No existen remedios caseros para un ataque de asma. El asma se controla con medicamentos, al evitar los desencadenantes y crear un plan de acción para el asma con tu médico.

Mantén un inhalador de rescate a mano para un alivio inmediato durante un ataque. Comprueba la fecha en la bomba con frecuencia para asegurarte de que no haya expirado.

Los ataques de asma pueden poner en riesgo la vida. Busca atención médica de emergencia si tus síntomas no mejoran después de usar el inhalador de rescate.

En Internet se afirma que los remedios caseros para el asma no están respaldados por ninguna evidencia científica. Explicaremos algunos de esos remedios, por qué las personas piensan que funcionan, por qué falta evidencia y qué debes hacer en realidad durante un ataque de asma.

Un ataque de asma podría ser menor, pero puede volverse peligroso muy rápidamente.

Durante un ataque, las vías respiratorias se estrechan debido a la hinchazón y la inflamación, y los músculos que las rodean se tensan.

El cuerpo también produce más mucosidad, lo que restringe el paso del aire a través de los bronquios y dificulta aún más poder respirar adecuadamente.

Las señales de un ataque de asma incluyen:

  • tos que no desaparece
  • sibilancias al exhalar
  • falta de aliento
  • respiración muy acelerada
  • rostro pálido y sudoroso

El tratamiento rápido de los síntomas puede ayudar a evitar que un ataque de asma empeore. Si los síntomas no mejoran, busca ayuda médica de emergencia.

Durante un ataque de asma:

  • haz tu mejor esfuerzo para mantener la calma
  • usa tu inhalador de rescate
  • párate o siéntate derecho

Según un estudio de 2013, estar de pie puede ayudar a aumentar el flujo de aire en comparación con sentarse o acostarse.

Un espirómetro mide el flujo de aire de los pulmones y puede ayudar a determinar si los síntomas están mejorando.

Si tu respiración no mejora dentro de varios minutos después de usar el inhalador de rescate, o si comienzas a sentir somnolencia, es hora de buscar ayuda de emergencia.

No conduzcas al hospital. Llama al 911 si no hay nadie contigo. Sigue usando tu inhalador hasta que llegue la ayuda.

A menudo, un inhalador de rescate es suficiente para tratar un ataque de asma.

Si no puedes controlar un ataque de asma, es posible que debas buscar atención médica de emergencia. Ve a la sala de emergencias más cercana si experimentas alguno de los siguientes síntomas:

  • dificultad extrema para respirar o sibilancias, especialmente en la mañana o en la noche
  • necesidad de tensar los músculos del pecho para respirar
  • los síntomas no disminuyen después de haber usado un inhalador de rescate
  • tienes dificultad para hablar

Algunas personas creen que los tratamientos complementarios pueden ayudar con el asma.

Pero no hay investigaciones científicas que demuestren que estos remedios tratarán un ataque de asma, según el Centro Nacional de Salud Complementaria e Integrada (National Center for Complementary and Integrative Health).

Estos son algunos de esos remedios:

1. Té o café con cafeína

Se cree que la cafeína en el té negro o verde y el café ayudan a tratar el asma. Funciona de manera similar a la teofilina, un medicamento popular para el asma, que abre las vías respiratorias.

La revisión de una investigación de 2010, la más reciente disponible, encontró que la cafeína puede mejorar ligeramente la función respiratoria en personas con asma hasta por 4 horas.

Aun así, no hay evidencia suficiente para demostrar si la cafeína puede mejorar los síntomas del asma.

2. Aceite esencial de eucalipto

Según la revisión de una investigación de 2013, los aceites esenciales tienen propiedades antiinflamatorias que pueden ayudar a tratar el asma. Uno de estos es el aceite esencial de eucalipto.

Un estudio de 2016 encontró que el 1,8-cineol, el elemento principal del aceite de eucalipto, redujo la inflamación de las vías respiratorias en ratones. Sugirió que inhalar los vapores del aceite esencial de eucalipto también puede ayudar a las personas con asma.

Es importante resaltar que las investigaciones han encontrado que los aceites esenciales, incluido el de eucalipto, liberan productos químicos potencialmente peligrosos. Se necesita más evidencia, pero estas sustancias podrían empeorar los síntomas del asma.

Dado que la FDA no controla los aceites esenciales, también es importante que investigues las marcas que eliges en cuanto a:

  • pureza
  • seguridad
  • calidad

Recuerda tener cuidado al probar aceites esenciales. Nunca uses un aceite esencial si tienes un ataque de asma.

3. Aceite esencial de lavanda

La lavanda es otro aceite esencial que promete beneficios.

Un estudio de 2014 encontró que inhalar aceite esencial de lavanda por difusión puede reducir la inflamación de las alergias, lo que ayuda con el asma.

Al igual que con otros tratamientos alternativos, el aceite de lavanda no debe usarse en una emergencia.

4. Ejercicios de respiración

La revisión de una investigación de 2014 indicó que el entrenamiento de respiración frecuente puede mejorar los síntomas de asma y el bienestar mental. También puede disminuir la necesidad de medicamentos de rescate.

Los ejercicios tienen como objetivo reducir la hiperventilación. Estos incluyen:

  • respirar por la nariz
  • respiración lenta
  • retención controlada de la respiración

Se necesita más investigación sobre la efectividad de los ejercicios de respiración para el asma. Esta técnica no debe usarse durante un ataque.

El asma a menudo se desarrolla a partir del sistema inmunitario como respuesta a un alérgeno en el medio ambiente. Las reacciones pueden variar de una persona a otra, posiblemente debido a la genética.

Los síntomas pueden empeorar en un ataque de asma. Los desencadenantes comunes del asma incluyen:

  • pelo de animales
  • polvo
  • moho
  • polen
  • humo, incluido el humo del tabaco
  • contaminación del aire
  • aire frío
  • emociones, como el estrés, que pueden causar hiperventilación
  • tener gripe o un resfriado
  • ejercicio físico

Si no sueles controlar tu asma, por ejemplo, con medicamentos preventivos, también es más probable que tengas un ataque de asma.

La mejor manera de prevenir los ataques de asma es evitar los irritantes conocidos.

Lo más efectivo que puedes hacer en tu hogar es eliminar o reducir los desencadenantes que ya conoces.

Dependiendo de tus desencadenantes específicos, las formas de minimizarlos pueden incluir:

  • mantener tu casa limpia para reducir el polvo y el moho
  • mantener las ventanas cerradas y permanecer adentro si se tiene una mala calidad del aire
  • dejar de fumar, si lo haces, y evitar el humo de segunda mano
  • evitar quemar leña en una estufa o chimenea
  • bañar a tus mascotas semanalmente y mantenerlas fuera de tu habitación

También puedes recibir una vacuna anual contra la gripe y una vacuna contra la neumonía, que puede ayudar a prevenir los brotes de asma causados por virus.

Debes tomar cualquier medicamento que te hayan recetado, incluso si te sientes bien y no has tenido un ataque últimamente.

Las citas regulares con su médico le ayudarán a:

  • evaluar tu asma
  • cambiar tu tratamiento, si es necesario, para ayudar a controlar tu asma
  • comprobar que usas tu inhalador correctamente

Es útil que tu médico, junto contigo, creen un plan para el asma. También es importante que sigas sus instrucciones cuando notes señales de un ataque.

El plan debe incluir:

  • una descripción de los desencadenantes que pueden causar un ataque
  • cómo reconocer un ataque
  • tus medicamentos, las dosis y cuándo y cómo tomarlos
  • cómo ajustar tu medicamento si tus síntomas empeoran
  • cuándo debes buscar tratamiento médico
  • información de tu contacto en caso de emergencia

Los ataques de asma pueden volverse muy graves de forma súbita y pueden aparecer repentinamente.

Ninguno de los remedios caseros mencionados en este artículo o en otros lugares ha demostrado tratar los ataques de asma.

Usa tu inhalador de rescate como la primera línea de tratamiento y busca ayuda de emergencia si los síntomas no mejoran. Trabaja con tu médico para desarrollar un plan de tratamiento que te ayudará a controlar tu asma y evitar futuros ataques.

Leer el artículo en Inglés