La diabetes es una condición compleja. Se deben reunir varios factores para que desarrolles diabetes tipo 2.

Por ejemplo, la obesidad y un estilo de vida sedentario juegan un papel importante. La genética también puede influir en si desarrollarás esta enfermedad.

Si se te ha diagnosticado con diabetes tipo 2, existe una buena posibilidad de que no seas la primera persona con diabetes en tu familia. Es muy probable que desarrolles la condición si uno de tus padres o hermanos la tiene.

Varias mutaciones de genes se han vinculado al desarrollo de la diabetes tipo 2. Estas mutaciones de genes pueden interactuar con el ambiente y entre sí para incrementar tu riesgo.

La diabetes tipo 2 es ocasionada tanto por la genética como por factores ambientales.

Los científicos han vinculado varias mutaciones de genes a un riesgo mayor de diabetes. No todos lo que sean portadores de una mutación tendrán diabetes. Sin embargo, muchas personas con diabetes tienen una o más de estas mutaciones.

Puede ser difícil separar el riesgo genético del riesgo ambiental. Con frecuencia, este último se ve influenciado por los miembros de tu familia. Por ejemplo, los padres con hábitos de alimentación saludable tienen posibilidad de transmitirlos a la siguiente generación.

Por otro lado, la genética juega una parte importante para determinar el peso. Algunas veces, las conductas no tienen la culpa de todo.

Estudios de gemelos sugieren que la diabetes tipo 2 podría vincularse a la genética. Estos estudios se complicaron por las influencias ambientales que también afectan el riesgo de diabetes tipo 2.

A la fecha, se ha demostrado que varias mutaciones afectan el riesgo de diabetes tipo 2. La contribución de cada gen es generalmente pequeña. Sin embargo, cada mutación adicional que tengas parece incrementar tu riesgo.

En general, las mutaciones en cualquier gen involucrado en el control de los niveles de glucosa pueden incrementar tu riesgo de diabetes tipo 2. Esto incluye genes que controlan:

  • la producción de la glucosa
  • la producción y regulación de la insulina
  • cómo se detectan los niveles de glucosa en el cuerpo

Los genes asociados con riesgo a la diabetes tipo 2, incluyen:

  • TCF7L2, que afecta la secreción de insulina y la producción de glucosa
  • ABCC8, que ayuda a regular la insulina
  • CAPN10, que está asociado con el riesgo de diabetes tipo 2 en mexicoamericanos
  • GLUT2, que ayuda a trasladar la glucosa al páncreas
  • GCGR, una hormona de glucagón involucrada en la regulación de la glucosa

Las pruebas están disponibles para algunas de las mutaciones de genes asociadas con la diabetes tipo 2. Sin embargo, el riesgo aumentado de cualquier mutación determinada es pequeño.

Otros factores son indicadores mucho más precisos de si desarrollarás diabetes tipo 2, que incluyen:

  • índice de masa corporal (IMC)
  • tu historial familiar
  • presión arterial alta
  • niveles altos de triglicéridos y colesterol
  • historial de diabetes gestacional
  • tener cierta ascendencia, como hispana, afroamericana o asiática americana

Las interacciones entre la genética y el ambiente dificultan identificar la causa definitiva de la diabetes tipo 2. Sin embargo, esto no significa que no puedas reducir tu riesgo al cambiar hábitos.

El Estudio de los Resultados del Programa para la Prevención de la Diabetes (DPPOS, en inglés), una amplia investigación de personas en riesgo de diabetes de 2012, sugiere que la pérdida de peso y el incremento en la actividad física pueden evitar o retrasar la diabetes tipo 2.

Los niveles de glucosa en la sangre regresaron a niveles normales en algunos casos. Otras revisiones de diversos estudios han reportado resultados similares.

A continuación, encontrarás algunas cosas que puedes empezar a hacer hoy mismo para reducir tu riesgo de diabetes tipo 2:

Empieza un programa de ejercicios

Agrega lentamente actividad física en tu rutina diaria. Por ejemplo, usa las escaleras en lugar del elevador o estaciónate más lejos de las entradas a los edificios. También puedes intentar salir a caminar durante el almuerzo.

Una vez que estés listo, puedes empezar a agregar entrenamiento con peso liviano y otras actividades cardiovasculares a tu rutina. Inicia con 30 minutos de ejercicio todos los días. Si necesitas ideas de cómo empezar, verifica esta lista de 14 ejercicios cardiovasculares para entusiasmarte.

Crea un plan de comidas saludable

Puede ser difícil evitar los carbohidratos y calorías adicionales cuando comes fuera. Cocinar tus propias comidas es la forma más fácil de tomar decisiones saludables.

Prepara un plan semanal de comidas que incluya platillos para cada comida. Consigue todos los alimentos que necesitarás y realiza el trabajo de preparación con anticipación.

Además, esto puede relajarte. Empieza con planificar tus almuerzos para la semana. Una vez que te sientas a gusto con eso, puedes planificar tus comidas adicionales.

Elige bocadillos saludables

Consigue opciones de bocadillos saludables para que no tengas la tentación de tomar una bolsa de patatas fritas o un dulce. A continuación, encontrarás algunos bocadillos o snacks saludables, fáciles de comer que posiblemente quieras probar:

  • palitos de zanahoria y humus
  • manzanas, clementinas y otras frutas
  • un puñado de nueces, pero ten cuidado con el tamaño de las porciones
  • palomitas de maíz, pero omite agregar mucha sal o mantequilla
  • galletas integrales y queso

Conocer tu riesgo de diabetes tipo 2 puede ayudarte a hacer cambios para evitar desarrollar la condición.

Dile a tu médico sobre tu historial familiar con la diabetes tipo 2. Puede decidir si la prueba genética es la adecuada para ti. También puede ayudarte a reducir tu riesgo con cambios en tu estilo de vida.

Tu médico además querrá verificar regularmente tus niveles de glucosa. Las pruebas pueden ayudarles con la detección temprana de anormalidades del azúcar en la sangre o identificación de señales de advertencia de la diabetes tipo 2. El diagnóstico y tratamiento tempranos pueden tener un impacto positivo en tu perspectiva.

Leer el artículo en Inglés.