El virus de inmunodeficiencia humana (VIH) es un virus que ataca el sistema inmunitario. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) estiman que 1.2 millones de personas en Estados Unidos vivían con VIH en 2018.

A menudo, nos referimos al VIH como un tipo singular de virus, pero esto es un tanto engañoso. Estos virus son increíblemente diversos.

El VIH puede dividirse en dos tipos principales: VIH-1 y VIH-2.

Los virus VIH-1 se pueden clasificar en diferentes grupos, subtipos y cepas.

Aunque esto puede parecer un poco confuso, no te preocupes. Abajo te explicamos exactamente cómo se clasifica el VIH, cómo funcionan las pruebas y más.

Profundicemos un poco en la clasificación del VIH. Comenzaremos con los dos tipos principales de VIH y luego dividiremos cada tipo en grupos y, cuando corresponda, en subtipos.

Tipos

Hay dos tipos diferentes de VIH. Estos se llaman VIH-1 y VIH-2. Aunque sus nombres son bastante similares, estos son en realidad dos tipos distintos de virus. A nivel genético, el VIH-2 tiene una diferencia de más del 55 por ciento del VIH-1.

En general, el VIH-1 es el tipo predominante de VIH en todo el mundo. Se estima que el 95 por ciento de las personas que viven con VIH tienen VIH-1.

El VIH-2 se encuentra principalmente en África occidental. No se transmite de una persona a otra de la manera como lo hace el VIH-1, y también puede progresar más lentamente.

El VIH-2 también es resistente a algunos tipos de medicamentos antirretrovirales, como los inhibidores no nucleósidos de la transcriptasa reversa (INTR).

Grupos

Los virus VIH-1 se pueden clasificar en cuatro grupos diferentes. Estos son:

  • Grupo M
  • Grupo N
  • Grupo O
  • Grupo P

De los cuatro grupos, los virus del Grupo M contribuyen a la mayoría de los casos de VIH en todo el mundo. De hecho, la “M” en el Grupo M significa “mayor”.

Los virus de los otros tres grupos son mucho menos comunes. Generalmente se encuentran en áreas de África central y occidental.

Los virus VIH-2 también se pueden dividir en nueve grupos diferentes, que se designan con las letras de la A a la I. Los grupos A y D parecen ser los únicos que circulan actualmente entre los seres humanos.

Subtipos

Los virus VIH-1 dentro del Grupo M se dividen aún en más subtipos. Estos son grupos de virus que son genéticamente diferentes entre sí. Actualmente hay nueve subtipos diferentes dentro del Grupo M:

  • Subtipo A
  • Subtipo B
  • Subtipo C
  • Subtipo D
  • Subtipo F
  • Subtipo G
  • Subtipo H
  • Subtipo J
  • Subtipo K

En términos genéticos, los virus de diferentes subtipos pueden diferir unos de otros en un 25 a 35 por ciento. Dentro de un subtipo, aún se siguen teniendo variaciones, pero abordaremos eso más adelante.

Con tanta variación, podrías preguntarte si los subtipos difieren en la forma en que causan la enfermedad o cómo se transmiten. Los investigadores trabajan arduamente para dar respuesta a estas preguntas.

¿Qué tan comunes son los diferentes subtipos?

La prevalencia de diferentes subtipos puede variar en todo el mundo. En general, la mayor diversidad de los diferentes subtipos se puede encontrar en África occidental y central.

El subtipo C es el más frecuente en todo el mundo. Entre los años 2010 y 2015, el subtipo C representó el 46.6 por ciento de todos los casos de VIH-1. Este subtipo es más común en África meridional, África oriental e India.

El subtipo B es el que con mayor frecuencia se puede encontrar en EE.UU. También es el subtipo más común en:

  • otras partes de Norteamérica
  • América del Sur
  • Europa
  • Australia
  • Medio Oriente y África septentrional

Los otros subtipos son menos comunes. Por ejemplo, la prevalencia combinada de infecciones debidas a los subtipos F, H, J y K fue del 0.9 por ciento.

Cepas

Cuando un virus entra en una célula huésped, comienza a replicarse, lo que significa que se multiplica. Sin embargo, muchos virus son muy “descuidados” al hacer nuevas copias de su material genético. Esto significa que pueden ocurrir mutaciones.

Todos los virus mutan, y el VIH no es una excepción. Cuando los virus mutan, se puede producir una variante diferente de un virus. En términos generales, estas variantes pueden denominarse cepas virales.

Por ejemplo, dentro del subtipo B puede haber una gran variedad de cepas que son ligeramente diferentes entre sí. Sin embargo, desde el punto de vista genético todavía son lo suficientemente similares entre sí para que se les pueda clasificar como virus del subtipo B.

También es posible que puedas conocer los diferentes subtipos conocidos como cepas. Por ejemplo, un artículo puede referirse a “cepas del subtipo B”. Esto hace referencia a todas las variantes que se incluyen bajo el marco genético del subtipo B.

Es posible contraer más de una cepa de VIH. A esto se le conoce como superinfección. Cuando se produce la superinfección, la nueva cepa puede reemplazar la cepa original o coexistir con esta en el cuerpo.

Se desconoce la prevalencia exacta de la superinfección del VIH y las estimaciones pueden variar según los estudios individuales. Algunos datos sugieren que la tasa de incidencia de la superinfección puede variar entre 0 y 7.7 por ciento cada año.

La superinfección puede afectar el tratamiento del VIH. Esto se debe a que el nuevo virus puede ser resistente a los medicamentos antirretrovirales que una persona esté tomando.

Según los CDC, las superinfecciones que son difíciles de tratar con medicamentos antirretrovirales son poco frecuentes. Además, seguir tomando medicamentos antirretrovirales como se indica puede ayudar a evitar que se produzca una superinfección.

También es posible que una persona contraiga tanto el VIH-1 como el VIH-2. Esta doble infección tiene una prevalencia de hasta el 3.2 por ciento en África occidental. Además, algunos datos sugieren que el VIH-2 puede retrasar la progresión del VIH-1.

Recombinación del VIH

Es posible que dos o más subtipos de VIH se recombinen entre sí. Esto puede ocurrir cuando una persona contrae dos subtipos diferentes de VIH.

Con la recombinación, se produce un virus híbrido que contiene un mosaico de información genética de ambos subtipos. Estos virus híbridos se llaman virus recombinantes.

Es posible que un virus recombinante se transmita a otra persona. Cuando esto ocurre, pueden comenzar a propagarse dentro de una población. Los virus que hacen esto se conocen como formas recombinantes circulantes (FRC).

En este momento, se han identificado y secuenciado 98 FRC diferentes. La prevalencia de las FRC ha ido en aumento en algunas zonas del mundo, en particular en regiones donde hay múltiples subtipos, como África y partes de Asia.

Hemos cubierto mucha información sobre los diferentes tipos de VIH hasta ahora. En el siguiente cuadro se resume algo de lo que hemos discutido.

VIH-1VIH-2
Acerca de este tipo de VIHEl VIH-1 es el principal tipo de VIH en todo el mundo. La mayoría de quienes viven con VIH tienen VIH-1.El VIH-2 es menos común que el VIH-1. Generalmente es poco frecuente fuera de África occidental, puede progresar más lentamente que el VIH-1 y es resistente a algunos medicamentos antirretrovirales.
¿Tiene grupos?Sí, hay cuatro grupos de VIH-1. Estos son:
Grupo M
Grupo N
Grupo O
Grupo P
Sí, hay nueve grupos de VIH-2. Estos se clasifican usando las letras de la A la I.
¿Qué grupo es el más frecuente?Los virus VIH-1 en el Grupo M representan la mayoría de los casos en todo el mundo.Los virus VIH-2 en los grupos A y D son los más prevalentes.
¿Hay subtipos dentro de estos grupos?Sí, el Grupo M contiene nueve subtipos diferentes. Estos se clasifican utilizando las letras de la A a la K (sin E e I).No, el VIH-2 no tiene subtipos.
¿Qué subtipo es más frecuente?Depende del lugar donde te encuentres. El subtipo C es el más frecuente en todo el mundo. Sin embargo, el subtipo B es más frecuente en los Estados Unidos.No aplicable al VIH-2.
¿Hay algo más que debas saber?Diferentes subtipos del Grupo M pueden combinarse para formar virus recombinantes híbridos, que luego pueden circular dentro de una población.Es posible que una persona contraiga tanto el VIH-1 como el VIH-2. En este caso, el VIH-2 puede retrasar el progreso del VIH-1.

Es posible que ahora te preguntes cómo funcionan las pruebas de VIH en relación con los diferentes tipos de VIH. Veamos las recomendaciones de pruebas de los CDC.

El primer tipo de prueba que se recomienda es una prueba de antígeno/anticuerpo. Esta prueba utiliza una pequeña muestra de sangre para detectar anticuerpos contra el VIH-1 y el VIH-2, al igual que una proteína VIH-1 llamada p24.

Sin embargo, esta prueba solo detecta la presencia de anticuerpos contra el VIH-1 y el VIH-2. No indica qué tipo de virus está presente. Para poder hacerlo, es necesario otro examen para diferenciar entre los dos tipos de anticuerpos.

Es importante descubrir si una persona ha contraído el VIH-1 o el VIH-2. Esto se debe a que el tratamiento del VIH-2 puede ser diferente al del VIH-1, ya que los virus del VIH-2 son resistentes a algunos tipos de medicamentos antirretrovirales.

Pruebas de resistencia a los medicamentos

En términos generales, los medicamentos antirretrovirales actúan bien contra diferentes grupos y subtipos de VIH-1. Sin embargo, algunas cepas de VIH pueden ser resistentes a ciertos tipos de estos medicamentos.

Las pruebas de resistencia a los medicamentos se realizan antes de comenzar a usar medicamentos antirretrovirales. Estas pruebas analizan diferentes genes virales para detectar mutaciones que pueden causar resistencia a los medicamentos. Eso puede ayudar a un médico a determinar un plan de tratamiento eficaz.

Aunque actualmente no hay cura para el VIH, los tratamientos han recorrido un camino increíblemente largo desde que el virus se identificó por primera vez. Debido a los avances en el tratamiento, las personas que viven con VIH pueden tener una vida larga y saludable.

Actualmente hay muchos tipos de medicamentos antirretrovirales disponibles para tratar el VIH. Según los Institutos Nacionales de la Salud (NIH, por sus siglas en inglés), tomar medicamentos antirretrovirales diariamente según las indicaciones puede reducir la carga viral a niveles indetectables en seis meses o menos.

Tener una carga viral indetectable no solo puede mantener saludable el sistema inmunitario, sino que también puede prevenir la transmisión del VIH a otros. Las personas con una carga viral indetectable no tienen riesgo de transmitir el VIH a sus parejas a través del sexo.

Hay dos tipos diferentes de VIH. Estos son VIH-1 y VIH-2. En todo el mundo, la mayoría de las personas que viven con VIH tienen el tipo VIH-1. El VIH-2 es poco frecuente fuera de África occidental.

Los virus VIH-1 son muy diversos. Hay cuatro grupos de VIH-1. Un grupo, el Grupo M, causa la mayoría de los casos de VIH-1 en todo el mundo. Los virus del Grupo M se dividen además en nueve subtipos, que pueden estar compuestos por numerosas variantes o cepas.

Hacerse la prueba de VIH es importante después de una posible exposición. También se recomienda para personas que pueden estar en mayor riesgo de contraer el virus. Los medicamentos antirretrovirales se pueden utilizar para reducir eficazmente el virus a niveles indetectables.

Lee el artículo en inglés.

Edición en español por Stella Miranda el 9 de junio de 2021.

Versión original escrita el 5 de marzo de 2021.

Última revisión médica realizada el 5 de marzo de 2021.