La neuropatía diabética es una complicación grave y común de la diabetes tipo 1 y tipo 2. Es un tipo de daño a los nervios causado por mantener niveles altos de azúcar en la sangre por un tiempo prolongado. Esta afección normalmente se desarrolla lentamente, en ocasiones en el transcurso de varias décadas.

Si tienes diabetes y notas entumecimiento, hormigueo, dolor o debilidad en las manos o pies, debes visitar a tu médico. Estos son síntomas tempranos de neuropatía periférica. Suele ser peligrosa cuando no puedes sentir el dolor y se te desarrolla una úlcera en el pie.

En casos de neuropatía periférica grave o prolongada, puedes ser vulnerable a lesiones o infecciones. En casos graves, la sanación deficiente o la infección puede causar la amputación.

Existen varios tipos de neuropatía diabética que pueden afectar diferentes áreas de tu cuerpo, causando diversos síntomas. Si tienes diabetes, es importante que verifiques tus niveles de azúcar en la sangre con regularidad y que contactes a tu médico si tienes algún síntoma de neuropatía.

Los síntomas comunes de la neuropatía aparecen gradualmente. En muchos casos, el primer tipo de daño a los nervios que se presenta compromete a los nervios de los pies. Esto puede causar síntomas en ocasiones dolorosos como “punzadas" y "piquetazos" en los pies.

Los síntomas varían dependiendo de las áreas afectadas. Los signos y síntomas de los diferentes tipos de neuropatía diabética incluyen:

  • sensibilidad al tacto
  • pérdida de sentido del tacto
  • dificultades con la coordinación para caminar
  • adormecimiento o dolor en las manos o los pies
  • sensación de ardor en los pies, especialmente por la noche
  • debilidad o desgaste muscular
  • distensión o sensación de llenura
  • náuseas, indigestión o vómitos
  • diarrea o estreñimiento
  • mareos al ponerte de pie
  • disminución o exceso de sudoración
  • problemas de la vejiga, como no vaciarla totalmente
  • resequedad vaginal
  • disfunción eréctil
  • incapacidad para detectar los niveles bajos de glucosa en la sangre
  • problemas de visión, como visión doble
  • aumento en el ritmo cardíaco

El término neuropatía se utiliza para describir varios tipos de daño a los nervios. En personas con diabetes, existen cuatro tipos principales de neuropatía.

1. Neuropatía periférica

Esta es la forma más común de neuropatía. La neuropatía periférica normalmente afecta los pies y las piernas, pero también puede afectar los brazos y las manos. Los síntomas son varios y pueden ir de leves a severos. Incluyen:

  • entumecimiento
  • hormigueo o sensación de ardor
  • sensibilidad extrema al tacto
  • insensibilidad a las temperaturas calientes y frías
  • dolor agudo o calambres
  • debilidad muscular
  • pérdida del equilibrio o la coordinación

Algunas personas experimentan síntomas con más frecuencia por la noche.

Si tienes neuropatía periférica, es posible que no sientas alguna lesión ni irritación en tus pies. Con frecuencia las personas con diabetes tienen una circulación deficiente, esto hace que las heridas tarden en sanar. Esta combinación aumenta el riesgo de infección. En casos extremos, la infección puede conducir a una amputación.

2. Neuropatía autonómica

El segundo tipo más común de neuropatía en personas con diabetes es la neuropatía autonómica.

El sistema de nervios autónomos recorre otros sistemas en tu cuerpo, sobre los cuales no tienes control. Controla muchos órganos y músculos, incluyendo:

  • sistema digestivo
  • glándulas sudoríparas
  • órganos sexuales y vejiga
  • sistema cardiovascular

Problemas digestivos

El daño a los nervios al sistema digestivo puede causar:

  • estreñimiento
  • diarrea
  • dificultades para tragar
  • gastroparesia, que causa que el estómago se vacíe muy lentamente hacia el intestino delgado

La gastroparesia causa un retraso en la digestión, que puede empeorar con el tiempo, causando náuseas y vómitos frecuentes. Normalmente sentirás el estómago lleno demasiado rápido y no podrás terminar tu comida.

La digestión retardada con frecuencia también dificulta el control de los niveles de glucosa, con frecuente alternación de lecturas altas y bajas.

Asimismo, los síntomas de hipoglucemia, como la sudoración y las palpitaciones cardíacas, pueden ser indetectables en personas con neuropatía autonómica. Esto puede significar que no notarás cuando tengas el azúcar en la sangre baja, aumentando el riesgo de una emergencia por hipoglucemia.

Problemas sexuales y de la vejiga

La neuropatía autonómica también puede causar problemas sexuales, como disfunción eréctil, resequedad vaginal o problemas para llegar al orgasmo. La neuropatía en la vejiga puede causar incontinencia o hacerte difícil vaciar totalmente la vejiga.

Problemas cardiovasculares

El daño a los nervios que controlan tu ritmo cardíaco y la presión arterial puede hacerlos responder más lentamente. Puedes experimentar una baja de presión arterial y sentirte aturdido o mareado cuando te pares después de acostarte o sentarte, o cuando te esfuerces. La neuropatía autonómica también puede causar una aceleración del ritmo cardíaco anormal.

La neuropatía autonómica puede hacerte difícil identificar algunos de los síntomas de un ataque cardíaco. Es posible que no sientas ningún dolor en el pecho cuando no esté llegando el oxígeno a tu corazón. Si tienes neuropatía autonómica, debes conocer los otros signos de alerta en caso de un ataque cardíaco, incluyendo:

  • sudoración abundante
  • dolor en el brazo, espalda, cuello, mandíbula o estómago
  • dificultad para respirar
  • náuseas
  • aturdimiento

3. Neuropatía proximal

Una forma rara de neuropatía es la neuropatía proximal, también conocida como amiotrofia diabética. Es más común ver esta forma de neuropatía en adultos mayores de 50 años de edad, con diabetes tipo 2 bien controlada y es más frecuente en hombres.

Con frecuencia afecta las caderas, las nalgas o los músculos. Puedes experimentar dolor repentino y en ocasiones intenso. Debilidad muscular en tus piernas: se te puede hacer difícil ponerte de pie sin ayuda. La amiotrofia diabética solo afecta un lado del cuerpo.

Después del inicio de los síntomas, normalmente empeoran y luego empiezan a mejorar lentamente. Afortunadamente, la mayoría de personas se recuperan en pocos años, incluso sin tratamiento.

4. Neuropatía focal

La neuropatía focal o mononeuropatía se presenta cuando hay daño a un nervio o nervios específicos, causando debilidad en el área afectada. Esto ocurre con más frecuencia en la mano, la cabeza, el torso o la pierna. Aparece repentinamente y, por lo general, es muy dolorosa.

Como la neuropatía proximal, las neuropatías focales desaparecen en pocas semanas o meses y sin causar daño permanente. El tipo más común es el síndrome del túnel carpiano.

Aunque la mayoría no siente los síntomas del síndrome del túnel carpiano, aproximadamente el 25% de las personas con diabetes tienen algún grado de compresión nerviosa en la muñeca.

Los síntomas de la neuropatía focal incluyen:

  • dolor, entumecimiento, hormigueo en los dedos
  • incapacidad de enfocar
  • visión doble
  • dolor en la parte de atrás de los ojos
  • parálisis de Bell
  • dolor en áreas aisladas, como la parte frontal del muslo, el área lumbar, la región pélvica, el pecho, el estómago, la parte interior del pie, la parte exterior de la pierna baja, o debilidad en el dedo gordo del pie.

La neuropatía diabética es causada por los altos niveles de azúcar en la sangre sostenidos por mucho tiempo. Otros factores pueden causar daño a los nervios, tales como:

  • daño a los vasos sanguíneos causado por los niveles altos de colesterol
  • lesión mecánica, como las causadas por el síndrome del túnel carpiano
  • factores de estilo de vida, como tabaquismo y consumo de alcohol

Los niveles bajos de vitamina B-12 también pueden causar neuropatía. La metformina, un medicamento común utilizado para controlar la diabetes, puede aumentar los niveles de vitamina B-12. Puedes pedir a tu médico una simple prueba de sangre para identificar las deficiencias vitamínicas.

Un médico determinará si tienes neuropatía o no, para empezar, te preguntará por tus síntomas y antecedentes médicos. También te realizará un examen físico. Verificará tu nivel de sensibilidad a la temperatura y al tacto, tu ritmo cardíaco, presión sanguínea y tono muscular.

Tu médico puede realizarte una prueba de filamentos para verificar la sensibilidad que tienes en los pies. Para esto, utilizará una fibra de nailon para evaluar si has perdido la sensación en las extremidades. Pueden utilizar un diapasón para evaluar tu sensibilidad a la vibración. Tu médico también puede evaluar los reflejos de tus tobillos.

No existe cura para la neuropatía diabética, pero puedes ralentizar la progresión. Mantener tus niveles de azúcar en la sangre en un rango saludable es la mejor manera de disminuir la probabilidad de desarrollar la neuropatía o ralentizar su progresión. También puede aliviar algunos síntomas.

Deja de fumar y haz ejercicio regularmente como parte de un plan de tratamiento integral. Siempre coméntale a tu médico o equipo de atención médica antes de iniciar cualquier rutina de acondicionamiento físico. También puedes preguntarle al médico acerca de tratamientos complementarios o suplementos para tratar la neuropatía.

Manejo del dolor

Hay medicamentos que se pueden utilizar para tratar el dolor causado por una neuropatía diabética. Habla con tu médico acerca de los fármacos disponibles y sus posibles efectos secundarios. Varios medicamentos han demostrado que ayudan con los síntomas.

También puede que quieras considerar terapias alternativas, como la acupuntura. Algunas investigaciones han encontrado que la capsaicina es útil. Las terapias alternativas pueden proporcionar alivio adicional cuando la utilices junto con medicamentos.

Cómo manejar las complicaciones

Dependiendo del tipo de neuropatía, tu médico puede sugerirte medicamentos, terapias o cambios en tu estilo de vida que puedan ayudar a lidiar con los síntomas y evitar complicaciones.

Por ejemplo, si tienes problemas con la indigestión, como resultado de la neuropatía, tu médico puede sugerirte comer porciones pequeñas con más frecuencia y que limites la cantidad de fibra y grasa en tu dieta.

Si tienes resequedad vaginal, tu médico puede recomendarte un lubricante. Si tienes disfunción eréctil, te puede recomendar un medicamento para ayudarte.

La neuropatía periférica es muy común en personas con diabetes y puede causar serias complicaciones en los pies, lo que puede concluir en una amputación. Si tienes neuropatía periférica, es importante que te cuides muy bien los pies y busques ayuda inmediatamente en caso de una lesión o irritación.

Con frecuencia se puede evitar la neuropatía diabética si controlas tu glucosa en la sangre diligentemente. Para lograrlo, debes ser consistente al:

  • monitorear tus niveles de glucosa
  • tomar tus medicamentos como te los recetaron
  • cómo manejar tu dieta
  • ser activo

Si desarrollas neuropatía diabética, trabaja muy de cerca con tu médico y sigue sus recomendaciones para ralentizar su progresión. Con la atención adecuada, puedes reducir el daño a tus nervios y evitar complicaciones.

Leer el artículo en Inglés.