La parte inferior izquierda de tu abdomen alberga la última parte del colon, y para algunas mujeres, el ovario izquierdo. El dolor leve en esta área no suele ser motivo de preocupación y puede desaparecer por sí solo en un día o dos.

Si el dolor se debe a un accidente o lesión, llama a los servicios de emergencia locales de inmediato. También debes buscar atención médica inmediata si sientes presión o dolor en el pecho.

Pide a alguien que te ayude a obtener atención urgente o que te lleve a una sala de emergencias, si tienes:

  • fiebre
  • sensibilidad anormal severa al contacto en el área afectada
  • hinchazón del abdomen
  • heces con sangre
  • náuseas y vómitos persistentes
  • pérdida inexplicable de peso
  • piel que luce amarillenta (ictericia)

Sigue leyendo para obtener más información sobre el dolor en la parte inferior izquierda del abdomen, qué lo causa y cuándo consultar a tu médico.

En muchos casos, el dolor persistente específico de la parte inferior izquierda del abdomen es causado por la diverticulitis.

Los divertículos son pequeñas bolsas que se crean por la presión en los puntos débiles del colon. Los divertículos son comunes, y más aún después de los 40 años. Cuando una bolsa se rasga, la hinchazón y la infección pueden causar diverticulitis.

Otros síntomas incluyen:

  • fiebre
  • náuseas
  • vómitos
  • sensibilidad anormal en el abdomen

Aunque no es tan frecuente, el estreñimiento o la diarrea pueden ser un signo de diverticulitis.

En el caso de una diverticulitis leve, la mayoría de las personas responden bien al descanso, a un cambio en la dieta y a los antibióticos. Algunas personas necesitan cirugía si la afección es grave o se vuelve a presentar.

Estas son algunas de las razones más comunes para el dolor a ambos lados de la parte inferior del abdomen.

Gases

Expulsar gases y eructar es normal. Los gases se pueden encontrar en todo el tracto digestivo, desde el estómago hasta el recto. Son el resultado normal de la deglución y la digestión.

Los gases pueden ser causados por:

  • tragar más aire de lo habitual
  • comer en exceso
  • fumar
  • masticar chicle
  • no poder digerir completamente algunos alimentos
  • comer alimentos que producen gases
  • tener un trastorno de las bacterias en el colon

En general, tener gases no es algo serio. Habla con tu médico si es algo persistente o si tienes otros síntomas, como:

  • vómitos
  • diarrea
  • estreñimiento
  • pérdida involuntaria de peso
  • acidez estomacal
  • sangre en las heces

Indigestión

La indigestión suele ocurrir después de comer. El estómago produce ácido cuando comes. Este ácido puede irritar el esófago, el estómago o el intestino. El dolor generalmente se percibe en la parte superior del abdomen, pero en casos raros también puede afectar la parte inferior del abdomen.

La indigestión suele ser leve y la mayoría de las personas también pueden tener molestias, dolor o una sensación de ardor.

Otros síntomas incluyen:

  • acidez estomacal
  • sentirse lleno o hinchado
  • eructos o flatulencia
  • náuseas

Consulta a tu médico si la indigestión continúa o empeora.

Hernia

Una hernia es el resultado de un órgano interno u otra parte del cuerpo que empuja a lo largo del músculo o tejido que lo rodea. Es posible que algunas hernias luzcan como un bulto o protuberancia en el abdomen o la ingle.

Otros síntomas pueden incluir:

  • mayor tamaño de la protuberancia
  • dolor más fuerte en el sitio
  • dolor al levantarse
  • dolor ligero
  • sensación de llenura

Cada tipo de hernia tiene síntomas diferentes. Por ejemplo, las hernias hiatales no producen un bulto.

La causa específica depende del tipo de hernia. Las hernias pueden causar problemas serios, así que consulta a tu médico si sospechas que podrías tener una.

Cálculos renales

Un cálculo renal suele comenzar a causar problemas cuando se mueve dentro del riñón o el uréter, el tubo que conecta el riñón con la vejiga.

El cálculo puede causar dolor intenso en el costado y la espalda, debajo de las costillas. El dolor también podría venir en oleadas y mejorar o empeorar repentinamente, a medida que el cálculo se mueve a lo largo del tracto urinario.

También puedes experimentar:

  • orina de color rosa, roja, marrón, turbia o con mal olor
  • micción con dolor o que ocurre con más frecuencia
  • náuseas
  • vómitos
  • fiebre o escalofríos

No existe una causa única para la aparición de cálculos renales. Ciertas cosas pueden aumentar tu riesgo, por ejemplo, que alguien en tu familia tenga un cálculo. Consulta a tu médico si tienes síntomas que te preocupan.

Culebrilla

¿Has tenido varicela? Si tu respuesta es sí, el virus de la varicela o del herpes zóster está silenciosamente en tu cuerpo. El virus puede aparecer nuevamente más tarde como culebrilla o herpes. El riesgo aumenta a medida que envejeces, generalmente después de los 50 años.

La infección por culebrilla o herpes zóster puede causar una erupción dolorosa similar a una franja de ampollas que cubre una parte de tu cuerpo. A veces, la erupción aparece en el cuello o el rostro. Algunas personas tienen dolor, sin que aparezca la erupción.

Otros síntomas incluyen:

  • ardor, entumecimiento u hormigueo
  • sensibilidad al tacto
  • ampollas que se abren y forman costras
  • picazón

La vacuna contra el herpes zóster puede ayudar a reducir las posibilidades de contraer esta afección. Si tienes culebrilla o herpes zóster, consulta a tu médico. Comenzar el tratamiento temprano puede acortar la infección y disminuir las posibilidades de desarrollar otros problemas.

Algunas causas de dolor en la parte inferior izquierda del abdomen solo afectan a las mujeres. Estas afecciones pueden ser más graves o necesitar atención médica. En estos casos, el dolor también se puede desarrollar en el lado derecho del abdomen.

Cólicos menstruales (dismenorrea)

Los cólicos suelen ocurrir antes y durante el período menstrual. Si bien el dolor puede variar desde una molestia menor hasta algo que interfiere con tus actividades diarias, los cólicos menstruales generalmente no son graves.

Consulta a tu médico si:

  • los cólicos interfieren con tus actividades diarias
  • los síntomas empeoran con el tiempo
  • tienes más de 25 años y los cólicos han empezado a agravarse

Endometriosis

En la endometriosis, el tejido que generalmente recubre el interior del útero crece fuera de este. Esto puede causar dolor abdominal y provocar infertilidad.

Algunos otros síntomas son:

  • cólicos menstruales que producen mucho dolor y que pueden empeorar con el tiempo
  • dolor durante las relaciones sexuales
  • movimientos del intestino o micción con dolor
  • períodos menstruales abundantes
  • manchado entre períodos

Aún no se conoce la causa de la endometriosis. Es hora de que veas a tu médico si los síntomas son severos e interfieren con tus actividades diarias.

Quiste de ovario

Un quiste de ovario es un saco lleno de líquido dentro o encima del ovario. Son parte del ciclo menstrual normal de una mujer.

La mayoría de los quistes no producen síntomas y desaparecen sin tratamiento en unos pocos meses. Un quiste grande puede causar molestias. También puede presionar la vejiga y hacer que orines con más frecuencia.

Un quiste que se rompe (se abre) puede causar algunos problemas graves, como dolor intenso o hemorragia interna.

Consulta a tu médico o busca ayuda de inmediato si experimentas:

  • dolor abdominal intenso y repentino
  • dolor con fiebre o vómitos
  • signos de conmoción, como piel fría y pegajosa, respiración rápida, aturdimiento o debilidad

Torsión ovárica

Los quistes ováricos de gran tamaño pueden hacer que el ovario cambie de posición en el cuerpo. Esto aumenta el riesgo de torsión ovárica, una torsión dolorosa del ovario que puede cortar el suministro de sangre. Las trompas de Falopio también se pueden ver afectadas.

Hay mayor probabilidad de que ocurra una torsión ovárica en el embarazo o con el uso de hormonas para promover la ovulación.

La torsión ovárica no es común. Cuando sucede, suele ser durante los años reproductivos de la mujer. Consulta a tu médico si sientes un dolor intenso y repentino en el abdomen, junto con vómitos. A menudo, se necesita cirugía para destorcer el ovario o extraerlo.

Embarazo ectópico

En el embarazo ectópico, un óvulo fecundado se implanta antes de llegar al útero. Esto generalmente ocurre dentro de las trompas de Falopio, las cuales conectan el ovario con el útero. Un embarazo ectópico puede o no presentar síntomas.

Además del dolor abdominal, los síntomas pueden incluir:

  • que falte el período más otros signos de embarazo
  • sangrado vaginal
  • flujo acuoso
  • incomodidad al orinar o defecar
  • dolor en el extremo del hombro

Consulta a tu médico si tienes estos síntomas y crees que puedas estar embarazada, incluso si tu prueba de embarazo es negativa y aún es muy temprano.

Un embarazo ectópico que se rompe (se abre) es grave y es necesaria la cirugía para reparar la trompa de Falopio. Obtén ayuda médica de inmediato si:

  • te sientes enferma o mareada
  • experimentas una sensación de desmayo
  • te ves muy pálida

Enfermedad inflamatoria pélvica (EIP)

La EIP es una infección del sistema de reproducción en las mujeres. Es causada con mayor frecuencia por enfermedades de transmisión sexual (ETS), como la clamidia y la gonorrea, pero otros tipos de infecciones también pueden provocarla.

Una EIP puede o no presentar síntomas.

Además del dolor abdominal, los síntomas pueden incluir:

  • fiebre
  • flujo vaginal con mal olor
  • dolor o sangrado durante las relaciones sexuales
  • sensación de ardor al orinar
  • sangrado entre los períodos

Consulta a tu médico si crees que tú o tu pareja han estado expuestos a una ETS o si tienes algún síntoma genital, como una llaga o secreción inusual.

Algunas causas de dolor en la parte inferior izquierda del abdomen solo afectan a los hombres. Estas afecciones pueden ser más graves o necesitar atención médica. En estos casos, el dolor también se puede desarrollar en el lado derecho del abdomen.

Hernia inguinal

Una hernia inguinal es el resultado de la grasa o una parte del intestino delgado que irrumpe a través de un punto débil en la parte inferior del abdomen de un hombre. Este tipo de hernia es mucho menos común en las mujeres.

Algunos síntomas son:

  • una pequeña protuberancia a un lado de la ingle que puede agrandarse con el tiempo y generalmente desaparece al acostarse;
  • dolor en la ingle que empeora cuando haces algún esfuerzo, levantas objetos, toses o durante la actividad física;
  • debilidad, pesadez, ardor o dolor en la ingle;
  • escroto hinchado o agrandado.

Este tipo de hernia puede causar problemas graves. Obtén ayuda médica de inmediato si tienes:

  • sensibilidad extrema o enrojecimiento en el sitio de la protuberancia
  • dolor repentino que empeora y continúa
  • problemas para eructar o evacuar
  • náuseas y vómitos
  • fiebre

Torsión testicular

Cuando ocurre una torsión testicular, el testículo gira sobre sí mismo. Esto reduce el flujo sanguíneo a los testículos y causa dolor e hinchazón severos. Aún no se conoce la causa de esta afección. La torsión testicular puede ocurrir en cualquier hombre, pero ocurre con mayor frecuencia en niños de 12 a 16 años.

Algunos síntomas incluyen:

  • dolor de escroto intenso y repentino e hinchazón
  • dolor abdominal
  • náuseas
  • vómitos
  • dolor al orinar
  • fiebre

La torsión testicular es muy grave. Obtén ayuda médica de inmediato si sientes dolor repentino o intenso en los testículos. Si el dolor desaparece por sí solo, aún necesitas ver a tu médico de inmediato. La cirugía puede prevenir el daño al testículo y preservar la capacidad de tener hijos.

¿Te preocupa tu dolor abdominal? ¿Ha durado más de unos días? Si tu respuesta a ambas preguntas es sí, es hora de ver a tu médico. Hasta entonces, presta atención al dolor y ve si algo lo alivia. En conclusión: Escucha a tu cuerpo y consulta a tu médico lo antes posible si el dolor persiste.

Leer el artículo en Inglés.