Nuestros pies están formados no solo de huesos y músculos, sino también de ligamentos y tendones. Estas partes del cuerpo cargan todo nuestro peso corporal todo el día, así que no es sorprendente que el dolor de pies sea relativamente común.

A veces, sentiremos dolor en la parte superior del pie, lo cual puede ser incómodo cuando caminamos y hasta cuando estamos de pie. Este dolor puede ser moderado o severo, dependiendo de la causa y la gravedad de cualquier posible lesión.

El dolor en la parte superior del pie puede ser causado por diferentes afecciones, la más común se debe al uso excesivo en actividades como correr, saltar o patear.

Las afecciones causadas por el uso excesivo incluyen:

  • Tendinitis extensora. Esta es causada por el uso excesivo o zapatos apretados. Los tendones ubicados a lo largo de la parte superior del pie, que permiten al pie moverse hacia arriba, se inflaman y causan dolor.
  • Síndrome del seno del tarso. Este síndrome es poco común y se caracteriza por inflamación del seno del tarso, el canal que se encuentra entre el talón y el hueso del tobillo. Esta afección causa dolor en la parte superior del pie y en la parte exterior del tobillo.
  • Fracturas por estrés de los huesos en los pies. Pueden causar dolor en particular las fracturas en los huesos del metatarso, que están ubicados en la parte superior del pie. La hinchazón puede ser un síntoma de esta lesión.

Otras causas de dolor en la parte superior del pie incluyen:

  • gota, la que puede causar dolor intenso y repentino en la articulación en la base del dedo gordo
  • espolones óseos, que son protuberancias dolorosas que se forman a lo largo de tus articulaciones, en las articulaciones de tus pies, cerca de tus dedos
  • neuropatía periférica, que causa dolor, punzadas o entumecimiento que se puede propagar desde los pies hasta las piernas
  • disfunción del nervio peroneo común, la cual es la disfunción de una rama del nervio ciático que puede causar hormigueo y dolor en la parte superior del pie, junto con debilidad del pie o la pierna

Si tienes dolor de pie persistente que dura más de 1 semana a pesar de intentar tratarlo en casa, deberías hacer una cita con tu médico. También deberías llamar a tu médico si tu dolor es tan grave que te impide caminar, o si tienes una sensación de ardor, entumecimiento u hormigueo en el pie afectado. Puedes llamar a tu médico general, quien te puede derivar a un podólogo.

Cuando hagas una cita con tu médico, te preguntará sobre cualquier otro síntoma y cómo te podrías haber lesionado el pie. Podría preguntarte sobre tu actividad física y cualquier lesión anterior en tu pie o tobillo.

Después, el médico examinará tu pie. Podría presionar diferentes áreas del pie para determinar dónde sientes el dolor. También te podría pedir que camines y realices ejercicios como girar tu pie para evaluar tu rango de movimiento.

Para verificar si tienes tendinitis extensora, tu médico te pedirá que flexiones tu pie hacia abajo. Luego tirará tus dedos hacia arriba mientras tratas de resistir. Si sientes dolor, es posible que la causa sea tendinitis extensora.

Si tu médico sospecha que hay un hueso quebrado, fractura o espolones óseos, te pedirá rayos X del pie.

Otras pruebas que tu médico podría hacer incluyen:

  • pruebas de sangre, que pueden identificar afecciones como la gota
  • una imagen por resonancia magnética (IRM) para observar el daño del nervio peroneo

Como los pies soportan todo nuestro peso corporal, una lesión leve podría hacerse más extensa si no se le da tratamiento. Es importante que busques tratamiento inmediato si sospechas que tienes una lesión.

El tratamiento depende de la causa subyacente de la afección y puede incluir:

  • terapia física, que puede ayudar a tratar trastornos como neuropatía periférica, tendinitis extensora y daños al nervio peroneo
  • un yeso o bota para lesiones como huesos quebrados o fracturas
  • los AINE u otros medicamentos antiinflamatorios que pueden ayudar a reducir la inflamación, incluso la inflamación por gota
  • tratamiento en casa

El tratamiento en casa puede ayudar con el dolor de pie en muchos casos. Deberás descansar y no utilizar el pie afectado lo más que puedas. Puedes aplicar hielo en el área afectada durante 20 minutos a la vez, pero no más.

Cuando tengas que caminar, utiliza zapatos con suficiente soporte y bien ajustados que no sean demasiado apretados.

La mayoría de las causas del dolor en la parte superior del pie son altamente tratables, pero necesitan tratarse antes de que el dolor y las lesiones empeoren.

Si tienes dolor en la parte superior del pie, trata de dejar que tu pie descanse lo más posible al menos por 5 días y aplica hielo al área afectada durante no más de 20 minutos cada vez.

Si los tratamientos caseros no parecen ayudar después de 5 días, haz una cita con tu médico.

Lee el artículo en inglés.