El nombre “ácaro” describe un número de distintos organismos que pertenecen a la familia de los artrópodos. Están relacionados con las garrapatas y se parecen a los insectos, pero carecen de alas y ojos.

También son bastante pequeños, lo que hace difícil identificarlos. Como resultado, muchos no se dan cuenta de que han estado expuestos a los ácaros hasta que notan lo que parecen pequeñas mordeduras.

Las mordeduras de los ácaros por lo general son inofensivas, aunque a veces pueden provocar hinchazón, picazón y dolor. Sigue leyendo para saber más sobre las mordeduras de ácaros, incluyendo una guía de fotos para ayudarte a determinar qué te mordió o picó.

Cuando las personas piensan en los ácaros o sospechan que han sido mordidas, a menudo piensan en los ácaros del polvo. Pero los ácaros del polvo no muerden a los humanos. Tampoco viven en los humanos, aunque a veces pueden llegar a la ropa.

Sin embargo, estos ácaros pueden causar reacciones alérgicas.

El polvo de tu casa está parcialmente compuesto de heces de ácaros y cuerpos de ácaros en descomposición. Muchas personas que creen que son alérgicas al polvo tienen realmente una alergia a este polvo rico en proteínas, que suele desencadenar síntomas de asma y fiebre del heno.

Las mordeduras de ácaros suelen ser difíciles de identificar. Es posible que no sientas la mordedura hasta después de que ocurra o que notes el ácaro cuando muerde. No saber qué te está picando puede ser frustrante y un poco desconcertante.

Si bien los síntomas varían dependiendo del ácaro que te haya mordido, hay algunas señales generales que pueden ayudarte a diferenciar una mordedura de ácaro a partir, por ejemplo, de una picadura de araña.

Si quieres saber exactamente qué te mordió, las trampas pegajosas o la cinta adhesiva a veces pueden ayudarte a atrapar al responsable. Las características específicas o los síntomas de la mordedura también pueden ayudarte a averiguar qué tipo de ácaro lo hizo.

Niguas

Las niguas viven afuera, en las grietas del suelo, generalmente en zonas rurales húmedas con hierba alta y una nutrida vegetación.

Solo las larvas de niguas muerden a los humanos. Se alimentan inyectando saliva que disuelve la piel y succionando este producto. Si no las quitas de tu piel, pueden seguir alimentándose durante varios días.

Es común que te muerdan las niguas en tu:

  • cintura
  • axilas
  • tobillos

Las mordeduras forman ronchas rojas en un día, y estas ronchas eventualmente se endurecen y se inflaman. Las mordeduras de niguas suelen causar mucha picazón, pero intenta no rascarte, ya que el hacerlo puede causar infección y fiebre.

Sarna

Los ácaros de la sarna necesitan un huésped humano o animal para vivir. Se meten en la piel, donde ponen sus huevos. Son muy contagiosos y pueden propagarse fácilmente por contacto cercano.

Con la sarna, es posible que no experimentes ningún síntoma durante varias semanas, pero con el tiempo, se desarrollarán bultos y ampollas parecidas al sarpullido en los pliegues de la piel, tales como:

  • entre los dedos
  • en el pliegue de las rodillas y los codos
  • alrededor de la cintura, los senos o los glúteos
  • alrededor de los genitales masculinos
  • en la planta de los pies, especialmente en los niños

La comezón asociada a la sarna suele ser grave y puede empeorar aún más durante la noche. La sarna requiere tratamiento médico, por lo que es importante hacer un seguimiento con tu médico si crees que la tienes.

Demodex

Dos tipos principales de ácaros Demodex viven en tu cuerpo. Demodex folliculorum, o el ácaro del folículo piloso, suele vivir en los folículos pilosos de tu cara. Demodex brevis vive más a menudo en tu cuello o pecho.

Estos ácaros no se pueden ver sin un microscopio, y a menudo no causan síntomas. Pero para algunos, pueden causar:

  • piel escamosa o que pica
  • enrojecimiento
  • aumento de la sensibilidad de la piel
  • sensación de ardor
  • piel que se siente áspera como papel de lija

Es más probable que notes problemas de piel y otras señales de este ácaro si tienes un sistema inmunitario débil. Las investigaciones también sugieren que un mayor número de ácaros Demodex puede contribuir o empeorar las condiciones existentes de la piel del rostro, como la rosácea, la alopecia androgénica o la dermatitis facial.

Ácaros de aves y roedores

Los ácaros de aves y roedores viven típicamente en nidos y en animales huéspedes. Sin embargo, si su huésped muere o abandona el nido, también pueden morder a los humanos.

Puedes sentir un pequeño escozor cuando te muerden y eventualmente experimentas:

  • dolor
  • picazón extrema
  • sarpullido
  • hinchazón
  • irritación de la piel

Ácaros del roble

Estos ácaros suelen alimentarse de pequeñas moscas que viven en las hojas de los robles, pero pueden caer de los árboles y morder a los humanos. Esto ocurre más a menudo a finales del verano. Las hojas de roble con bordes marrones costrosos pueden indicar la presencia de ácaros del roble. Si ves hojas con estas características, evita sentarte o trabajar debajo de estos árboles.

Las picaduras de ácaro de roble dejan ronchas rojas, generalmente en la cara, el cuello o los brazos. Estas ronchas a menudo se confunden con mordeduras de niguas. En 12 horas más o menos, las mordeduras se convierten en protuberancias que parecen granos y causan mucha picazón. Es posible que tengas múltiples protuberancias que forman un sarpullido doloroso. Estas picaduras pueden durar hasta dos semanas.

Ácaros de la paja

Estos ácaros viven en granos, heno o semillas almacenadas, así como en los árboles y hojas. Normalmente se alimentan de insectos, pero también pican a los humanos. Sin embargo, no permanecen en tu cuerpo después de morderte.

Puedes encontrarte con estos ácaros si te sientas o caminas bajo los árboles en los que viven o te acuestas sobre montones de hojas. Comúnmente muerden los hombros y el cuello y dejan marcas rojas que causan picazón y pueden lucir como una erupción.

Si todavía no estás seguro de lo que te mordió, la guía de fotos a continuación puede ayudarte.

Si tienes mordeduras visibles o crees que un ácaro te ha mordido, es una buena idea tomar una ducha con mucho jabón. Lava tu ropa y cualquier ropa de cama expuesta en agua tibia y jabonosa.

Las cremas antihistamínicas o cremas para aliviar la picazón, incluyendo las que contienen hidrocortisona, pueden ayudar a reducir la picazón. También puedes tomar antihistamínicos orales para la picazón severa. Si tienes picaduras dolorosas, las cremas anestésicas pueden ayudar.

Las mordeduras de los ácaros suelen causar picazón intensa, pero rascarse puede provocar una infección. Es importante tratar de reducir la picazón con medicamentos, hielo u otros tratamientos.

Tratar tu casa contra los ácaros e insectos puede ayudar en algunos casos, pero generalmente se recomienda que sepas bien qué tipo de infestación hay antes de usar aerosoles y repelentes. Es posible que estos tratamientos no funcionen con todos los tipos de ácaros.

Las mordeduras de los ácaros pueden ser extremadamente incómodas. Pueden causar picazón, dolor e irritación en la piel que puede durar hasta 2 semanas.

La mayoría de los tipos de mordeduras de ácaros se cura sola, así que normalmente no necesitarás atención médica. Los analgésicos de venta libre y las cremas para aliviar la picazón pueden ayudar a aliviar la picazón y el dolor.

Si sigues teniendo mordeduras que no puedes identificar, es posible que quieras ver a un profesional de la salud. Saber qué tipo de ácaros te siguen mordiendo puede ayudarte a averiguar si tienes una infestación.

Lee el artículo en inglés.