Durante el embarazo, algunas mujeres desarrollan niveles altos de azúcar en la sangre. Esta afección se conoce como diabetes mellitus gestacional (DMG) o diabetes gestacional. Normalmente se desarrolla entre las semanas 24 y 28 del embarazo.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés), se estima que se presente entre alrededor del 2% al 10% de embarazos en Estados unidos.

Si desarrollas diabetes gestacional durante el embarazo, no quiere decir que tuviste diabetes antes de estar embarazada ni que la tendrás cuando este llegue a término. Sin embargo, la diabetes gestacional aumenta el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 en el futuro.

Si no se controla apropiadamente, también puede aumentar el riesgo de que tu bebé desarrolle diabetes, así como el riesgo de complicaciones para ti y tu bebé durante el embarazo y el parto.

Es poco probable que la diabetes gestacional te cause síntomas. Si los experimentas, es posible que sean leves. Estos pueden incluir:

  • fatiga
  • visión borrosa
  • sed intensa
  • necesidad excesiva de orinar
  • ronquidos

La causa exacta de la diabetes gestacional es desconocida, pero las hormonas probablemente juegan un rol. Cuando estás embarazada, tu cuerpo produce grandes cantidades de hormonas, incluyendo:

  • hormonas de lactógeno placentario humano (hPL) que aumentan la resistencia a la insulina

Estas hormonas afectan tu placenta y ayudan a mantener tu embarazo. Con el tiempo, la cantidad de estas hormonas en tu cuerpo aumenta. Pueden empezar a hacer que tu cuerpo se vuelva resistente a la insulina, la hormona que regula tu azúcar en la sangre.

La insulina ayuda a trasladar la glucosa de la sangre hacia las células, en donde se utilizan como energía. Durante el embarazo, tu cuerpo, de forma natural, se vuelve levemente resistente a la insulina, para que haya más glucosa disponible en tu torrente sanguíneo para pasarla al bebé. Si la resistencia a la insulina es mucha, tus niveles de glucosa se elevarán de forma anormal. Esto puede causar diabetes gestacional.

Estás en mayor riesgo de desarrollar diabetes gestacional si:

  • tienes más de 25 años de edad
  • tienes presión arterial alta
  • tienes antecedentes familiares de diabetes
  • tuviste sobrepeso antes de quedar embarazada
  • aumentas de peso más de lo normal durante el embarazo
  • tienes un embarazo múltiple
  • has tenido bebés que han pesado más de 9 libras al nacer
  • has tenido diabetes gestacional en el pasado
  • has tenido abortos espontáneos inexplicables o el parto de un feto muerto
  • has estado en tratamiento con glucocorticoides
  • tienes síndrome de ovario poliquístico (SOP), acantosis nigricans u otra afección asociada con la resistencia a la insulina
  • eres de ascendencia africana, nativa americana, asiática, hispana o de las Islas del Pacífico

La Asociación Americana de la Diabetes (ADA, en inglés) motiva a los médicos a realizar pruebas de detección regulares en mujeres embarazadas para buscar signos de diabetes gestacional. Si no tienes antecedentes conocidos de diabetes y tus niveles de azúcar en la sangre son normales al inicio del embarazo, tu médico probablemente te realizará una prueba de detección de diabetes gestacional cuando tengas entre 24 y 28 semanas de gestación.

Prueba de reacción a la glucosa

Algunos médicos pueden empezar con una prueba de reacción a la glucosa. Para esta prueba no se necesita ninguna preparación.

Beberás una solución con glucosa. Después de una hora te realizarán una prueba de sangre. Si tu nivel de azúcar en la sangre es alto, tu médico puede realizarte una prueba de tolerancia a la glucosa oral de tres horas. Esta se considera una prueba de dos fases.

Algunos médicos se saltan la prueba de reacción a la glucosa y solo realizan la prueba de tolerancia a la glucosa oral de dos horas. Esta se considera una prueba de una fase.

Prueba de una fase

  1. Tu médico empezará evaluando tus niveles de azúcar en la sangre en ayunas.
  2. Te pedirán que bebas una solución que contiene 75 gramos (g) de carbohidratos.
  3. Medirán tu nivel de azúcar en la sangre nuevamente después de una hora y luego en dos horas.

Probablemente te diagnosticarán diabetes gestacional si tienes alguno de los siguientes valores de azúcar en la sangre:

  • nivel de azúcar en la sangre en ayunas igual o mayor que 92 miligramos por decilitro (mg/dL)
  • nivel de azúcar en la sangre después de una hora igual o mayor que 180 mg/dL
  • nivel de azúcar en la sangre después de dos horas igual o mayor que 153 mg/dL

Prueba de dos fases

  1. Para la prueba de dos fases, no necesitas estar en ayunas.
  2. Te pedirán que bebas una solución que contiene 50 gramos (g) de azúcar.
  3. Evaluarán tu azúcar en la sangre después de una hora.

Si en ese punto, tu nivel de azúcar en la sangre es igual o mayor que 130 mg/dL o 140 mg/dL, te harán una segunda prueba de seguimiento otro día. Esta decisión la toma tu médico.

  1. Durante la segunda prueba, tu médico empezará evaluando tus niveles de azúcar en la sangre en ayunas.
  2. Te pedirán que bebas una solución con 100 gramos (g) de azúcar.
  3. Evaluarán tu azúcar en la sangre una, dos y tres horas después.

Probablemente te diagnosticarán diabetes gestacional si tienes por lo menos dos de los siguientes valores:

  • nivel de azúcar en la sangre en ayunas igual o mayor que 95 mg/dL o 105 mg/dL
  • nivel de azúcar en la sangre después de una hora igual o mayor que 180 mg/dL o 190 mg/dL
  • nivel de azúcar en la sangre después de dos horas igual o mayor que 155 mg/dL o 165 mg/dL
  • nivel de azúcar en la sangre después de dos horas igual o mayor que 140 mg/dL o 145 mg/dL

La ADA también anima a los médicos a realizar pruebas de detección de diabetes tipo 2 en mujeres al inicio del embarazo. Si tienes factores de riesgo de diabetes tipo 2, tu médico probablemente te evaluará por esta afección en tu primera consulta prenatal.

Estos factores de riesgo incluyen:

  • tener sobrepeso
  • ser sedentaria
  • tener presión arterial alta
  • tener niveles bajos de colesterol bueno (HDL) en la sangre
  • tener niveles altos de triglicéridos en la sangre
  • tener antecedentes familiares de diabetes
  • tener antecedentes de diabetes gestacional, prediabetes o signos de resistencia a la insulina
  • haber tenido bebés que han pesado más de 9 libras al nacer
  • ser de ascendencia africana, nativa americana, asiática, hispana o de las Islas del Pacífico

La diabetes gestacional se divide en dos clases.

Clase A1 se usa para describir la diabetes gestacional que puede controlarse solo con dieta. Las personas con diabetes gestacional clase A2 necesitarán insulina o medicamentos orales para controlar su afección.

Si te diagnostican con diabetes gestacional, tu plan de tratamiento dependerá de tus niveles de azúcar en la sangre durante el día.

En la mayoría de los casos, tu médico te aconsejará que te hagas la prueba de azúcar en la sangre antes y después de las comidas, y que controles esta afección comiendo saludablemente y haciendo ejercicio de forma regular.

En algunos casos, también puede recetarte inyecciones de insulina, si es necesario. Según la Clínica Mayo, solo del 10% al 20% de mujeres con diabetes gestacional necesitan insulina para ayudarlas a controlar su azúcar en la sangre.

Si tu médico te anima a monitorear tus niveles de azúcar en la sangre, te proporcionarán un glucómetro especial.

También te recetará inyecciones de insulina hasta el parto. Pregúntale a tu médico cuál es la hora apropiada para aplicarte las inyecciones de insulina, en relación con tus comidas y ejercicios, para evitar que se te baje el azúcar en la sangre.

Tu médico también te dirá qué hacer si tus niveles de azúcar bajan demasiado o están constantemente más altos de lo que deberían estar.

Una dieta balanceada es la clave para controlar adecuadamente la diabetes gestacional. En particular, las mujeres con diabetes gestacional deben poner mucha atención a su ingesta de carbohidratos, proteínas y grasa.

Comer regularmente, tanto como cada dos horas, también puede ayudarte a controlar tus niveles de azúcar en la sangre.

Carbohidratos

Espaciar adecuadamente los alimentos ricos en carbohidratos te ayudará a evitar los picos de azúcar en la sangre.

Tu médico te ayudará a determinar exactamente cuántos carbohidratos deberías consumir cada día. También te recomendará que visites a un nutricionista registrado para ayudarte a planear tus comidas.

Las opciones de carbohidratos saludables incluyen:

  • granos enteros
  • arroz integral
  • frijoles, arvejas, lentejas y otras leguminosas
  • verduras con almidón
  • frutas bajas en azúcar

Proteínas

Las mujeres embarazadas deberían comer de dos a tres porciones de proteína al día. Las buenas fuentes de proteína incluyen las carnes magras, el pollo, el pescado y el tofu.

Grasas

Las grasas saludables que debes incorporar a tu dieta incluyen las nueces sin sal, las semillas, el aceite de oliva y el aguacate. Busca aquí más consejos acerca de qué comer y qué evitar, si tienes diabetes gestacional.

Si controlas tu diabetes gestacional de forma deficiente, tus niveles de azúcar en la sangre pueden permanecer más altos de lo que deberían durante tu embarazo. Esto puede causar complicaciones y afectar la salud de tu bebé. Por ejemplo, cuando tu bebé nazca, él o ella puede tener:

  • sobrepeso
  • dificultades respiratorias
  • azúcar baja en la sangre
  • distocia de hombros, que hace que sus hombros se atoren en el canal del nacimiento durante el parto

También pueden estar en mayor riesgo de desarrollar diabetes durante su vida. Por esa razón es tan importante tomar medidas para controlar la diabetes gestacional, siguiendo el plan de tratamiento que te recomiende el médico.

Tu azúcar en la sangre debe volver a estar normal después del parto. Sin embargo, tener diabetes gestacional aumenta el riesgo de que desarrolles diabetes tipo 2 en el futuro. Pregúntale a tu médico cómo puedes disminuir el riesgo de desarrollar estas afecciones y las complicaciones asociadas.

No es posible evitar por completo la diabetes gestacional. Sin embargo, adoptar hábitos saludables puede reducir las posibilidades de desarrollar esta afección.

Si estás embarazada y tienes uno de los factores de riesgo de diabetes gestacional, trata de consumir una dieta saludable y hacer ejercicio regularmente. Incluso las actividades livianas, como caminar, pueden beneficiarte.

Si estás planeando quedar embarazada en el futuro cercano y tienes sobrepeso, lo mejor que puedes hacer es pedir la ayuda de tu médico para bajar de peso. Incluso si pierdes poco peso ayudarás a reducir tu riesgo de diabetes gestacional.

Leer el artículo en Inglés.