Los ovarios forman parte del sistema reproductivo femenino. Se localizan en la parte más baja del abdomen y a ambos lados del útero. Las mujeres tienen dos ovarios que producen óvulos, así como hormonas llamadas estrógenos y progesterona.

Algunas veces, se puede desarrollar una bolsa llena de líquido llamada (quiste) en uno de los ovarios. Muchas mujeres tendrán al menos un quiste durante toda su vida. En la mayoría de los casos, los quistes no son dolorosos y no causan síntomas.

Existen varios tipos de quistes ováricos, como los quistes dermoides y los endometriomas, aunque los más comunes son los funcionales. Los dos tipos funcionales son los quistes de cuerpo lúteo y los foliculares.

Quiste folicular

Durante el ciclo menstrual de una mujer, crece un óvulo llamado folículo en una bolsa, la cual se localiza en el interior de los ovarios. En la mayoría de los casos, este folículo o bolsa se abre y libera un óvulo, pero si no puede hacerlo, el líquido del interior puede formar un quiste en el ovario.

Quistes del cuerpo lúteo

Normalmente, las bolsas del folículo se disuelven después de liberar al óvulo. Sin embargo, si no lo hace y la abertura del folículo se cierra, se puede desarrollar más líquido adicional dentro de la bolsa y la acumulación del mismo provoca un quiste del cuerpo lúteo.

Otros tipos de quistes ováricos incluyen:

  • Quistes dermoides: El desarrollo de las bolsas de líquido en los ovarios que puede contener pelo, grasa u otro tejido.
  • Cistoadenomas: El crecimiento de tejido no cancerígeno que puede aparecer en la superficie exterior de los ovarios.
  • Endometriomas: Tejidos que normalmente crecen en el interior del útero y puede desarrollarse fuera de él y anexarse a los ovarios, lo que provoca un quiste.

Algunas mujeres desarrollan una enfermedad llamada síndrome del ovario poliquístico, lo que significa que los ovarios contienen un gran número de quistes pequeños y puede derivar en un ensanchamiento de los mismos. Si no se trata, los ovarios poliquísticos pueden provocar infertilidad.

En algunas ocasiones, los quistes ováricos no provocan síntomas, aunque pueden aparecer con el crecimiento de los mismos. Entre ellos, podemos encontrar:

  • distensión o inflamación abdominal;
  • dolor al defecar;
  • dolor pélvico antes o durante el ciclo menstrual;
  • relaciones sexuales dolorosas;
  • dolor en la parte baja de la espalda o muslos;
  • sensibilidad en las mamas, o
  • náuseas y vómitos.

Los síntomas graves de un ovario poliquístico que requieren atención médica inmediata son:

  • dolor pélvico agudo o grave;
  • fiebre;
  • mareos y desmayos, o
  • respiración rápida.

Estos síntomas pueden indicar la existencia de un quiste roto o de una torsión en el ovario. Ambas complicaciones pueden tener consecuencias graves si no se tratan rápido.

La mayoría de los quistes ováricos son benignos y desaparecen de forma natural por sí solos sin tratamiento. Estos quistes provocan pocos síntomas, si es que aparecen. Sin embargo, en casos extraños el médico podría detectar una masa cancerígena de quistes ováricos durante un revisión rutinaria.

La torsión ovárica es otra complicación extraña de los quistes ováricos. Ocurre cuando un gran quiste provoca que el ovario se gire o se mueva de su posición original. El suministro de sangre que debe llegar al ovario se corta y, si no se trata, puede causar daño o la muerte del tejido ovárico. Aunque no es muy frecuente, la torsión ovárica representa casi el 3 por ciento de las operaciones ginecológicas de urgencia.

Los quistes rotos, que se producen en casos poco frecuentes, pueden provocar dolor intenso y sangrado interno. Esta complicación incrementa el riesgo de una infección y puede poner en riesgo la vida de la paciente si no se trata.

El médico puede detectar un quiste ovárico durante una revisión pélvica rutinaria. Podría observar la inflamación de uno de los ovarios y pedir una ecografía para confirmar la presencia de un quiste. Se trata de una prueba de imagen que usa ondas sonoras de alta frecuencia para producir una imagen de los órganos internos. Las ecografías ayudan a determinar el tamaño, la localización, la forma y la composición (sólida o líquida) del quiste.

Las herramientas de imagen utilizadas para diagnosticar los quistes ováricos incluyen:

  • Tomografía computarizada: Es un dispositivo de imagen corporal utilizado con el objetivo crear imágenes transversales de los órganos internos.
  • Resonancia magnética: Es un análisis que usa campos magnéticos para producir imágenes con profundidad de los órganos internos.
  • Dispositivo de ultrasonido: Es un dispositivo de imagen utilizado para visualizar el ovario.

Es posible que el médico no le recomiende de forma inmediata un plan de tratamiento, ya que la mayoría de los quistes desaparezcan tras unas pocas semanas o meses. En su lugar, puede que repitan la resonancia en unas pocas semanas o meses para comprobar la enfermedad.

Si no se producen cambios en la enfermedad o si el quiste incrementa su tamaño, el médico solicitará pruebas adicionales para determinar otras causas de los síntomas.

Algunas pruebas son:

  • test de embarazo para asegurarse de que la paciente no está embarazada;
  • examen de los niveles hormonales para comprobar los problemas relacionados con las hormonas, como el exceso de estrógenos o progesterona, o
  • examen de CA-125 en la sangre para examinar si existe cáncer de ovarios.

Es posible que el médico le recomiende un tratamiento para reducir o eliminar el quiste si no desaparece por sí solo o si crece demasiado.

Píldora anticonceptiva

Si presenta quistes ováricos recurrentes, el médico le puede recetar anticonceptivos orales para detener la ovulación y prevenir el desarrollo de nuevos quistes. Los anticonceptivos orales también pueden reducir el riesgo de sufrir cáncer ovárico, cuyas posibilidades aumentan en las mujeres postmenopáusicas.

Laparoscopia

Si el quiste es pequeño y aparece en una prueba de imagen para detectar el cáncer, el médico puede realizar una laparoscopia para eliminar el quiste mediante una operación. El procedimiento implica una pequeña incisión cerca del ombligo y la inserción de un pequeño instrumento en el abdomen para eliminar el quiste.

Laparotomía

Si tiene un quiste grande, el médico puede eliminarlo mediante una operación a través de una gran incisión en el abdomen. Se realizará una biopsia inmediata y, si se determina que el quiste es cancerígeno, es posible que se realice una histerectomía para eliminar los ovarios y el útero.

Los quistes ováricos no pueden evitarse, aunque las revisiones rutinarias en el ginecólogo pueden detectar los quistes a edad temprana. También hay que tener en cuenta que los benignos no suelen convertirse en cancerígenos. Sin embargo, los síntomas del cáncer de ovarios pueden simular los del quiste ovárico. Por tanto, es importante que visite al médico y reciba un diagnóstico adecuado. Avise al médico si sufre síntomas que podrían indicar un problema, como:

  • cambios en el ciclo menstrual;
  • dolor pélvico persistente;
  • pérdida de apetito;
  • pérdida de peso sin explicación, o
  • hinchazón abdominal.

El pronóstico para las mujeres premenopáusicas con quistes ováricos es bueno. La mayoría de los quistes desaparecen en unos meses, aunque los quistes ováricos frecuentes pueden aparecer en las mujeres premenopáusicas o con desequilibrio hormonal.

Si no los trata, algunos quistes pueden disminuir la fertilidad, lo que es muy frecuente en las endometriomas y el síndrome de ovario poliquístico. Para mejorar su fertilidad el doctor puede extraer o reducir los quistes. Los quistes funcionales, los cistoadenomas y los dermoides no afectan a la fertilidad.

Aunque algunos médicos suelen esperar para observar la evolución de los quistes ováricos, podrían recomendarle una operación para eliminar y examinar cualquier quiste o crecimiento que se desarrolle en los ovarios después de la menopausia. Esto ocurre ya que el riesgo de desarrollar un quiste cancerígeno o un cáncer de ovarios aumenta después de la menopausia. Sin embargo, los quistes ováricos no incrementan el riesgo de padecer un cáncer ovárico. Algunos médicos eliminarán el quiste si es superior a los 5 cm de diámetro.

Q:

¿Cuáles son las consecuencias de los quistes ováricos en el embarazo? ¿Cómo afecta a alguien que está embarazada o que está intentando quedarse embarazada?

A:

Algunos quistes ováricos están asociados con la disminución de la fertilidad, mientras que otros no. Las endometriomas y los quistes producidos por el síndrome de ovarios poliquísticos podrían disminuir la capacidad de una mujer para quedarse embarazada. Sin embargo, los quistes funcionales, los dermoides y los cistoadenomas no están vinculados con la dificultad para tener hijos, a no ser que sean muy grandes. Si el médico descubre un quiste ovárico mientras existe un embarazo, el tratamiento dependerá del tamaño que presente. La mayoría de los quistes son benignos y no requieren ninguna operación. Sin embargo, es posible que necesite cirugía si se sospecha que puede ser cancerígeno, si se rompe, si se gira (lo que se conoce como torsión), o es demasiado grande.

Alana Biggers, Doctora en Medicina, Máster en Salud PúblicaAnswers represent the opinions of our medical experts. All content is strictly informational and should not be considered medical advice.

Traducido por Carmen María González Morales

Revisado por Brenda Carreras

Leer el artículo en Inglés