Una copa menstrual es un tipo de producto de higiene femenina reutilizable. Es una copa pequeña y flexible en forma de embudo hecha de goma o silicona que se inserta en la vagina para atrapar y recoger el líquido del período.

Las copas pueden recoger más sangre que otros métodos, lo que lleva a muchas mujeres a usarlas como una alternativa ecológica a los tampones. Y dependiendo de tu flujo, puedes usar una copa hasta por 12 horas.

Las marcas disponibles de copas reutilizables incluyen Keeper Cup, Moon Cup, Lunette Menstrual Cup, DivaCup, Lena Cup y Lily Cup. También hay algunas copas menstruales desechables en el mercado, como la Instead Softcup.

Sigue leyendo para obtener más información sobre cómo insertar y quitar una copa menstrual, cómo limpiarla y más.

Si te interesa usar una copa menstrual, habla con tu ginecólogo. Aunque puedes comprar cualquiera de las marcas en Internet o en la mayoría de las tiendas, primero tendrás que averiguar cuál es el tamaño adecuado para ti. La mayoría de las marcas de copas menstruales venden versiones pequeñas y grandes.

Para saber qué tamaño debes usar, tú y tu médico deben considerar:

  • tu edad
  • longitud de tu cuello uterino
  • si tienes o no un flujo abundante
  • firmeza y flexibilidad de la copa
  • capacidad de la copa
  • fuerza de los músculos del piso pélvico
  • si tuviste un parto vaginal

Las copas menstruales más pequeñas generalmente se recomiendan para mujeres menores de 30 años que no hayan tenido un parto vaginal. Los tamaños más grandes se suelen recomendar a mujeres que tienen más de 30 años, han tenido un parto vaginal, o tienen un período más abundante.

Antes de que te coloques una copa menstrual

Cuando usas una copa menstrual por primera vez, puedes sentirte incómoda. Pero si “lubricas” la copa puede facilitar el proceso. Antes de colocarte la copa, lubrica el borde con agua o un lubricante a base de agua. Una copa menstrual húmeda es mucho más fácil de insertar.

Cómo colocarte una copa menstrual

Si has usado un tampón, es relativamente fácil insertar una copa menstrual. Simplemente sigue estos pasos para usar una:

  1. Lávate bien las manos.
  2. Aplica agua o un lubricante a base de agua en el borde de la copa.
  3. Dobla firmemente la copa menstrual por la mitad, sosteniéndola en una mano con el borde hacia arriba.
  4. Inserta la copa, con el borde hacia arriba, en tu vagina como lo harías con un tampón sin aplicador. Debería quedar a unos centímetros por debajo del cuello uterino.
  5. Una vez que la copa esté en la vagina, gírala. Se abrirá para crear un sello hermético que evite las fugas.

No deberías sentir tu copa menstrual si la has insertado correctamente. También deberías poder moverte, saltar, sentarte, pararte y hacer otras actividades cotidianas sin que tu copa se caiga. Si tienes problemas para colocarte la copa, habla con tu médico.

Cuándo debes retirar la copa menstrual

Puedes usar una copa menstrual durante 6 a 12 horas, dependiendo de si tienes o no un flujo abundante. Esto significa que puedes utilizar una copa para una mayor protección durante la noche.

Siempre debes quitarte tu copa menstrual antes de llegar a las 12 horas. Si se llena antes de entonces, tendrás que vaciarla antes de lo previsto para evitar filtraciones.

Cómo sacarte la copa menstrual

Para sacar una copa menstrual, sigue estos pasos:

  1. Lávate bien las manos.
  2. Coloca el dedo índice y el pulgar dentro de la vagina. Tira de la agarradera de la copa suavemente hasta que pueda llegar a la base.
  3. Pellizca la base para liberar el sello y tira hacia abajo para retirar la copa.
  4. Una vez que esté fuera, vacía la taza en el lavabo o inodoro.

Cuidado de la copa

Debes lavar bien y dejar secar las copas menstruales reutilizables antes de que la vuelvas a colocar en la vagina. Debes vaciar tu copa al menos dos veces al día.

Las copas menstruales reutilizables son duraderas y pueden durar de 6 meses a 10 años si se cuidan adecuadamente. Tira las copas desechables después de sacarlas.

Una copa menstrual
  • es económica
  • es más segura que un tampón
  • retiene más sangre que las toallas sanitarias o los tampones
  • es mejor para el medio ambiente que las toallas sanitarias o los tampones
  • no se puede sentir durante el sexo (algunas marcas)
  • se puede usar con un DIU

Muchas mujeres eligen usar copas menstruales porque:

  • Son económicas. Pagas un precio único por una copa menstrual reutilizable, a diferencia de tampones o toallas sanitarias, que tienes que comprar continuamente y pueden costar más de US$100 al año.
  • Las copas menstruales son más seguras. Debido a que las copas menstruales recolectan sangre en lugar de absorberla, no corres el riesgo de contraer el síndrome de shock tóxico (TSS), una infección bacteriana poco frecuente asociada con el uso de tampones.
  • Las copas menstruales retienen más sangre. Una copa menstrual puede retener alrededor de 1 a 2 onzas de flujo menstrual. Los tampones, por otro lado, solo pueden soportar hasta un tercio de onza.
  • Cuidado del medio ambiente. Las copas menstruales reutilizables pueden durar mucho tiempo, lo que significa que no estás contribuyendo con más deshechos al medio ambiente.
  • Puedes tener sexo. La mayoría de las copas reutilizables deben retirarse antes de tener relaciones sexuales, pero las blandas desechables pueden permanecer dentro mientras tienes sexo. No solo tu pareja no sentirá la copa, también no tendrás que preocuparte por las pérdidas.
  • Puedes usar una copa con un DIU. Algunas empresas afirman que una copa menstrual podría expulsar un DIU, pero un estudio de 2012 desmintió esa creencia. Si de todas formas te preocupa, habla con tu médico sobre el uso de una copa menstrual.

Una copa menstrual
  • puede ser un poco incómoda
  • podría ser difícil insertarla y retirarla
  • puede ser difícil encontrar una que te quede bien
  • puede causar una reacción alérgica
  • puede causar irritación vaginal

Las copas menstruales pueden ser una opción asequible y respetuosa con el medio ambiente, pero aún es necesario que tengas algunas cosas en mente:

  • La extracción de la copa puede ser incómoda. Es posible que te encuentres en un lugar o posición que haga que sea difícil o incómodo retirar tu copa. Eso significa que es posible que no puedas evitar los derrames durante el proceso.
  • Puede ser difícil insertarla y retirarla. Puedes encontrar que no consigues doblar correctamente la copa al tratar de introducirla. O puedes tener dificultades para pellizcar la base para tirar de la copa hacia abajo para sacarla.
  • Puede ser difícil encontrar una que te quede bien. Las copas menstruales no son de talla única, por lo que puede ser difícil encontrar una que te quede bien. Eso significa que podrías tener que probar algunas marcas antes de encontrar la perfecta para ti y tu vagina.
  • Podrías ser alérgica al material. La mayoría de las copas menstruales están hechas de materiales libres de látex, por lo que es una gran opción para las personas con alergias a este material. Pero para algunas personas, existe la posibilidad de que el material de silicona o caucho pueda causarles una reacción alérgica.
  • Puede causar irritación vaginal. Una copa menstrual puede irritar la vagina si no se limpia y se cuida adecuadamente. También puede causar molestias si introduces la copa sin lubricación.
  • Puede haber una mayor probabilidad de infección. Lava muy bien la copa menstrual. Lávala y deja que se seque. No reutilices una copa menstrual desechable. Lávate las manos después de usarla.

Las copas menstruales son más económicas que los tampones y las toallas sanitarias. Puedes pagar, en promedio, de US$20 a US$40 por una copa, y no tienes que comprar otra por al menos 6 meses. Los tampones y las toallas sanitarias pueden costar un promedio de US$50 a US$150 al año, dependiendo de cuán prolongados y abundantes sean tus períodos y con qué frecuencia los tienes.

Al igual que los tampones y las toallas sanitarias, las copas menstruales no están cubiertas por planes médicos o Medicaid, por lo que usar una copa sería un gasto personal.

Para muchas mujeres, usar una copa menstrual es algo obvio. Antes de hacer el cambio, asegúrate de saber lo que necesitas en un producto de higiene femenina:

Si respondiste que sí a estas preguntas, entonces la copa menstrual es adecuada para ti. Pero si todavía no estás segura, habla con tu ginecólogo sobre tus opciones y qué producto menstrual puede funcionar mejor para ti.

Lee el artículo en inglés.

Traducción al español por HolaDoctor.

Edición en español por Suan Pineda el 5 de diciembre de 2021.

Versión original actualizada el 9 de abril de 2019.

Última revisión médica realizada el 9 de abril de 2019.