Comer fruta habitualmente puede mejorar la salud.

Sin embargo, no todas las frutas son iguales. Algunas de ellas brindan beneficios únicos para la salud.

Estas son las 20 frutas más saludables del mundo.

La toronja es una de las frutas cítricas más saludables.

Además de ser una buena fuente de vitaminas y minerales, es conocida por su capacidad para contribuir a la pérdida de peso y reducir la resistencia a la insulina.

Por ejemplo, en un estudio de 91 personas, aquellos que comieron media toronja fresca antes de las comidas perdieron 2.9 libras (1.3 kg) más de peso que aquellos que no lo hicieron.

En el mismo estudio, el grupo que comió toronja tuvo una reducción significativa en los niveles de insulina y en la resistencia a la insulina.

Además, se ha demostrado que comer toronja reduce los niveles de colesterol y ayuda a prevenir los cálculos renales.

Entre las frutas tropicales, la piña es una superestrella de la nutrición. Una taza (237 ml) de piña proporciona el 131 por ciento de la ingesta diaria de referencia (IDR) para la vitamina C y el 76 por ciento de la IDR para el manganeso.

La piña también contiene bromelina, una mezcla de enzimas conocida por sus propiedades antiinflamatorias y su capacidad para digerir proteínas.

Estudios en laboratorio y en animales sugieren que la bromelina puede ayudar a proteger contra el cáncer y el crecimiento de tumores.

El aguacate es diferente de la mayoría de las otras frutas.

La mayoría de las frutas tienen un alto contenido de carbohidratos, mientras que el aguacate es bajo en carbohidratos y está compuesto principalmente de grasas saludables.

La mayoría de la grasa del aguacate es ácido oleico, una grasa monoinsaturada vinculada a la reducción de la inflamación y a la salud del corazón.

Además de contener grasas saludables, el aguacate está cargado de potasio, fibra y magnesio.

Un aguacate entero proporciona el 28 por ciento del IDR de potasio. El consumo adecuado de potasio está asociado con una reducción de la presión arterial y un menor riesgo de accidente cerebrovascular.

Los arándanos tienen poderosos beneficios para la salud.

Tienen un perfil nutricional impresionante, siendo particularmente altos en fibra, vitamina C, vitamina K y manganeso.

Los arándanos también son excepcionalmente altos en antioxidantes.

De hecho, se cree que contienen el mayor contenido de antioxidantes entre las frutas más comúnmente consumidas.

Los antioxidantes de los arándanos pueden reducir el riesgo de enfermedades crónicas, como las enfermedades cardíacas, la diabetes y el Alzheimer.

Los arándanos también son conocidos por sus poderosos efectos sobre el sistema inmunitario.

Un estudio encontró que consumir arándanos regularmente puede aumentar las células asesinas naturales en el cuerpo. Estas ayudan a defenderte contra el estrés oxidativo y las infecciones virales.

Además, los antioxidantes de los arándanos pueden tener un efecto protector en el cerebro. Por ejemplo, se ha demostrado que el consumo de arándanos mejora la memoria en los adultos mayores.

Las manzanas están entre las frutas más populares y también son increíblemente nutritivas.

Contienen una gran cantidad de fibra, vitamina C, potasio y vitamina K. También proporcionan algunas vitaminas B.

Los estudios sugieren que los antioxidantes de las manzanas pueden promover la salud del corazón y reducir el riesgo de diabetes tipo 2, cáncer y Alzheimer.

La actividad antioxidante de las manzanas también se ha relacionado con una mayor densidad ósea en estudios realizados en animales y en laboratorio.

Otro beneficio importante para la salud de las manzanas es su contenido de pectina.

La pectina es una fibra prebiótica que alimenta a las bacterias buenas del intestino y ayuda a mejorar la digestión y la salud metabólica.

Las granadas están entre las frutas más saludables que puedes comer.

No solo están cargadas de nutrientes, sino que también contienen poderosos compuestos vegetales que son responsables de la mayoría de sus beneficios para la salud.

Los niveles de antioxidantes en las granadas han demostrado ser tres veces más altos que los del té verde y el vino tinto.

Los estudios también han demostrado que las granadas tienen efectos antiinflamatorios y pueden ayudar a reducir el riesgo de cáncer.

Los mangos son una excelente fuente de vitamina C.

También contienen fibra soluble, que puede proporcionar muchos beneficios para la salud.

Además, los mangos tienen fuertes propiedades antioxidantes y antiinflamatorias que pueden ayudar a reducir el riesgo de enfermedades.

En estudios en animales, los compuestos vegetales en los mangos han demostrado proteger contra la diabetes.

Las fresas son altamente nutritivas.

Se destacan por su contenido de vitamina C, manganeso, folato y potasio.

En comparación con otras frutas, las fresas tienen un índice glucémico relativamente bajo. Comerlas no debería causar un aumento brusco de azúcar en la sangre.

Al igual que otras bayas, las fresas tienen una gran capacidad antioxidante, lo que puede reducir el riesgo de desarrollar enfermedades crónicas.

Estudios en animales y en laboratorio han demostrado que las fresas también pueden ayudar a prevenir el cáncer y la formación de tumores.

Los arándanos rojos tienen impresionantes beneficios para la salud.

Tienen un excelente perfil nutricional y son ricos en vitamina C, manganeso, vitamina E, vitamina K1 y cobre.

También contienen una cantidad significativa de antioxidantes llamados polifenoles de flavonol, que pueden mejorar la salud.

Lo que hace que los arándanos rojos sean únicos con respecto a otras frutas es que sus jugos y extractos ayudan a prevenir las infecciones urinarias.

Se cree que las proantocianidinas de tipo A son los compuestos responsables de este efecto, ya que pueden evitar que las bacterias se adhieran al revestimiento de la vejiga y el tracto urinario.

Los limones son una fruta cítrica muy saludable conocida por su alto contenido de vitamina C.

Pueden ser particularmente útiles para promover la salud del corazón debido a su potencial para reducir los lípidos en la sangre y la presión arterial.

De acuerdo con los hallazgos de estudios en animales, los investigadores también han propuesto que los compuestos vegetales en los limones pueden ayudar a prevenir el aumento de peso.

Otros estudios muestran que el ácido cítrico en el jugo de limón tiene la capacidad de tratar los cálculos renales.

El durian es apodado el “rey de las frutas”

Una taza (237 ml) de durian proporciona el 80 por ciento de la IDR de vitamina C.

También es rico en manganeso, vitaminas del grupo B, cobre, folato y magnesio.

Además, el durian contiene varios compuestos vegetales saludables que funcionan como antioxidantes.

La sandía tiene un alto contenido de vitaminas A y C. También es rica en algunos antioxidantes importantes, incluyendo licopeno, carotenoides y cucurbitacina E.

Algunos de los antioxidantes de la sandía han sido estudiados por sus efectos anticancerígenos.

El consumo de licopeno está relacionado con un menor riesgo de desarrollar cánceres del sistema digestivo, mientras que la cucurbitacina E puede inhibir el crecimiento de tumores.

El consumo de alimentos ricos en licopeno también puede promover la salud del corazón debido a su capacidad para reducir el colesterol y la presión arterial.

De todas las frutas, la sandía es una de las más hidratantes. El 92 por ciento de la sandía es agua, lo que puede ayudarte a sentirte más lleno.

Las aceitunas son una buena fuente de vitamina E, hierro, cobre y calcio.

También proporcionan muchos antioxidantes, que pueden ayudar a prevenir las enfermedades del corazón y el daño al hígado, y tienen efectos antiinflamatorios.

Al igual que los aguacates, las aceitunas contienen ácido oleico, que puede proporcionar varios beneficios para la salud del corazón y la prevención del cáncer.

Además, los estudios en animales han vinculado algunos de los compuestos vegetales de las aceitunas con un menor riesgo de osteoporosis.

Las moras son otra fruta increíblemente saludable, llena de vitaminas, minerales, fibra y antioxidantes.

Brindan una cantidad impresionante de vitamina C, vitamina K y manganeso.

Una taza (237 ml) de moras proporciona 8 gramos de fibra.

Además, los antioxidantes de las moras han demostrado reducir la inflamación y el envejecimiento de las arterias. Ambos efectos pueden proteger contra las enfermedades crónicas, como las enfermedades cardíacas y el cáncer.

Las naranjas son una de las frutas más populares y nutritivas del mundo.

Una naranja mediana proporciona una cantidad significativa de vitamina C y potasio. También son una buena fuente de vitaminas B, como la tiamina y el folato.

Los compuestos vegetales de las naranjas son responsables de la mayoría de sus beneficios para la salud. Entre ellos están los flavonoides, los carotenoides y el ácido cítrico.

Por ejemplo, el ácido cítrico puede reducir el riesgo de cálculos renales.

Las naranjas son similares a los limones con sus impresionantes cantidades de vitamina C y ácido cítrico, que ayudan a aumentar la absorción de hierro y a prevenir la anemia.

Los plátanos son ricos en vitaminas y minerales y tienen bastantes beneficios para la salud.

Son bien conocidos por su alto contenido de potasio. Un plátano mediano proporciona el 12 por ciento de la IDR de este mineral.

Una propiedad exclusiva de los plátanos es su composición de carbohidratos.

Los carbohidratos de los plátanos verdes sin madurar constan en gran parte de almidón resistente, que puede mejorar el control del azúcar en la sangre y hacerte sentir lleno.

Los plátanos también contienen pectina, que puede mejorar el control del azúcar en la sangre y la salud digestiva.

Además, los estudios han demostrado que el alto contenido de carbohidratos y minerales de los plátanos los convierte en una gran fuente de energía antes de hacer ejercicio.

Las uvas son muy saludables. Se destacan por su alto contenido de antioxidantes.

Se ha demostrado que las antocianinas y el resveratrol de las uvas reducen la inflamación.

Además, los estudios en animales sugieren que los compuestos vegetales de las uvas pueden ayudar a proteger el corazón, los ojos, las articulaciones y el cerebro.

La guayaba tiene un perfil nutricional sobresaliente.

Comer solo una onza (28 gramos) de guayaba te dará el 107 por ciento de la IDR de vitamina C.

La guayaba también es rica en fibra, folato, vitamina A, potasio, cobre y manganeso.

Se ha demostrado que los antioxidantes de la guayaba protegen las células del daño oxidativo, lo que indica que pueden ayudar a reducir el riesgo de enfermedades crónicas.

La guayaba es otra gran fuente de pectina, que beneficia la digestión y puede ayudar a prevenir el cáncer de colon.

La papaya es una fruta muy saludable que tiene un alto contenido de vitamina C, vitamina A, potasio y folato.

También es rica en el antioxidante anticancerígeno licopeno.

Es más, los estudios muestran que el cuerpo absorbe mejor el licopeno de la papaya que el de otras frutas y vegetales ricas en licopeno.

También hay alguna evidencia de que la papaya puede mejorar la digestión. Contiene papaína, una enzima que hace que las proteínas sean más fáciles de digerir.

Las cerezas son ricas en nutrientes, especialmente en potasio, fibra y vitamina C.

Contienen antioxidantes, incluyendo antocianinas y carotenoides, que reducen la inflamación y pueden ayudar a prevenir varias enfermedades.

Otro beneficio impresionante para la salud de las cerezas es su contenido de melatonina.

La melatonina es una hormona que envía señales a tu cerebro cuando es hora de dormir. Puede ayudar a tratar el insomnio y otros trastornos del sueño.

Un estudio concluyó que el contenido de melatonina en el jugo de cereza agria mejoró la duración y la calidad del sueño.

Todas las frutas son saludables, pero algunas son aun más saludables que otras.

Trata de comer una variedad de frutas de la lista anterior para mejorar tu salud.

Leer el artículo en inglés.