Lo fundamental

Tener diabetes significa que tienes que estar consciente de todo lo que comes o bebes. Saber el número de carbohidratos que ingieres y cómo pueden afectar tu azúcar en sangre es determinante.

La Sociedad de Diabetes de Estados Unidos (ADA, por sus siglas en inglés) recomienda bebidas con cero calorías o bajas en calorías. La razón principal es evitar un pico del azúcar en la sangre.

Elegir las bebidas adecuadas, puede ayudarte a:

  • evitar efectos secundarios desagradables
  • controlar tus síntomas
  • mantener un peso saludable

Las 5 mejores bebidas

Bebidas seguras

  1. Agua
  2. Té sin edulcorante
  3. Café sin edulcorante
  4. Jugo de tomate o V-8
  5. Bebidas deportivas sin azúcar
  6. Bebidas carbonatadas sin azúcar

Las bebidas con cero calorías o bajas en calorías usualmente son las mejores opciones cuando se elige una bebida. Exprime unos limones frescos o jugo de lima en tu bebida para darle un toque refrescante y bajo en calorías.

Ten presente que incluso las opciones bajas en azúcar, como jugo de vegetales, deberían de consumirse con moderación.

Los lácteos con grasas reducidas son una opción nutritiva. Sin embargo, contienen azúcar láctea natural, lactosa, por lo que esta bebida debería considerarse dentro de los carbohidratos totales permitidos para el día.

Las opciones lácteas tampoco se consideran una bebida baja en azúcar.

Ya sea que estés en casa o en un restaurante, estas son las opciones de bebidas adecuadas para la diabetes.

1. Agua

Cuando se trata de hidratación, el agua es la mejor opción para las personas con diabetes. Esto es debido a que no aumentará tus niveles de azúcar en la sangre. Los niveles altos de azúcar en la sangre pueden causar deshidratación.

Tomar suficiente agua puede ayudar a tu cuerpo a eliminar el exceso de glucosa a través de la orina. El Instituto de Medicina recomienda que los hombres tomen aproximadamente 13 vasos (3.08 l) al día y las mujeres aproximadamente 9 vasos (2.13 l).

Si no te gusta el agua sola, crea alguna variedad de esta manera:

  • agrega rodajas de limón, lima o naranja
  • agrega ramitas de sabrosas hierbas, como menta, albahaca o bálsamo de limón
  • tritura un par de frambuesas frescas o congeladas en tu bebida

2. Té

Investigaciones han demostrado que el té verde tiene un efecto positivo en tu salud general. También puede ayudar a reducir tu presión arterial y reducir los niveles de colesterol LDL dañino.

Algunas investigaciones sugieren que tomar hasta 6 vasos (1.42 l) al día puede reducir tu riesgo de diabetes tipo 2. Sin embargo, se requiere más investigación.

Ya sea que elijas el té verde, negro o de hierbas, deberías evitar aquellos con azúcares agregadas. Para un sabor refrescante, prepara tu propio té usando un té aromático frío, como Rooibos y agrega unas cuantas rodajas de limón.

Si no te preocupa la cafeína, el té Earl Grey y el té verde de jazmín también son maravillosas opciones.

3. Café

Un estudio de 2012 determinó que tomar café podría ayudar a reducir el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2.

Investigadores determinaron que el nivel de riesgo se redujo aún más para las personas que tomaban de 2 a 3 tazas al día. Esto también es cierto para las personas que tomaron 4 o más tazas al día.

Esto aplicó para los cafés con cafeína y descafeinados, así que, si la cafeína te hace sentir nervioso, siéntete con libertad de tomar una taza de café descafeinado.

Al igual que con el té, es importante que tu café sea sin edulcorante. Agregar leche, crema o azúcar a tu café aumenta el recuento de calorías general y puede afectar tus niveles de azúcar en sangre.

Muchos de los edulcorantes sin calorías o bajos en calorías están disponibles si eliges usarlos.

4. Jugo de vegetales

Aunque la mayoría de los jugos de frutas al 100 por ciento son 100 por ciento azúcar, puedes probar el jugo de tomate o una alternativa de jugo de vegetales.

Prepara tu propia mezcla de hojas verdes, apio o pepinos con un puño de frutos rojos para proveer sabrosas vitaminas y minerales. Recuerda contar los frutos rojos como parte de tus carbohidratos totales para el día.

5. Leche baja en grasa

Los productos lácteos se deben incluir en tu dieta todos los días.

Estos contienen importantes vitaminas y minerales, pero agregan carbohidratos a tu dieta. Siempre elige las versiones sin azúcar, bajas en grasa o descremadas de tu leche preferida.

Deberías de limitarte a dos a tres vasos de 8 onzas al día. También puedes probar opciones sin lácteos y bajas en azúcar, como leche de coco o nueces fortificadas.

Ten presente que la leche de soja y arroz contienen carbohidratos, así que verifica la caja.

Además, muchas alternativas lácteas carecen de vitamina D y calcio a menos que sean fortificadas. Muchas variedades de leche de nueces contienen una mínima cantidad de proteínas.

Las 3 peores bebidas

Bebidas que debes evitar

  1. Sodas regulares
  2. Bebidas energizantes que contienen azúcar
  3. Jugos de frutas

Evita las bebidas con azúcar cuando sea posible. No solo pueden aumentar tus niveles de azúcar en sangre, sino que también pueden sumar una porción importante de tu ingesta calórica recomendada diaria.

Las bebidas azucaradas agregan poco o ningún valor nutricional a tu dieta.

1. Soda regular

La soda encabeza la lista de las bebidas que debes evitar. En promedio, una lata tiene una friolera de 40 gramos de carbohidratos y 150 calorías.

Esta bebida azucarada también se ha relacionado con el aumento de peso y caries dental, así que es mejor dejarla de lado. En su lugar, consume agua con infusión de frutas o tés sin azúcar.

2. Bebidas energizantes

Las bebidas energizantes pueden ser altas en cafeína y carbohidratos. Las investigaciones demuestran que las bebidas energizantes no solo aumentan tu azúcar en sangre, sino que también pueden causar resistencia a la insulina. Esto puede aumentar tu riesgo de desarrollar diabetes tipo 2.

Demasiada cafeína puede:

  • causar nerviosismo
  • aumentar tu presión arterial
  • causar insomnio

Todo lo anterior, puede afectar tu salud en general.

3. Jugos de frutas con azúcar y sin azúcar

Aunque el jugo de frutas 100 por ciento está bien con moderación, todos los jugos de frutas pueden agregar una alta cantidad de carbohidratos a tu dieta y son azúcar (natural) pura. Esta combinación puede causar estragos en tu azúcar en sangre y aumentar tu riesgo de aumento de peso.

Las bebidas con sabor a frutas o los ponches pueden contener tanta azúcar como una soda con muchas calorías.

Si tienes antojo de un jugo de frutas que no desaparece, asegúrate de elegir un jugo que sea 100 por ciento puro y no contenga azúcares agregadas.

Además, limita el tamaño de tu porción a 4 onzas (0.12 l), que reducirá tu ingesta de azúcar a solo 3.6 cucharaditas (15 gramos).

Podrías considerar agregar una o dos gotitas de tu jugo favorito al agua gasificada.

Ten cuidado con estas dos

Bebidas de las que te debes cuidar

  • Sodas dietéticas
  • Bebidas alcohólicas

1. Sodas dietéticas

Según un estudio en animales de 2014 en ratones, se ha considerado que los edulcorantes artificiales, como los que se encuentran en las sodas dietéticas, afectan negativamente las bacterias en tus intestinos.

Los estudios han especulado que estos pueden aumentar la resistencia a la insulina, lo que puede causar o empeorar la diabetes.

Un estudio en animales de 2015 en ratones determinó que las bacterias nativas del intestino pueden determinar la respuesta al sustituto del azúcar y por lo tanto, cada animal puede responder de manera distinta.

Se requieren investigaciones adicionales ya que la mayoría de los estudios a la fecha han usado ratones o un pequeño número de sujetos humanos.

Un estudio de 2009 vinculó el aumento en la ingesta de sodas dietéticas al riesgo del síndrome metabólico. Este síndrome se refiere a un grupo de afecciones, que incluye:

  • presión arterial alta
  • altos niveles de colesterol
  • altos niveles de triglicéridos
  • mayor aumento de peso
  • niveles altos de azúcar en sangre

Después de realizar más análisis, los participantes del estudio que tenían sobrepeso u obesidad, los cuales son factores de riesgo por el síndrome metabólico, posiblemente habían cambiado las sodas sin calorías por las versiones totalmente azucaradas.

Posiblemente tomaron esta decisión para reducir su ingesta de calorías. Esto tenía relación, pero no se consideró la causa y efecto.

Un estudio de 2016 pareció mostrar que tomar dichas sodas dietéticas había aumentado los niveles de azúcar en sangre y la circunferencia de la cintura.

Sin embargo, este estudio no controló las comidas o la actividad física u otras variables antes de realizar cada ronda de pruebas.

Además, los autores indicaron que las personas con niveles más altos de insulina al principio del estudio pudieron haber tenido problemas metabólicos no relacionados con la ingesta de sodas sin azúcar.

Para la mayoría de las personas que viven con diabetes, las sodas sin azúcar son seguras si se toman con moderación.

Resiste el deseo de acompañar algo dulce o alto en calorías con esa bebida sin calorías. Y ten presente que, ¡la bebida dietética no cancela las calorías en una barra de dulce!

2. Bebidas alcohólicas

Si tienes presión arterial alta o daño nervioso debido a la diabetes, tomar alcohol puede empeorar estas afecciones.

Deberías verificar con tu médico para determinar si es seguro que consumas bebidas alcohólicas.

El alcohol puede causar una baja en el azúcar en sangre durante las siguientes horas después de la ingesta. Esto es especialmente importante para las personas que toman insulina u otros medicamentos que pueden causar hiperglucemia o azúcar baja en sangre.

Algunas bebidas destiladas se mezclan usualmente con las sodas o jugos que contienen azúcar y que pueden elevar el azúcar en sangre.

Un estudio de 2012 determinó que los hombres que toman bebidas alcohólicas tuvieron aumento en el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2.

Sin embargo, los resultados para las mujeres variaron dependiendo del consumo.

La ingesta alta demostró un riesgo aumentado de prediabetes o diabetes tipo 2, mientras que una ingesta moderada de vino se relacionó con un riesgo reducido de desarrollar diabetes tipo 2.

Algunos estudios han demostrado un efecto benéfico del vino tinto en la diabetes, aunque la evidencia sigue siendo incierta.

Si estás planificando tomar una bebida alcohólica, el vino tinto puede ser una buena opción ya que tiene algunas propiedades antioxidantes y puede ser bajo en carbohidratos. Los vinos más dulces tienen más contenido de azúcar.

El consumo moderado de vino tinto como parte de una dieta saludable no promovió el aumento de peso y no aumentó ningún efecto metabólico dañino en las personas con diabetes tipo 2.

Los lineamientos recomiendan que las personas con diabetes limiten el consumo a una bebida o menos al día para mujeres y dos bebidas o menos al día para los hombres Una bebida se considera 5 onzas (0.15 l) de vino, 1 1/2 onzas (.04 l) de bebida destilada, o una cerveza de 12 onzas.

Se necesitan más estudios para comprender la posible relación entre el riesgo de diabetes y el consumo de alcohol.

Conclusión

Cuando se trata de seleccionar una bebida, elige lo simple. Elige agua cuando sea posible. El té sin edulcorante y todas las bebidas sin azúcar también son buenas opciones. Los jugos naturales y la leche descremada son generalmente buenos con moderación.

Si deseas un poco de azúcar en tus bebidas, prueba agregar fuentes naturales como:

  • hierbas aromáticas
  • trozos de frutas cítricas
  • un par de frutos rojos triturados

“[Disfruto] el té con edulcorante artificial. Por supuesto, la mejor bebida para la diabetes es el agua”.
— Julinda Adams, diabética

“[Tomo] café helado de Starbucks con canela sin azúcar y unas gotitas de leche sin grasa”.
— Kim Champagne, diabética

Lee el artículo en inglés.

Edición en español por Stella Miranda el 2 de junio de 2021.

Versión original actualizada el 11 de mayo de 2020.

Última revisión médica realizada el 11 de mayo de 2020.