La depresión es más común de lo que podrías pensar, y los problemas de depresión y sueño pueden ir de la mano.

Más de 16 millones de personas en Estados Unidos tienen algún tipo de depresión, y más del 75 por ciento de las personas con depresión tienen algún tipo de trastorno del sueño. Los trastornos del sueño también pueden aumentar el riesgo de desarrollar síntomas de depresión.

Pero la relación entre el sueño y la depresión es compleja. Vamos a entrar en los detalles ríspidos y discutir algunos tratamientos y cambios en el estilo de vida que puedes poner en práctica para ayudar a mejorar tus síntomas.

La depresión y el sueño se vinculan de una manera interesante. Los síntomas de depresión pueden afectar tu sueño, y los síntomas de trastornos del sueño como apnea del sueño o insomnio también pueden conducir a la depresión.

¿Afecta la depresión tu sueño?

El efecto que la depresión tiene sobre el sueño está bien documentado. Uno de los síntomas más comunes de la depresión es el trastorno del sueño. Hasta el 70 por ciento de las personas con depresión tienen algún tipo de trastorno del sueño. Esto puede tomar la forma de:

  • Insomnio. Este trastorno del sueño hace que sea difícil conciliar el sueño o permanecer dormido durante largos períodos de tiempo.
  • Hipersomnia. También llamada somnolencia diurna excesiva, la hipersomnia hace que te sientas anormalmente somnoliento durante todo el día, incluso si has dormido lo suficiente.

¿Tiene el sueño algún efecto en la depresión?

El vínculo es cada vez más claro. Por ejemplo, un estudio de 2005 encontró que el insomnio aumentaba la probabilidad de síntomas de depresión en casi 10 veces. Una revisión de 2009 de los estudios de apnea del sueño observó una fuerte correlación entre la apnea obstructiva del sueño y los síntomas de depresión.

Quizás menos entendido sea el vínculo en la otra dirección: El efecto que el sueño tiene en la depresión.

Profundicemos un poco en esta conexión. Primero, es bien conocido que el insomnio es un síntoma común de depresión.

Cada vez más, la investigación demuestra que la conexión entre el insomnio y la depresión es una calle de dos vías. Un estudio de 1997 encontró que tanto el insomnio como la hipersomnia se relacionaban con una mayor tasa de pensamientos y comportamientos suicidas. El insomnio en sí aumenta 10 veces el riesgo de desarrollar síntomas de depresión.

Y un estudio de 2006 con casi 25,000 personas estableció un vínculo claro entre la depresión y dormir muy poco (menos de 6 horas), así como dormir demasiado (más de 8 horas).

La apnea obstructiva del sueño también está relacionada con la depresión.

Un estudio realizado en 2003 con casi 19,000 participantes encontró que la depresión aumentaba cinco veces el riesgo de desarrollar un trastorno del sueño con síntomas respiratorios. Una revisión de 2009 señaló que en muestras de personas que estaban siendo tratadas en clínicas del sueño para la apnea obstructiva del sueño, entre el 21 y el 41 por ciento también mostraron síntomas de depresión. Y un estudio del sueño de 2017 con 182 personas encontró que, de 47 participantes que tenían depresión, 44 tenían apnea obstructiva del sueño de leve a grave.

El riesgo de desarrollar depresión por apnea obstructiva del sueño también puede aumentar con la edad. Un estudio de 2005 sugiere que al menos el 26 por ciento de las personas mayores de 65 años con apnea obstructiva del sueño tienen síntomas notables de depresión.

Si tienes depresión y estás experimentando síntomas relacionados con el sueño, es mejor buscar tratamiento para la depresión. Si tienes un trastorno del sueño y notas señales de depresión, es más útil tratar el trastorno del sueño para reducir la depresión resultante.

Algunos tratamientos eficaces para la depresión incluyen:

  • medicamentos, incluyendo antidepresivos como citalopram (Celexa) o fluoxetina (Prozac)
  • ver a un terapeuta para ayudar a lidiar con tus emociones, sentimientos y comportamientos a través de la terapia de conversación o la terapia cognitiva conductual
  • exponerte a la luz blanca para ayudar a regular tu estado de ánimo
  • suplementos herbales, como el aceite de pescado y la hierba de San Juan, pueden ser útiles, pero los resultados de los estudios son contradictorios.

Algunos tratamientos para la apnea obstructiva del sueño incluyen:

  • utilizar una presión positiva continua de las vías respiratorias (CPAP, en inglés), la investigación también muestra que las máquinas CPAP pueden ayudar con la depresión
  • utilizar una máquina de presión positiva en la vía aérea (BiPAP o BPAP, en inglés)
  • tomar descongestionantes nasales
  • perder el exceso de peso para aliviar la presión en los pulmones y el diafragma
  • realizar una uvulopalatofaringoplastia para eliminar el exceso de tejido de la parte posterior de la garganta

Terapia de privación del sueño

La terapia de privación del sueño consiste en permanecer despierto durante tiempos prolongados. Por ejemplo, puedes permanecer despierto toda una noche hasta el día siguiente, o despertarte a la 1 a.m. y permanecer despierto todo el día siguiente. Un estudio de 2015 encontró que este tratamiento puede dar un alivio temporal a los síntomas de depresión.

Estos son algunos pasos que puedes tomar para ayudar a mejorar tu sueño y aliviar los síntomas de la depresión:

  • Llevar una dieta saludable y regular. Trata de tener porciones regulares de frutas, verduras, granos integrales, lácteos bajos en grasa y carnes magras para mantener tu salud en general.
  • Haz al menos 30 minutos de ejercicio moderado todos los días. Intenta hacer una rutina de salir a caminar, trotar o ir al gimnasio.
  • Acuéstate y levántate a la misma hora todos los días. Tener un horario de sueño constante puede ayudar a reducir algunos de los síntomas de la depresión y los trastornos del sueño.
  • No uses dispositivos electrónicos al menos dos horas antes de acostarte. La luz azul y los estímulos de los teléfonos, tabletas o televisores pueden interrumpir el ritmo circadiano y dificultar que concilies el sueño.
  • Limita tu tiempo en línea y en las redes sociales. La enorme cantidad de información de las redes sociales puede hacerte sentir abrumado, y la investigación sugiere un vínculo entre el uso de las redes sociales y la baja autoestima. Mantén su uso al mínimo, especialmente justo antes de acostarse.
  • Mantén a tus amigos y familia cerca. Tener relaciones personales sólidas puede ayudar a reducir los efectos de la depresión y contribuir a tus sentimientos de realización personal, lo que también puede ayudarte a dormir bien.
  • Intenta meditar. Cierra los ojos, aclara tu mente y respira lentamente cada vez que te sientas estresado o deprimido.

Busca atención médica de inmediato o servicios de salud mental si experimentas uno o más de los siguientes síntomas:

  • tristeza constante durante días enteros, durante más de dos semanas
  • pensamientos regulares de suicidio, cortarte o hacerte daño
  • dolor anormal, molestias o problemas digestivos que no responden al tratamiento médico
  • incapacidad para dormir durante varios días seguidos
  • incapacidad constante para concentrarte o recordar las cosas claramente
  • despertar repentinamente durante la noche jadeando por aire o teniendo problemas para recuperar el aliento
  • dolor de cabeza persistente
  • sentirte ansioso o irritable
  • sentirte anormalmente adormecido durante el día
  • pérdida de interés en el sexo
  • hinchazón anormal en las piernas (edema)

La depresión y el sueño están conectados entre sí de varias maneras. Si bien la depresión puede hacer que desees dormir con más frecuencia y por más tiempo, también puede mantenerte despierto por la noche con insomnio. Y las afecciones como el insomnio y la apnea del sueño aumentan el riesgo de desarrollar síntomas de depresión.

Los vínculos explicados aquí no son todos concluyentes, y actualmente se están realizando más investigaciones para comprender mejor cómo se relacionan estas condiciones.

Comunícate con un profesional de salud mental si:

  • tienes sentimientos de desesperación
  • te sientes cansado constantemente
  • tienes pensamientos suicidas
  • te preocupa que puedas estar experimentando depresión

También puedes llamar a una de las siguientes líneas directas:

Lee el artículo en inglés.

Traducción al español por HolaDoctor.

Edición en español por Stella Miranda el 2 de agosto de 2021.

Versión original en inglés escrita el 12 de marzo de 2019.

Última revisión médica en inglés realizada el 12 de marzo de 2019.