Las personas con diabetes solían depender solo del análisis de orina o de pinchazos diarios en los dedos para medir sus niveles de azúcar en la sangre. Estas pruebas son precisas, pero solo en el momento.

En realidad, son una medida general de control de azúcar en sangre muy limitada. Esto se debe a que el nivel de azúcar puede tener mucha variación dependiendo de la hora del día, los niveles de actividad e incluso por los cambios hormonales. Algunas personas pueden tener un nivel alto de azúcar en la sangre a las 3:00 a. m. y ni siquiera lo saben.

Las pruebas de A1C estuvieron disponibles a partir de la década de los 80 y se convirtieron rápidamente en una herramienta importante para monitorear el control de la diabetes. Las pruebas de A1C miden el promedio de glucosa en la sangre durante los últimos dos o tres meses. Así que, incluso si tienes un nivel alto de azúcar en la sangre en ayunas, tu nivel de azúcar en la sangre en general podría ser normal o viceversa.

Un nivel normal de azúcar en la sangre en ayunas no descarta la posibilidad de tener diabetes tipo 2. Es por eso que las pruebas de A1C ahora se están usando para el diagnóstico y la detección de prediabetes y diabetes. Debido a que no requiere ayuno, la prueba se puede realizar en cualquier momento del día como parte de un análisis de sangre general.

La prueba A1C se conoce también como la prueba de hemoglobina A1c o la prueba HbA1c. Otros nombres pueden ser prueba de hemoglobina glicosilada, prueba de glucohemoglobina, prueba de hemoglobina glicosilada o A1C.

La A1C mide la cantidad de hemoglobina en la sangre que contiene glucosa unida a esta. La hemoglobina es una proteína que se encuentra dentro de los glóbulos rojos y transporta oxígeno al cuerpo. Las células de hemoglobina mueren y se regeneran constantemente. Su tiempo de vida es de aproximadamente tres meses.

La glucosa se adhiere a la hemoglobina (glicatos), pero tener el registro de cuánta glucosa se ha adherido demora unos tres meses. Si hay demasiada glucosa adherida a las células de hemoglobina, tendrás un nivel alto de A1C. Si la cantidad de glucosa es normal, entonces tu A1C será normal.

La prueba es eficaz debido al tiempo de vida de las células de hemoglobina.

Digamos que tu nivel de glucosa en la sangre fue alto la semana pasada o el mes pasado, pero ahora se encuentra normal. Tu hemoglobina llevará un “registro” del alto nivel de glucosa en la sangre de la semana pasada en forma de más A1C en la sangre. La glucosa que se adhirió a la hemoglobina durante los últimos tres meses aún se registrará en la prueba, ya que las células viven por aproximadamente tres meses.

La prueba A1C muestra un promedio de sus lecturas de azúcar en la sangre durante los últimos tres meses. No es exacto para un día determinado, pero le da a tu médico una idea clara de cuán efectivo ha sido tu control del azúcar en la sangre con el tiempo.

Una persona sin diabetes tendrá alrededor del 5% de su hemoglobina glucosilada. Según el Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y Renales (NIDDK, en inglés), un nivel de A1C normal es 5.6% o menos.

Un nivel de 5.7% a 6.4% indica prediabetes. Las personas con diabetes tienen un nivel de A1C de 6.5% o más.

La Asociación Americana de Diabetes (ADA, en inglés) ofrece una calculadora que muestra cómo los niveles de A1C se correlacionan con los niveles de glucosa.

Para evaluar el control general de la glucosa, las personas con diabetes deben hacerse una prueba de A1C al menos dos veces al año. Se deben tomar mediciones más frecuentes (por ejemplo, cada 3 meses) si tienes diabetes tipo 1, si tu tratamiento se está ajustando, si tú y tu médico están estableciendo ciertos objetivos de azúcar en la sangre o si estás embarazada.

Cualquier persona que haya tenido diabetes durante un período de tiempo sabe que las pruebas de A1C no han sido confiables sino hasta hace poco. Anteriormente, muchos tipos diferentes de pruebas A1C daban diferentes resultados, dependiendo del laboratorio que hacía el análisis.

Sin embargo, el Programa Nacional de Estandarización de Glicohemoglobina (National Glycohemoglobin Standardization Program) ayudó a mejorar la precisión de estas pruebas. Ahora los fabricantes de las pruebas A1C tienen que demostrar que sus pruebas son consistentes con las que se usaron en un estudio importante sobre la diabetes. En la actualidad también se pueden adquirir kits de prueba caseros precisos.

Sin embargo, la precisión es relativa cuando se trata de A1C o incluso de las pruebas de glucosa en la sangre. El resultado de la prueba A1C puede variar por hasta medio punto porcentual superior o inferior al porcentaje real. Eso quiere decir que, si tu A1C es 6, podría indicar un rango de 5.5 a 6.5.

Algunas personas pueden tener una prueba de glucosa en la sangre que indique diabetes, pero su A1C es normal, o viceversa. Antes de confirmar un diagnóstico de diabetes, tu médico debe repetir la prueba que fue anormal en otro día diferente. Esto no es necesario cuando hay síntomas inequívocos de diabetes (aumento de la sed, la micción y la pérdida de peso) y un azúcar aleatorio de más de 200.

Algunas personas pueden obtener resultados falsos si tienen insuficiencia renal, enfermedad hepática o anemia grave. El origen étnico también puede influir en la prueba. Las personas de ascendencia africana, mediterránea o del sudeste asiático pueden tener un tipo de hemoglobina menos común que puede interferir con algunas pruebas de A1C. La A1C también puede verse afectada si disminuye la supervivencia de los glóbulos rojos.

Los niveles altos de A1C son indicativos de una diabetes no controlada, lo cual se ha relacionado con un mayor riesgo de las siguientes afecciones:

  • enfermedades cardiovasculares, como accidente cerebrovascular y ataque al corazón
  • enfermedad renal
  • daño neurológico
  • daño en los ojos que puede provocar ceguera
  • entumecimiento, hormigueo y falta de sensibilidad en los pies debido al daño neurológico
  • cicatrización más lenta de las heridas e infección

Si estás en las primeras etapas de la diabetes tipo 2, los pequeños cambios en tu estilo de vida pueden marcar una gran diferencia e incluso poner tu diabetes en remisión. Perder algunas libras o comenzar un programa de ejercicios puede ayudar. La diabetes tipo 1 necesita el uso de insulina desde el momento del diagnóstico.

Para aquellos que han tenido prediabetes o diabetes durante mucho tiempo, los resultados más altos de A1C pueden ser una señal de que necesitan comenzar a tomar medicamentos o cambiar los que ya están tomando. La prediabetes puede progresar a diabetes a una tasa de 5% a 10% por año. También es posible que debas hacer otros cambios en tu estilo de vida y llevar un mejor control diario de tu glucosa en la sangre. Habla con tu médico sobre el mejor plan de tratamiento para ti.

La prueba A1C mide la cantidad de hemoglobina en la sangre que tiene glucosa adherida. La prueba da un promedio de tus lecturas de azúcar en la sangre durante los últimos tres meses.

Se usa para controlar los niveles de azúcar en la sangre, así como para el diagnóstico y la detección de prediabetes y diabetes. Las personas con diabetes deben hacerse una prueba de A1C al menos dos veces al año y en casos específicos, con mayor frecuencia.

Leer el artículo en Inglés