo y aplica el aceite en el canal auditivo.

El agua oxigenada se ha utilizado como remedio natural para el dolor de oído por muchos años. Para utilizar este tratamiento, coloca varias gotas de agua oxigenada en el oído afectado. Déjala reposar dentro del oído durante varios minutos antes de drenarla en el lavabo. Enjuaga tu oído con agua limpia y destilada.

Si es un niño el que padece de dolor de oído, haz lo que puedas para tenerlo cómodo, distrayéndolo del dolor.

Es posible que quieras:

  • poner su película favorita
  • llevarle a casa un nuevo libro para colorear
  • darle un baño de burbujas con muchos juguetes
  • dejarlo jugar con tu teléfono o tableta
  • darle su snack favorito
  • simplemente se trata de encontrar otras cosas en la que se pueda enfocar

Si tu hijo está en la etapa de dentición, dale juguetes para morder para refrescar su encía.

Este método también funciona con adultos. Consiéntete con un buen libro o con tu película favorita para distraerte del dolor.

Existen muchas causas posibles para el dolor de oído. Las causas posibles que son relativamente comunes incluyen:

  • caries
  • infecciones de los senos nasales
  • cera en los oídos
  • amigdalitis
  • rechinar los dientes

La infección de oído más común es la otitis media aguda (OMA), o infección del oído medio.

Se caracteriza por una inflamación e infección en algunas partes del oído medio. El dolor asociado con la otitis media aguda es causado por el líquido atrapado detrás del tímpano. Los síntomas pueden incluir:

  • fiebre baja
  • dolor dentro del oído
  • pérdida auditiva leve
  • malestar general

Los bebés y los niños pueden estar inquietos, irritables y tirarse de las orejas.

Los mejores remedios caseros para el dolor de oído dependen de la causa. Si la causa es una caries, es posible que tu dolor de oídos no mejore hasta que veas al dentista. Sin embargo, si es una infección de oído, utilizar un remedio natural puede hacer que la enfermedad sea más llevadera mientras tu cuerpo combate la infección.

Muchas infecciones de oído se curan por sí mismas en un período de una a dos semanas, y los síntomas empiezan a mejorar después de unos días. Asegúrate de consultar con el pediatra si tu hijo tiene dolor de oído, especialmente si tiene menos de 2 años de edad.

Si tu hijo tiene fiebre alta o si esta dura más de un día, busca atención médica de inmediato. Una fiebre alta en niños se define como:

EdadMétodo de mediciónTemperatura
bebés menores de 3 mesesrectal100.4ºF (38ºC) o más
niños de 3 meses a 3 años de edadrectal102ºF (38.9ºC) o más
niños de cualquier edadoral, rectal o en la frente104ºF (40ºC) o más

Tu médico puede guiarte acerca de si debes probar remedios caseros antes de considerar los antibióticos.

Aunque no existe mucha evidencia de tratamientos alternativos para el dolor de oídos, muchos remedios caseros pueden calmar el dolor.

No es necesario utilizar antibióticos Los últimos lineamientos de la AAP, sugieren que los médicos deben enfocarse en el control del dolor, no en los antibióticos para tratar las infecciones de oídos. Esto se debe a que estas infecciones con frecuencia desaparecen por sí mismas, y el uso excesivo de antibióticos puede provocar infecciones resistentes a los antibióticos.

Leer el artículo en Inglés.