Debido a que tus riñones se encuentran hacia tu espalda y debajo de tu caja torácica, puede ser difícil saber si el dolor que experimentas en esa área proviene de tu espalda o tus riñones.

Los síntomas que tienes pueden ayudarte a determinar cuál es el origen del dolor.

La ubicación, tipo y severidad del dolor son algunas de las cosas que serán diferentes dependiendo de si se trata de un problema en tus riñones o tu espalda.

El dolor renal con mucha frecuencia es ocasionado por una infección en el órgano o un cálculo en los conductos que salen de este.

Si el dolor proviene de tu riñón, tendrá estas características:

Donde se localiza el dolor

El dolor renal se siente en tu costado, que es el área a cada lado de tu columna entre la parte baja de tu caja torácica y tus caderas. Usualmente ocurre en un lado de tu cuerpo, pero puede ocurrir en ambos.

Tipo de dolor

El dolor renal usualmente es agudo si tienes un cálculo renal y un dolor sordo, si proviene de una infección. Con frecuencia, será constante.

No empeorará con el movimiento ni desaparecerá por sí solo sin un tratamiento.

Si estás expulsando un cálculo renal, el dolor puede variar a medida que el cálculo se mueve.

Irradiación del dolor

Algunas veces, el dolor se propaga (irradia) al interior de tu muslo o a la parte inferior del abdomen.

Severidad del dolor

El dolor renal es clasificado de acuerdo con lo fuerte que sea: como severo o leve. Un cálculo renal usualmente ocasiona dolor severo, mientras que el dolor de una infección suele ser leve.

Cosas que lo mejoran o empeoran

En general, nada hace que el dolor mejore hasta que se corrige el problema, como expulsar el cálculo. A diferencia del dolor de espalda, este no cambiará con el movimiento.

Síntomas que lo acompañan

Si tienes una infección renal o un cálculo renal, también puedes experimentar:

  • fiebre y escalofríos
  • náuseas y vómitos
  • orina oscura o turbia
  • necesidad urgente de orinar
  • dolor al orinar
  • una infección reciente en tu vejiga
  • sangre en tu orina (esto puede suceder con una infección o cálculos renales)
  • cálculos renales pequeños que parecen arena en tu orina

El dolor de espalda es más común que el dolor renal y usualmente es ocasionado por un problema en los músculos, huesos o nervios en la zona.

El dolor de espalda tiene las siguientes características:

En donde se localiza el dolor

El dolor puede ocurrir en cualquier lugar de tu espalda, pero comúnmente se encuentra ubicado en tu espalda baja o en uno de tus glúteos.

Tipo de dolor

El dolor muscular se siente como un dolor leve. Si te has lastimado o irritado un nervio, el dolor es una sensación de ardor agudo que puede recorrer desde la parte baja de tus glúteos hasta tu pantorrilla o incluso tu pie.

El dolor muscular puede afectar uno o ambos lados, pero si es por un nervio usualmente solo afecta un lado.

Irradiación del dolor

El dolor del nervio se puede propagar a tu pantorrilla. El dolor de un músculo usualmente permanece en la espalda.

Severidad del dolor

El dolor de espalda se describe como agudo o crónico según la cantidad de tiempo que lo has tenido.

El dolor agudo dura de días a semanas, el dolor subagudo de seis semanas a tres meses; y el dolor crónico, más de tres meses.

Cosas que lo mejoran o empeoran

El dolor de espalda puede empeorar con el movimiento o si estás de pie o sentado por mucho tiempo. Puede mejorar si cambias de posición o caminas.

Síntomas que lo acompañan

Otros síntomas que puedes experimentar con el dolor de espada incluyen:

  • el punto de dolor se ve hinchado y es sensible al tacto
  • un espasmo muscular en el área del dolor
  • entumecimiento y debilidad en una o ambas piernas (si el dolor se debe a un problema nervioso)

Si determinas que tienes dolor de espalda y no puedes retener la orina o las evacuaciones intestinales, algo está presionando tus nervios espinales y debes ser evaluado inmediatamente.

Esta condición, llamada síndrome de cola de caballo, puede ocasionar daño severo a largo plazo en tus nervios espinales si no se trata de inmediato.

Una vez que has determinado si tu dolor proviene de tu espalda o de tus riñones, considera visitar a tu médico para una evaluación o tratamiento.

Siempre debes ser examinado si consideras que tienes una infección renal o cálculos renales.

Es posible que puedas tratar un dolor de espalda agudo moderado sin ver a tu doctor, pero si no mejora, es más que un dolor leve, o se propaga, debes consultar con tu médico.

Leer el artículo en Inglés