A principios de 2020, un nuevo tipo de virus comenzó a generar titulares en todo el mundo debido a la velocidad sin precedentes de su transmisión.

Desde sus orígenes en un mercado de alimentos en Wuhan, China, en diciembre de 2019, hasta países tan distantes como Estados Unidos y Filipinas, el virus (oficialmente llamado SARS-CoV-2) ha infectado a decenas de miles, con un número creciente de fallecimientos, que ahora llega a más de 2,000.

La enfermedad causada por la infección de este virus se llama COVID-19.

Pero a pesar del pánico global en las noticias sobre este virus, es poco probable que te contagies de COVID-19, a menos que hayas estado en contacto con alguien que viajó recientemente a ciertas partes de China.

No hay necesidad de preocuparse por el coronavirus 2019 si no has viajado recientemente a China ni has estado en contacto con alguien a quien se le diagnosticó el virus.

Desmintamos algunos mitos. Sigue leyendo para saber cómo se transmite este coronavirus, en qué se parece y en qué se diferencia de otros coronavirus, y cómo evitar contagiarlo a otros si sospechas que has contraído este virus.

La información sobre el nuevo coronavirus llega con mucha rapidez. La exactitud de la siguiente información está sujeta a cambios. Para mantenerte actualizado, marca aquí.

Cuáles son los síntomas

Los médicos aprenden cosas nuevas día con día. Hasta ahora sabemos que el COVID-19 inicialmente podría no causar síntomas.

Podrías portar el virus durante 2 días o hasta 2 semanas antes de notar síntomas.

Algunos síntomas comunes que se han relacionado específicamente con el coronavirus 2019 incluyen:

  • sensación de falta de aliento
  • tener una tos que se vuelve más severa con el tiempo
  • fiebre baja que aumenta gradualmente

La lista completa de los síntomas aún se está investigando.

Cuándo buscar ayuda

Si experimentas alguno de los síntomas anteriores y has viajado a China en los últimos 14 días, o has estado en contacto cercano con alguien con COVID-19 confirmado en los últimos 14 días, llama a tu médico de inmediato.

Diferencias entre el COVID-19 y la gripe

El coronavirus 2019 es mucho más mortal que la gripe estacional.

Se estima que las muertes a causa de la gripe durante la temporada 2019-2020 en los Estados Unidos fue de entre 0.06% y 0.1% (a partir de febrero de 2020), en comparación con alrededor del 2% de las personas diagnosticadas con el coronavirus 2019.

Estos son algunos síntomas comunes de una infección de gripe:

  • tos
  • nariz congestionada o con secreción
  • estornudos
  • dolor de garganta
  • fiebre
  • dolor de cabeza
  • fatiga
  • escalofríos
  • dolores en el cuerpo

Cuál es la causa de los coronavirus

Los coronavirus son zoonóticos. Esto significa que, antes de desarrollarse en humanos se desarrollan en animales.

Para que el virus pase de animal a humano, una persona tiene que entrar en contacto estrecho con un animal que porta la infección.

Una vez que se ha desarrollado el virus en las personas, los coronavirus pueden transmitirse de persona a persona a través de gotas respiratorias. Este es el nombre técnico para la materia húmeda que se mueve por el aire cuando alguien tose o estornuda.

El material viral queda en esas gotas y se puede inhalar hacia el tracto respiratorio (la tráquea y los pulmones), donde el virus puede provocar una infección.

El coronavirus 2019 no se ha vinculado definitivamente a un animal específico.

Pero los investigadores creen que el virus puede haber pasado de los murciélagos a otro animal, ya sea serpientes o pangolines, y luego transmitirse a los humanos. Es posible que esta transmisión haya ocurrido en el mercado abierto de alimentos en Wuhan, China.

Quién está en mayor riesgo

Tienes un alto riesgo de desarrollar esta enfermedad si entras en contacto con alguien que porta el virus, especialmente si estuviste expuesto a su saliva o te encontrabas cerca de él o ella cuando tosió o estornudó.

Lavarte las manos y desinfectar las superficies puede ayudar a disminuir el riesgo de contraer este u otros virus.

Los hombres mayores parecen ser especialmente susceptibles al virus. Un informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS) encontró que la edad promedio de las personas que dieron positivo para este coronavirus fue de alrededor de 45 años, y que más de dos tercios de esas personas eran hombres.

Cómo se diagnostican los coronavirus

El coronavirus 2019 se puede diagnosticar de manera similar a otras infecciones virales: mediante una muestra de sangre, saliva o tejido. En Estados Unidos, solo los CDC tienen la capacidad de diagnosticar COVID-19 actualmente.

Habla con tu médico de inmediato si crees que tienes una infección por coronavirus, especialmente si viajaste a China en los últimos 14 días. Tu médico se comunicará con los funcionarios locales de salud pública para brindar orientación sobre si es necesario hacer pruebas para detectar la presencia del virus.

Un técnico de laboratorio extraerá una muestra de sangre con una aguja o usará un hisopo de algodón para tomar una pequeña muestra de saliva o secreciones respiratorias de la nariz o el fondo de la garganta.

Luego, la muestra se envía a un centro de análisis para confirmar la presencia de material viral o anticuerpos que responden al virus.

Qué tratamientos están disponibles

En la actualidad no existe un tratamiento específicamente aprobado para el coronavirus 2019 ni una cura para la infección, aunque se están estudiando tratamientos y vacunas actualmente. En su lugar, el tratamiento se centra en controlar los síntomas a medida que el virus sigue su curso.

Busca ayuda médica inmediata si crees que tienes COVID-19. Tu médico te recomendará tratamiento para cualquier síntoma o complicación que se desarrolle.

Para otros coronavirus como el SARS y el MERS ya existen vacunas y tratamientos. Algunos tratamientos para estos virus similares incluyen:

  • medicamentos antivirales o retrovirales
  • soporte respiratorio como ventilación mecánica
  • esteroides para reducir la inflamación pulmonar
  • transfusiones de plasma sanguíneo

Cuáles son las posibles complicaciones de COVID-19

La complicación más grave de COVID-19 es un tipo de neumonía que ha sido denominada como nueva neumonía infectada por coronavirus (NCIP, en inglés) de 2019.

Los resultados de un estudio de 2020 de 138 personas ingresadas en hospitales en Wuhan, China, con NCIP encontraron que el 26% de los admitidos tenían casos graves y era necesario tratarlos en la unidad de cuidados intensivos (UCI).

Cerca del 4.3% de estas personas que ingresaron en la UCI murieron a causa de este tipo de neumonía.

Hasta ahora, la NCIP es la única complicación específicamente relacionada con el coronavirus 2019. Pero los investigadores han visto las siguientes complicaciones en personas que han desarrollado un coronavirus:

  • síndrome de dificultad respiratoria aguda (SDRA)
  • ritmo cardíaco irregular (arritmia)
  • choque cardiovascular
  • dolor muscular severo (mialgia)
  • fatiga
  • daño cardíaco o ataque cardíaco

Cómo prevenir los coronavirus

La mejor manera de prevenir la propagación de este virus es evitar o limitar el contacto con personas que muestran síntomas del virus y que viajaron a China en los últimos 14 días.

Luego, lo mejor que puedes hacer es practicar una buena higiene para evitar la propagación de bacterias y virus.

  • Lávate las manos con frecuencia durante unos 20 segundos al menos con agua tibia y jabón.
  • No te toques la cara, los ojos, la nariz o la boca cuando tus manos estén sucias.
  • No salgas si te sientes enfermo o tienes síntomas de resfriado o gripe.
  • Cúbrete la boca con el ángulo interno del codo cada vez que estornudes o tosas. Desecha de inmediato cualquier pañuelo que uses para sonarte la nariz o estornudar.
  • Mantén limpios los objetos que tocas con mucha frecuencia. Usa desinfectantes en objetos como teléfonos, computadoras, utensilios, vajillas y manijas de puertas.

Otros tipos de coronavirus

Un coronavirus recibe ese nombre de la forma como se ve bajo un microscopio.

Se le llama corona porque cuando se examina de cerca, el virus redondo tiene una “corona” de proteínas llamadas peplómeros que sobresalen de su centro en todas las direcciones. Estas proteínas ayudan al virus a identificar si puede infectar a su huésped.

La condición conocida como síndrome respiratorio agudo severo (SARS, en inglés) también se relacionó con un coronavirus altamente infeccioso a principios de la década de 2000. Desde entonces, el virus del SARS se ha contenido y se ha encontrado que se puede tratar con éxito.

Diferencias entre el SARS-CoV-2 y el SARS

Esta no es la primera vez que un coronavirus es noticia: el brote mortal del SARS en 2003 también fue causado por un coronavirus.

Al igual que con el virus de 2019, el virus del SARS se encontró por primera vez en animales antes de propagarse a los humanos.

Se cree que el virus del SARS se originó en murciélagos y luego se transmitió a otro animal y luego a los humanos.

Una vez transmitido a los humanos, el virus del SARS comenzó a propagarse rápidamente entre las personas.

Lo que hace que el coronavirus 2019 sea tan notorio es que aún no se ha desarrollado un tratamiento o cura para ayudar a prevenir su rápida propagación de persona a persona. El SARS ha sido contenido y tratado con éxito.

Cuál es el pronóstico

Sobre todo, y ante todo, no entrar en pánico. No necesitas usar una máscara o estar en cuarentena a menos que te hayan diagnosticado este coronavirus.

Seguir normas simples de higiene puede ayudarte a evitar que contraigas este y otros virus.

El coronavirus 2019 probablemente parezca aterrador cuando lees las noticias sobre nuevas muertes, cuarentenas y prohibiciones de viaje hacia y desde China.

Pero en contexto, el coronavirus es mucho menos severo y está mucho menos extendido que las enfermedades infecciosas más comunes y más amenazantes, como la gripe.

Mantén la calma y sigue las instrucciones de tu médico si te diagnostican una infección por coronavirus para que puedas recuperarte y evitar que se propague.

Leer el artículo en Inglés