La mucosidad es una sustancia espesa similar a la jalea. Tu cuerpo utiliza la mucosidad, principalmente, para proteger y lubricar tus tejidos y órganos delicados.

También se utiliza para reducir el daño que pueden causar las bacterias, virus u hongos. La mucosidad también puede proteger contra el ácido estomacal u otros líquidos o irritantes potencialmente dañinos.

La presencia de mucosidad en las heces puede ser común. Cuando estás sano en general, la mucosidad suele ser clara y aparece en cantidades tan pequeñas que a menudo es difícil de notar.

Sin embargo, si comienzas a notar un aumento evidente en la mucosidad en tus heces, puede ser el síntoma de un problema de salud subyacente.

Dos causas comunes de mucosidad en tus heces son la deshidratación y el estreñimiento. Estas dos afecciones pueden causar que la mucosidad normal en el colon salga del cuerpo. La mucosidad causada por estos problemas se puede resolver por sí misma o con medicamentos.

Los cambios en los niveles de mucosidad también pueden ser el resultado de una afección inflamatoria gastrointestinal que requiera tratamiento médico. Algunas de estas afecciones incluyen:

Enfermedad de Crohn

La enfermedad de Crohn es una enfermedad intestinal inflamatoria que afecta tu tracto gastrointestinal (GI). Los primeros síntomas pueden incluir diarrea o fatiga, así como un exceso de mucosidad en las heces (debido a una barrera de mucosidad alterada en los intestinos inflamados).

Fibrosis quística

La fibrosis quística es un trastorno genético que provoca la acumulación de mucosidad espesa y pegajosa en los pulmones, el páncreas, el hígado o los intestinos. La fibrosis quística también puede causar mucosidad en las heces.

Colitis ulcerosa

Al igual que la enfermedad de Crohn, la colitis ulcerosa es una enfermedad inflamatoria del intestino. Es una afección crónica que causa inflamación en tu intestino grueso o en el recto.

Un aumento en la secreción de mucosidad ocurre a menudo cuando el cuerpo está enfrentando síntomas de colitis ulcerosa, que a su vez puede aumentar la mucosidad en tus heces.

Síndrome del intestino irritable

El síndrome del intestino irritable (SII) es el nombre de un grupo de síntomas como dolor abdominal, cólicos y hábitos del intestino alterados que ocurren además de un diagnóstico de la enfermedad.

Actualmente, la investigación sugiere que la mucosidad en las heces puede estar relacionada con la diarrea que alguien experimenta como síntoma de su síndrome del intestino irritable.

Infección intestinal

La infección intestinal también puede causar mucosidad en las heces. Algunos ejemplos incluyen infección por bacterias como la salmonella y la shigelosis, que pueden ocurrir al comer alimentos contaminados.

Los investigadores creen que las bacterias pueden estimular la producción de moco, causando heces mucosas. La diarrea severa también puede aumentar la mucosidad en las heces.

Problemas de malabsorción

Los problemas de malabsorción ocurren cuando tu intestino no puede absorber adecuadamente ciertos nutrientes. Las afecciones relacionadas con la malabsorción incluyen intolerancia a la lactosa y enfermedad celíaca.

Cáncer de colon o recto

El cáncer de colon o recto comienza en el colon o el recto y puede causar síntomas como sangre en las heces, moco en las heces, sangrado rectal y pérdida de peso inexplicable.

No existe un tratamiento general para la mucosidad anormal en las heces. Para tratar el exceso de mucosidad, tu médico necesitará diagnosticar y tratar cualquier problema subyacente que pueda estar relacionado con la inflamación en tu colon.

La mayoría de los médicos comenzarán con un examen físico y un análisis de sangre. Los resultados de la prueba le darán a tu médico una comprensión básica de tu salud física.

Si se necesita información adicional, tu médico puede solicitar más pruebas. Estas pueden incluir:

  • cultivo de heces
  • colonoscopía
  • una prueba de imágenes, como una radiografía o una tomografía computarizada, o una resonancia magnética pélvica
  • prueba de electrolitos del sudor (normalmente se realiza si existe la posibilidad de fibrosis quística)

Para algunas personas, se puede llegar rápidamente a un diagnóstico. Para otras, es posible que la causa subyacente no se pueda determinar a pesar de las pruebas extensas.

Debido a que la mucosidad en las heces puede ser un síntoma de una afección subyacente, tu tratamiento variará dependiendo de tu diagnóstico.

Para algunos casos leves, especialmente aquellos relacionados con la deshidratación periódica o el estreñimiento, los cambios en el estilo de vida pueden ayudar a resolver el problema. Las sugerencias pueden incluir:

  • incrementar la ingesta de líquidos
  • comer alimentos ricos en probióticos o suplementos que contengan probióticos, como Bifidobacterium o Lactobacillus
  • establecer un equilibrio nutritivo de fibra, carbohidratos y grasas en tu dieta

Los medicamentos con receta y el tratamiento continuo pueden ser necesarios para las personas con afecciones crónicas, como la enfermedad de Crohn, la fibrosis quística, la colitis ulcerosa y el síndrome del intestino irritable.

Si tu médico descubre cáncer, te puede referir a un oncólogo. Este es un especialista que tratará tu cáncer, y este tratamiento puede reducir y aliviar los síntomas que estás experimentando.

Aunque ocasionalmente ver un poco de mucosidad en las heces no es algo que deba preocupar, si va acompañado de estos otros síntomas, debes consultar a un médico de inmediato:

  • diarrea persistente
  • cólicos estomacales
  • sangre en las heces
  • fatiga
  • náuseas
  • vómitos
  • pérdida de peso inexplicable

Incluso si no hay otros síntomas, ver mucosidad persistente en las heces podría ser un signo de un problema de salud más grave, y es una buena idea ver a un médico.

La mayoría de las personas tienen mucosidad en sus heces, es usualmente una cantidad tan pequeña que no se nota.

La mucosidad evidente podría ser síntoma de un problema más benigno, como deshidratación ocasional o estreñimiento, o podría ser un problema de salud más crónico.

Dependiendo de los síntomas concurrentes que experimentes, así como de la duración y cantidad de mucosidad en tus heces, es posible que quieras hablar con tu médico para descartar algo más grave.

Tu médico te preguntará acerca de tu historial médico y dietético, te hará un examen físico y puede hacer algunas pruebas, incluyendo análisis de sangre y pruebas de muestras de heces, si cree que podría haber una afección subyacente.

Lee el artículo en inglés.

Traducción al español por HolaDoctor.

Edición en español por Suan Pineda el 11 de diciembre de 2021.

Versión original actualizada el 30 de septiembre de 2021.

Última revisión médica realizada el 29 de septiembre de 2021.