Existen dos tipos principales de diabetes: tipo 1 y tipo 2.

Ambos tipos de diabetes son enfermedades crónicas que afectan la forma en la que tu cuerpo regula el azúcar en la sangre, o la glucosa. La glucosa es el combustible que alimenta las células de tu cuerpo, pero para entrar a tus células, necesita una llave. La insulina es esa llave.

Las personas con diabetes tipo 1 no producen insulina. Es como si no tuvieras la llave.

Las personas con diabetes tipo 2 no responden a la insulina tan bien como debieran y posteriormente con la enfermedad, con frecuencia no producen suficiente insulina. Eso es como que tuvieras una llave que no sirve.

Ambos tipos de diabetes pueden causar niveles de azúcar en la sangre crónicamente altos. Eso aumenta el riesgo de complicaciones de la diabetes.

Si no se controlan, la diabetes tipo 1 y tipo 2 pueden causar síntomas como:

  • micción frecuente
  • sentir mucha sed y beber mucho
  • sentir mucha hambre
  • sentirse muy fatigado
  • tener visión borrosa
  • tener cortes o llagas que no sanan adecuadamente

Las personas con diabetes tipo 1 y tipo 2 también pueden experimentar irritabilidad, cambios de humor y pérdida de peso involuntaria.

Las personas con diabetes tipo 1 y tipo 2 también pueden tener entumecimiento y hormigueo en sus manos o pies. El buen control de la glucosa reduce significativamente el riesgo de desarrollar entumecimiento y hormigueo en algunas personas con diabetes tipo 1, según la Sociedad de Diabetes de Estados Unidos (ADA, por sus siglas en inglés).

Aunque muchos de los síntomas de la diabetes tipo 1 y tipo 2 son similares, se presentan de formas muy diferentes.

Muchas personas con diabetes tipo 2 no tendrán síntomas por muchos años y sus síntomas con frecuencia se desarrollan lentamente con el transcurso del tiempo. Algunas personas con diabetes tipo 2 no tienen ningún síntoma y no descubren que tienen la afección hasta que surgen complicaciones.

Los síntomas de la diabetes tipo 1 se desarrollan rápidamente, usualmente en el transcurso de varias semanas. Alguna vez conocida como la diabetes juvenil, este tipo usualmente se desarrolla en la infancia o adolescencia. Sin embargo, es posible desarrollar diabetes tipo 1 posteriormente en la vida.

La diabetes tipo 1 y tipo 2 puede tener nombres similares, pero son enfermedades diferentes con causas únicas.

Causas de diabetes tipo 1

El sistema inmunitario del cuerpo es responsable de contrarrestar a los invasores extraños, como los virus y las bacterias dañinas.

En las personas con diabetes tipo 1, el sistema inmunitario confunde las células sanas del propio cuerpo con invasores extraños. El sistema inmunitario ataca y destruye las células beta que producen insulina en el páncreas. Después de que estas células beta son destruidas, el cuerpo no puede producir insulina.

Los investigadores no saben por qué el sistema inmunitario algunas veces ataca las propias células del cuerpo. Puede ser que se relacione con factores genéticos y ambientales, como exposición a virus. La investigación sobre las enfermedades autoinmunes está en curso.

Causas de diabetes tipo 2

Las personas con diabetes tipo 2 tienen resistencia a la insulina. El cuerpo todavía produce insulina, pero no puede usarla efectivamente.

Los investigadores no están seguros por qué algunas personas se vuelven resistentes a la insulina y otras no, sin embargo, pueden contribuir varios factores del estilo de vida, incluyendo ser inactivo y tener exceso de peso.

Otros factores genéticos y ambientales también pueden jugar un papel. Cuando desarrollas diabetes tipo 2, tu páncreas intentará compensar produciendo más insulina. Debido a que tu cuerpo no puede usar la insulina de manera efectiva, la glucosa se acumulará en tu torrente sanguíneo.

La diabetes tipo 2 es mucho más común que el tipo 1.

Según el Informe Nacional de Estadísticas de la Diabetes de 2020 de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés), 34.2 millones de personas en Estados Unidos vivían con diabetes diagnosticada o no diagnosticada en 2018. Eso es un poco más de 1 de cada 10 personas. Entre 90 a 95 por ciento de las personas con diabetes tienen tipo 2.

El porcentaje de personas con diabetes aumenta con la edad.

Aproximadamente el 10.5 por ciento de la población general tiene diabetes. Entre las personas de 65 años y más, el índice alcanza el 26.8 por ciento. Solo 25 de cada 10,000 estadounidenses menores de 20 años han sido diagnosticados con diabetes en 2018.

Los hombres y las mujeres desarrollan diabetes casi con los mismos índices. Sin embargo, las tasas de prevalencia son más altas entre ciertos grupos raciales y etnias.

Los nativos americanos, los nativos de Alaska y los méxico americanos tienen la prevalencia más alta de diabetes entre hombres y mujeres. En general, las poblaciones hispanas y negras tienen mayores tasas de diabetes que los blancos no hispanos o que los asiáticos.

Las tasas de prevalencia son mayores para los hispanoamericanos de origen mexicano o puertorriqueño que aquellos de Centroamérica, Sudamérica o Cuba.

Entre los americanos asiáticos, las personas con ascendencia india asiática tienen mayores tasas de diabetes que las personas con ascendencia china o filipina.

Factores de riesgo para la diabetes tipo 1 incluyen:

  • Antecedentes familiares: Las personas con un padre o hermano con diabetes tipo 1 tienen mayor riesgo de desarrollarla.
  • Edad: La diabetes tipo 1 puede aparecer a cualquier edad, pero es más común entre los niños y adolescentes.
  • Geografía: La prevalencia de la diabetes tipo 1 aumenta mientras más lejos estés de la línea del Ecuador.
  • Genética: La presencia de ciertos genes indica un riesgo mayor de desarrollar diabetes tipo 1.

Estás en riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 si:

  • tienes prediabetes, o niveles de azúcar en sangre levemente elevados
  • tienes exceso de peso u obesidad
  • tienes mucha grasa abdominal
  • eres físicamente inactivo
  • tienes más de 45 años
  • nunca has tenido diabetes gestacional, que es diabetes durante el embarazo
  • has dado a luz a un bebé que pesó más de 9 libras
  • eres negro, hispano, indio americano o nativo de Alaska
  • tienes un familiar cercano con diabetes tipo 2
  • tienes el síndrome de ovario poliquístico (SOP)

La primera prueba que se usa para diagnosticar tanto la diabetes tipo 1 como la tipo 2 es conocida como la prueba A1C o de hemoglobina glucosilada.

Esta prueba de sangre determina tu nivel promedio de azúcar en sangre en los últimos 2 a 3 meses. Tu médico puede extraer sangre o pincharte el dedo levemente.

Mientras más altos hayan sido tus niveles de azúcar en sangre durante los últimos meses, más alto será tu nivel de A1C. Los resultados de la prueba se expresan como un porcentaje. Un nivel de A1C de 6.5 por ciento o más indica diabetes.

La prueba A1C no es precisa para las personas con anemia falciforme o traza de anemia falciforme. Si tienes esta afección o traza, entonces tu médico tendrá que usar una prueba distinta.

No hay cura para la diabetes tipo 1. Las personas con diabetes tipo 1 no producen insulina, así que se la deben inyectar regularmente en el cuerpo.

Algunas personas se inyectan en el tejido blando como el estómago, el brazo, los glúteos, varias veces al día. Otras personas usan bombas de insulina. Las bombas de insulina proveen una cantidad regular de insulina al cuerpo a través de un pequeño tubo.

La prueba de azúcar en sangre es una parte esencial para controlar la diabetes tipo 1, debido a que los niveles pueden subir y bajar rápidamente.

La diabetes tipo 2 puede controlarse y hasta revertirse simplemente con dieta y ejercicio, pero muchas personas necesitan apoyo adicional. Si los cambios en el estilo de vida no son suficientes, tu médico puede recetar medicamentos para ayudar a tu cuerpo a usar la insulina de manera más efectiva.

Controlar tu azúcar en sangre también es una parte esencial del control de la diabetes tipo 2. Es la única manera de saber si alcanzas tus niveles objetivo.

Tu médico puede recomendarte pruebas de azúcar en sangre ocasionalmente o con más frecuencia. Si tus niveles de azúcar en sangre son altos, tu médico puede recomendarte inyecciones de insulina.

El control nutricional es una parte importante de la vida para las personas con diabetes.

Si tienes diabetes tipo 1, trabaja con tu médico para identificar cuánta insulina puedes necesitar inyectarte después de consumir cierto tipo de alimentos.

Por ejemplo, los carbohidratos pueden causar que los niveles de azúcar en sangre aumenten rápidamente en las personas con diabetes tipo 1. Necesitarás contrarrestarlo recibiendo insulina, pero necesitarás saber cuánta insulina recibir.

Las personas con diabetes tipo 2 necesitan enfocarse en una alimentación sana. La pérdida de peso con frecuencia es parte de los planes de tratamiento de la diabetes tipo 2, así que tu médico puede recomendarte un plan de alimentación bajo en calorías. Esto podría significar reducir tu consumo de grasas animales y comida chatarra.

La diabetes tipo 1 no se puede prevenir.

Sin embargo, es posible bajar tu riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 a través de estos cambios en el estilo de vida:

  • mantener un peso moderado
  • trabajar con tu médico para desarrollar un plan sano para perder peso, si tienes sobrepeso
  • aumentar tus niveles de actividad
  • comer una dieta balanceada y reducir tu ingesta de alimentos dulces o alimentos extremadamente procesados

Incluso si no puedes evitar la diabetes en sí, controlarla cuidadosamente puede regresar tus niveles de azúcar en sangre a la normalidad y evitar que se desarrollen complicaciones graves.

Lee el artículo en inglés.

Edición en español por Stella Miranda el 1 de junio de 2021.

Versión original actualizada el 28 de octubre de 2020.

Última revisión médica realizada el 27 de octubre de 2020.